“Soy un escéptico no hostil frente al proceso de paz”, dice el Procurador Ordoñez

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Noviembre 2012
compartir
“Soy un escéptico no hostil frente al proceso de paz”, dijo el Procurador Ordoñez
“Soy un escéptico no hostil frente al proceso de paz”, dijo el Procurador Ordoñez
El recientemente reelegido Procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, fue claro al afirmar en el marco del 33 Congreso Nacional de Ganaderos que frente al proceso de paz no es posible adoptar posiciones políticamente correctas, que no puede ser enemigo del proceso, pero que no por ello se deben dejar de tener prevenciones, anunció riesgos y preocupaciones.
 
“Los eufóricos de ayer son los escépticos de hoy y los escépticos de ayer somos los realistas de siempre”. Con esta sentencia el Procurador, que se declaró escéptico no hostil frente al proceso de paz que se adelanta con las Farc, comenzó su intervención en Santa Marta en el Congreso Nacional de Ganaderos.
 
Ordoñez aseveró que nadie puede ser enemigo de la paz, que a la paz se llega mediante procesos y estos no son ni buenos ni malos, que no se deben confundir con el ideal de la paz y que estos se legitiman o no en la medida que van cumpliendo unos propósitos y respetando el sentido común y los derechos de los ciudadanos.
 
Deben tenerse unas previsiones, se anuncian unas preocupaciones, “porque tengo una memoria histórica como la tiene en el país porque sabemos que han hecho las Farc en estos 50 años y sabemos cuanto dolor, cuanta sangre, desolación, cuantas despojos y llanto han causado en los colombianos”, afirmó entre los aplausos de los asistentes.
 
Ordoñez afirmó que todo el país, por esa memoria histórica sabe que el grupo guerrillero ha incurrido en delitos de lesa humanidad, en constantes crímenes de guerra, que utilizan la tortura como instrumento para realizar sus propósitos criminales, porque son narcotraficantes, reclutan niños y son secuestradores.
 
Alejandro Ordoñez, nombrado esta semana para un nuevo periodo de 4 años frente a la Procuraduría,  mencionó que un proceso que se anuncie con el presupuesto de que las víctimas no existen y en el que las Farc se presentan como víctimas “es un proceso que empieza con una dosis de ilegitimidad inmensa, ellas deben responder por esas víctimas”, aseguró.
 
 
Su análisis, dividido en dos partes comenzó por la legitimidad de la paz. Al respecto fue claro al decir que “en un proceso de paz y en una justicia transicional se entiende que se deben flexibilizar las penas, nadie puede ser tan ingenuo como para pretender que las penas sean las ordinarias. Lo primero es el acuerdo y así lo entiende la sociedad, pero no la impunidad que deslegitima el proceso.”
 
Se debe blindar el proceso
 
“No se puede pensar en amnistías o indultos, pero no puede haber proceso sino existe justicia y reparación. Si no logramos blindar ese aspecto irremediablemente enfrentaremos escenarios de violencia”, aseguró Ordoñez, quien aprovechó el escenario del Congreso para ratificar una posición que el país tiene claro desde hace varios meses.
 
“Queremos la paz, no nos oponemos al proceso, tenemos que hacer todos los esfuerzos, pero debemos hacerlo con unos mínimos de derechos, de juridicidad para no sacrificar ese mismo proceso”, aseveró el Procurador.
 
El funcionario terminó la exposición de su primer punto afirmando que “cuando a veces se oyen las voces de algunos altos funcionarios, gente que administra justicia, señalando que es posible ofrecer amnistías, penas simbólicas, corresponde al Procurador evitar que se deslegitime el tema”.
 
El síndrome Petro Plazas vega
 
El Procurador General de Colombia dejó a un lado el tema de la paz para referirse a la justicia militar. Ordoñez expresó que una de sus preocupaciones es que se repita lo que denominó ‘el síndrome Petro Plazas Vega’, algo que calificó como inadmisible.
 
“Ni la sociedad, ni los militares, ni nadie admitiría, que esos militares que fueron como defensores de nuestra patria, de nuestra honra y de nuestros bienes se enfrenten ante este panorama en el que terminan pagando penas de hasta 60 años, frente a penas irrisorias como las otorgadas a miembros de grupos armados al margen de la ley”, aseguró Ordoñez.
 
El Procurador fue claro al asegurar que si los militares cometen crímenes es claro que deben pagar, pero que mientras que a ellos la justicia les aplica todo el peso de la ley, con los insurgentes se habla de penas simbólicas y de trabajo comunitario.
 
“La Habana no se puede constituir en un lugar de donde se generen más escenarios de confrontación y se nos imponga una nueva constitución, eso lo debemos tener absolutamente claro”, aseguró.
 
Alejandro Ordoñez concluyó su aplaudida exposición manifestado que el proceso de paz debe terminar, si termina, con el sometimiento de la guerrilla, con la entrega de las armas, con la reinserción y no con una constituyente.