Abigeato sigue generando miedo y zozobra en Sucre

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Agosto 2016
compartir
patrullajes carabineros
A pesar de las acciones implementadas por la Policía y la Marina, el hurto de ganado sigue siendo un dolor de cabeza para los productores. Foto: @CarabinerosCol.
Hay una región que los ganaderos catalogan como ‘oscura’: el límite entre el departamento y Bolívar. Por allí se están perdiendo los animales que son robados en otros municipios sucreños. Eso ha generado preocupación entre los productores quienes aseguran que los robos de bovinos son masivos.
 
La vía que une a los corregimientos de Barranca Yuca, Tres Puntas, Abrelojo, El Pantano y La Aventura, en límites entre Sucre y Bolívar, es la zona por la que los impopulares ‘cuatreros’ están haciendo de las suyas. Por allí movilizan los semovientes que roban en las fincas de las sabanas sucreñas. (Lea: En Sucre se roban hasta los burros para vender sus pieles)
 
Ante tal situación, los productores se reunieron con miembros de la Policía, la Infantería de Marina y el Ejército que hacen presencia en los 2 departamentos para manifestarles la preocupación por lo que está sucediendo, producto de ello se firmaron varios convenios.
 
Como resultado del trabajo de las autoridades se logró dar captura a unos extorsionistas, sin embargo, los ladrones de ganado todavía no han sido capturados.
 
Gonzalo Argemiro Suárez*, ganadero ubicado en Corozal, no ocultó su preocupación ante lo que viene sucediendo, especialmente porque los abigeatos pasaron de ser de 2 o 3 animales a camiones completos de semovientes, lo que denota el descaro de los delincuentes, quienes al ver la mínima vigilancia, se aprovechan para movilizar grandes cantidades de bovinos.
 
El productor afirmó que tras el encuentro, la Infantería y la Policía de Carabineros instalaron un puesto de control en la zona que une a los 2 departamentos, eso permitió que durante algunos días se disminuyera el robo de ejemplares, pero su presencia allí no ha sido permanente, por lo que otra vez se han reactivado los hurtos. (Lea: Autoridades capturan a banda dedicada al abigeato en Sucre)
 
El abigeo no es de 2 o 3 cabezas, no. Es de 8, 10 o hasta 12 animales. Usan un camión para movilizarlos, es preocupante lo que está pasando acá”, apuntó Suárez.
 
En días pasados, el teniente Diego Julián Archila Moreno, jefe de grupo de Carabineros y Guías Caninos del departamento de Policía de Sucre señaló que la zona donde limitan las poblaciones de Buenavista, Galeras, Sincé, en Sucre, y Magangué en Bolívar son problemáticas debido a la proximidad de la Ciénaga Grande de Magangué, que desemboca en el río Magdalena, haciendo que el rastro desaparezca.
 
Para prevenir el hurto de ganado, el uniformado hizo varias recomendaciones. En primer lugar, se debe contar el número de bovinos diariamente, e inclusive aconsejó hacerlo en la mañana y en la tarde. (Lea: 5 modalidades de abigeato que todo ganadero debe conocer)
 
Se debe dejar el ganado preferiblemente encerrado en horas de la noche, evitando que los cuatreros vean la oportunidad de meterse en las fincas al ver los animales por fuera”, indicó.
 
En tanto, Luis Carlos Puerto**, ganadero con un predio en la zona limítrofe entre Sucre y Bolívar, afirmó que el miedo es tal, que optó por encerrar a los animales antes de que se los roben.
 
Indicó que desde que es productor es la primera vez que apela a ese tipo de estrategias, aunque reconoce que es extrema, pero prefiere hacerlo antes de que se lleven los semovientes.
 
“Es una finca amplia, tiene más o menos 500 hectáreas, por lo que en 2 campamentos guardamos los ganados en las noches. Los únicos que duermen afuera son la vaca recién parida con el ternero, así se la lleven, pero les cuesta más trabajo”, confesó el empresario. (Lea: A la crisis de la sequía se suman casos de abigeato en Bolívar)
 
Un diario local aseveró que en poblaciones como Sincé y Ovejas, el abigeato está golpeando fuertemente a los productores, quienes sostienen que en horas de la madrugada los delincuentes aprovechan para llevarse los bovinos, sacrificarlos y vender su carne en Betulia, San Pedro y Ovejas.
 

*;**; nombres modificados a petición de las fuentes.