Así se ha recuperado la cuenca del río Checua de la erosión severa

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Octubre 2019
compartir
Proyecto Río Checua, río Checua Cundinamarca, CAR, Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, Proyecto Checua Procas, Primer Seminario Nacional de Conservación de Suelo y Agua en Sistemas Agropecuarios, Estrategia de mitigación y adaptación al cambio climático, Conservación Suelo, Conservación Agua, pastoreo voisin, silvopastoreo, Universidad Nacional de Colombia, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
La CAR inició los primeros estudios en el año 1980 y empezó a realizar las primeras acciones en esta cuenca en 1984. Foto: Youtube.com

Desde hace más de 3 décadas, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) adelanta el proyecto Checua/Procas en la cuenca del río Checua ubicada a 60 km al norte de Bogotá, para estabilizar las zonas erosionadas con mejores prácticas agropecuarias y ambientales.

 

Jhon Alexis Serrato Suárez, líder del grupo de bioingeniería de suelo del proyecto 13 de la Dirección de Cultura Ambiental de la CAR, explicó que se trata de uno de los proyectos misionales de la corporación que, además de técnica, es una iniciativa social que involucra a los pobladores.

 

“Hay un trato directo y permanente con la gente, con una capacitación para que aprendan y repliquen, lo que lo hace un proyecto totalmente social. Ya llevamos 35 años y creo que es uno de los más grandes a escala mundial en control de erosión”, afirmó el funcionario de la CAR.

 

Este gran programa ha contado con el apoyo de los mandatarios locales a lo largo de estas décadas, que al principio realizó acciones agrícolas y en los últimos 15 años también incluyó la producción ganadera. (Lea: Amplían continuidad del programa BanCO2 en Cundinamarca)

 

“El proyecto ha continuado al apoyo de las administraciones pero también porque es un proyecto que tiene mucha coherencia y tiene un esquema básico de tratamiento del suelo, es decir, cuando uno toca suelo, toca todo: pasto, árboles, vacas. Por eso es tan interesante”, comentó.

 

Serrato explicó que el proyecto se ha desarrollado en toda el área de influencia de la CAR, que son 96 municipios de Cundinamarca y 6 de Boyacá, con medidas para cultivos, hatos ganaderos y gestión del riesgo para evitar deslizamientos y controlar la erosión severa.

 

Para ello, se han implementado técnicas biomecánicas para la restauración de la cuenca del río Checua, que estaba totalmente erosionada con cárcavas de 40 o 50 m de profundidad, similar a Mondoñedo. (Lea: Aprenda a conservar suelo y agua en su finca gracias a este seminario)

 

Desde 1984 y durante el siguiente decenio, la CAR ha intervino cerca de 40 mil hectáreas con técnicas de control de erosión, que incluyeron zonas de la cuenca y zonas de la laguna de Fúquene, Cucunubá y Palacios. Solo el área piloto, con esas cárcavas, eran más de 5 mil hectáreas”, indicó.

 

Para remediar esta situación, se emplearon “obras transversales” precisas que retuvieran el agua cuando estaba lloviendo, con lo cual se desarrolló la vegetación de forma espontánea por una mayor humedad. (Lea: Ganadero, cuide el suelo de su finca porque es un recurso no renovable)

 

Con el fin de mostrar estas obras y las técnicas que se han aplicado en la recuperación y conservación del suelo, la CAR realizó el Primer Seminario Nacional de Conservación de Suelo y Agua en Sistemas Agropecuarios que tuvo lugar en la Universidad Nacional en Bogotá.