Bajo precio de leche y clima afectan la ganadería en el Cesar

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Mayo 2018
compartir
Precios de leche en César, estáticos, no suben hace un año, precio afecta la economía, reducción de inventario, productores de leche, fuertes impactos climáticos, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Con precios de leche estáticos es difícil sostener y suplementar el ganado”, dijo Hernán Araujo. Foto: ATL Innovacion
Ganaderos de la región afirman que el precio se mantuvo estático en $950 en invierno y en verano y en una región como el César donde se produce un millón de litros diarios, ese comportamiento ha influido en la economía ganadera e incluso en la merma del 6,6 % en el inventario bovino en los últimos 3 años.
 
“Las empresas procesadoras de leche del Departamento del César aumentaron el precio antes que el Gobierno expidiera el incremento oficial del 4 %”.
 
“Algunas mantuvieron el precio durante invierno y verano pero al hacerse oficial el incremento tenían un precio superior a dicha obligación estatal. Fue una estrategia que utilizaron con anterioridad a la expedición de la norma por parte del Ministerio de Agricultura, para poder cumplirla y mantener el suministro del líquido”. (Lea: Aumento del 4 % no se ha aplicado en el precio afirman ganaderos)
 
Así lo manifestó Hernán Araujo Castro, gerente del Fondo Ganadero del César, quien a la vez, dijo “que los productores en su mayoría, no han percibido el incremento y debido a eso, revelan su inconformismo porque el precio no varía”.
 
De acuerdo con el dirigente “en mi caso personal el precio pagado al productor no ha evolucionado. En el último año se mantuvo estático en invierno y en verano en $950 el litro”. (Lea: Así se comportó el precio de la leche acopiada formalmente en 2017)
 
“Eso en una región como esta en la que se produce un millón de litros diarios, es un factor altamente sensible por los efectos que tiene sobre la economía de las ganaderías y de la propia región”.
 
“Incluso es una de las causas por la que hemos presenciado la disminución del inventario bovino. En 2014 teníamos un millón 500 mil cabezas y actualmente nuestro hato apenas supera un millón 400 mil, es decir, que el rebaño se mermó en 6,6 %. Aunque en 2017 aumentó algo no ha regresado a los niveles de hace 3 años”, enfatizó el dirigente.
 
Resaltó que “en esas circunstancias es difícil sostener y suplementar el ganado, y a eso, se adjunta el impacto ocasionado por los factores climáticos extremos de 2015 y 2016 en los que presenciamos invierno de fuertes lluvias y verano devastador, respectivamente”. (Lea: En el Cesar hay escasez de comida para el ganado)
 
“En 2017 se normalizaron las lluvias y eso permitió recuperar en parte el porcentaje de natalidad que existía, pues sin este factor de la productividad, no hay crecimiento y tampoco producción de leche”.
 
“Por fortuna ya volvieron las lluvias y tímidamente se han recuperado las praderas. Aunque hay varias microrregiones como la de Bosconia, en las que todavía el clima es irregular. Cayeron lluvias durante una semana y no han regresado”, replicó el dirigente.