Desarrollan estrategias para prevenir futuros impactos climatológicos

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Febrero 2013
compartir
Estudiante universitario presenta modelos para predecir cambios climáticos en el país.
Basándose en el clima de años pasados logra realizar una proyección futura para salvar los campos. Foto: CONtexto Ganadero.
Luego de analizar los cambios climáticos que se han vivido en las diferentes regiones del país en los pasados milenios, Andrés Agudelo Gómez, estudiante de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Manizales, comenzó a desarrollar estrategias de mitigación ambiental a largo plazo.
 
El trabajo, según lo explica el universitario, consiste en un análisis a fondo sobre el clima de milenios pasados, en el cual se aborda cómo fue el comportamiento meteorológico en otras épocas. “Mediante series históricas de datos climáticos reales, lo que se hace es desarrollar proyecciones para predecir el clima del futuro, de esta forma podremos saber y establecer las consecuencias y los diferentes impactos que tendrían en los campos colombianos”, agrega  Agudelo.
 
¿Cómo se hace?
 
El análisis se realiza examinando las variables meteorológicas que han sido recogidas en diferentes estaciones a lo largo del tiempo. Acá se estudian variantes como humedad, lluvia, radiación solar, cantidad de carbono y oxígeno presentes en la atmósfera, temperatura, precipitaciones e intensidad solar. (Dieta bovina a base de hongos, nueva forma de ahorro para los ganaderos). 
 
Mediante la modelación (un modelo de simulación ambiental), logramos recrear los parámetros que nos dan los resultados valiosos con los cuales podemos predecir el clima en un tiempo específico. Analizamos los datos dependiendo de las condiciones y luego estudiamos las consecuencias que podrían presentarse en el entorno natural y urbano”, sentencia el estudiante.
 
De esta forma, al saber qué ocurrirá con el clima y qué efectos tendrán estos cambios meteorológicos, se logran realizar planes de mitigación y adoptar medidas para preparar los campos contra grandes precipitaciones, sequías o fríos extremos.