El río Suárez se está secando, ¿cómo afectará al sector pecuario?

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Febrero 2016
compartir
reducción caudal río Suárez, afectación sector ganadero de Santander, reducción producción de leche en Santander, falta de lluvias en Santander
Reducción del caudal del río Suárez está afectando la actividad de pequeños y medianos ganaderos de Santander. Foto: ‏@jorgeoswaldor.
Los diferentes afluentes de uno de los ríos más grandes que atraviesan el departamento de Santander están presentando los niveles más bajos de la historia en sus caudales. Algunos productores de la región que se proveían allí del líquido están muy preocupados.
 
Carlos Andrés Pinilla Galvis, presidente del Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez, en Santander, aseguró que el río no se ha secado completamente.
 
Explicó que el torrente nace en la laguna de Fúquene y es alimentado por otras fuentes de agua cuando pasa al departamento, y que si bien no se ha mermado del todo, su caudal es de los más bajos en los últimos 40 años.
 
Galvis aseveró que el nivel del caudal del Suárez sigue bajando con el paso de los días y que hay un sinnúmero de cabezas de ganado y fincas que solamente tienen como fuente de agua el río y que en la medida que siga disminuyendo, los problemas para esos ganaderos del sur del departamento seguirán aumentando.
 
El líder gremial expuso que en zonas como San Gil, Socorro, Cabrera, Galán y Barichara normalmente caen en promedio 900 milímetros de agua al año y en regiones como Hato y Palmar se presentan lluvias de hasta 1.400 milímetros. Indicó que a pesar que en esas regiones los productores estaban acostumbrados a veranos fuertes y que aún y cuando algunos de ellos tenían ciertas reservas de comida, ya están empezando a escasear los alimentos para los animales. (Lea: Verano pone en 'jaque' a ganaderías de Santander)
 
“Yo pienso que las zonas que más se están viendo afectadas son Confines, Simacota, Contratación, Guacamayo, Guadalupe, San José de Suaita y Suaita. En esas regiones en las que normalmente caían precipitaciones de entre 3.000 y 4.000 milímetros de agua al año y en las que los veranos más largos eran de 25 o 30, hoy en día que tienen lluvias de 15 milímetros al mes y ya van 2 meses de altas de temperaturas”, contextualizó Glavis.
 
El presidente del Comité comentó que en la zona en la que él se encuentra los ganaderos no tienen reservas y los animales generalmente tomaban agua de nacimientos y lagunas que actualmente se están secando y que el sector está viviendo un punto de quiebre, pues de no llover en febrero, a los productores les va a tocar desocupar totalmente sus fincas, alternativa que algunos ya están tomando.
 
De acuerdo con Felipe Rugeles, ganadero ubicado en el municipio de Chiquinquirá, nunca había visto el río tam seco. Según dijo, el caudal ha bajado más de un metro y medio. Indicó que a pesar de que aún queda agua, hay muchas islas en los bordes y los niveles han bajado drásticamente.
 
Yo me dedico a la lechería y tengo 2 fincas. En una contamos con casi 50 animales y otra con más de 100. Debido al fenómeno de El Niño la producción se ha bajado entre 200 y 300 litros en ambas fincas y la calidad del pasto es muy baja. Antes estábamos sacando alrededor de 620 litros. La situación es preocupante, porque el agua la estábamos sacando del río y no cantamos con pozos profundos”, anotó Rugeles. (Lea: Los 5 departamentos más afectados por el verano en el país)
 
Pequeños y medianos ganaderos del departamento solicitan ayudas a las entidades departamentales y al Gobierno central, piden apoyo para implementar sistemas silvopastoriles, pozos o reservorios de agua, la creación de un distrito de riego y la protección de la laguna de Fúquene