El sacrificio ilegal sigue ganando terreno en Cundinamarca

Por: 
CONtexto Ganadero
16 de Julio 2013
compartir
Frigoríficos en Colombia
El sacrificio ilegal de ganado en el suoriente de Cundinamarca puede llegar a ser un problema de salud pública. Foto: CONtexto Ganadero.
La falta de controles y el mal estado de los caminos que rodean la Vía al Llano han hecho que el sacrificio ilegal de reses tome fuerza en el suroriente del departamento.
 
Quetame, municipio ubicado a 62 kms de Bogotá, es paso obligado de vehículos que van desde la capital rumbo a los Llanos Orientales. Su composición topográfica permite que en la zona se desarrollen labores agrícolas y pecuarias. Esta última actividad se ha ejercido por años en medio de la informalidad y podría convertirse en un problema de salud pública para esta importante región que une al centro del país con parte de la Orinoquía. El lugar registra la más fuerte dinámica ilegal, producto de lo cual los territorios aledaños sufren las delicadas consecuencias.
 
Según declaraciones entregadas a CONtexto ganadero por Édgar Gutierrez, director de la Oficina de Desarrollo Económico y Agropecuario del municipio de Fómeque, el sacrificio ilegal de ganado es una constante desde hace varios años pues aunque las plantas de tratamiento animal de Caqueza, Fómeque y Choachí operan correctamente, no es tan fácil llegar desde municipios distantes como Gutiérrez, Quetame, San Juanito o El calvario que no cuentan con estas instalaciones.
 
“En muchos casos son hasta 20 kms de caminos de herradura y trochas inseguras e intransitables que obligan a que los productores sacrifiquen las reses en lugares no autorizados, a bajos costos y cerca de sus predios sin ningún tipo de controles”, señala Édgar Gutiérrez, quien también es funcionario de la alcaldía de Fómeque. (Lea: Boyacá: ganaderos buscan salidas a sacrificio ilegal y crisis láctea)
 
Además de esta situación denunciada por Gutiérrez, la presencia de entidades como el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, o el Invima, no fue la esperada hasta hace casi un año, cuando el ICA empezó a trabajar en conjunto para fortalecer los controles del ganado que se moviliza de un municipio a otro. “El sacrificio ilegal es alto porque si a ningún ganadero o distribuidor lo presionan para que deje esa actividad, pues nunca se acabará y eso es lo que ha venido sucediendo. Acá son muy laxos”, agrega Gutiérrez.
 
La situación, lejos de ser un hecho aislado, deja ver la complejidad del tema y la lucha casi en vano que se libra contra la ilegalidad. El asesor Indalecio Dangond señala en una de sus publicaciones que: "es una vergüenza, que de 656 plantas de sacrificio que existen en el país, tan solo 12 cumplan con los estándares de exportación". (Lea: Alarma en Nariño ante el exceso de sacrificio ilegal)
 
Por otra parte, la entrada de animales desde los Llanos Orientales complica la situación de esta zona. Para Mauricio Mendoza Quesada, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, con los ciclos de vacunación se han alcanzado coberturas del 98% pero si siguen llegando reses desde el Oriente del país no habrá forma de controlar brotes de enfermedades bovinas, sacrifico ilegal o incluso abigeato.
 
“Tradicionalmente en esta zona se presenta mucho sacrificio ilegal, por eso el ICA le ha pedido a la Umata de Quetame mayor presencia y cobertura para evitar contratiempos de tipo sanitario pero tanto ganaderos como distribuidores se rebuscan la manera de llegar a las plazas de mercado para vender la carne, incluso rotan y se prestan los recibos de vacunación entre sí, sin que absolutamente nadie lo note”, asegura Mauricio Mendoza, de Fedegán. 
 
La gobernación de Cundinamarca, en cabeza de Álvaro Cruz, y las alcaldías de municipios como Fómeque, Quetame, Chipaque y Ubaque han creado un frente común para gestionar ante el Ministerio de Agricultura un plan de racionalización que permita recibir recursos con el propósito de construir nuevas plantas en la zona y así mitigar la situación que ahora parece tomar un denodado impulso. (Lea: Valledupar trabaja para frenar tráfico ilegal de carne)
 
Mientras tanto, la Policía Nacional asegura estar haciendo su trabajo y ejerciendo las restricciones necesarias para enfrentar esta problemática, aunque aún falta mucho camino por recorrer. “Estamos endureciendo los controles a la movilización de ganado por todas las carreteras, asimismo, verificando el ganado y los cárnicos que se distribuyen los días de mercado”, señalan voceros de la institución.
 
Así las cosas, con una cobertura del 98,5% en materia de vacunación, correspondiente a 5.851 predios en 12 municipios que fueron visitados durante el mas reciente ciclo de vacunación de Fedegán, y una fuerte presencia del ICA, especialmente en el último año, se espera controlar este flagelo que impacta al centro del país en una zona donde muchos aseguran que el 50% de la carne que se consume puede no tener los requisitos sanitarios mínimos para llegar al consumidor.