En Villavicencio, el sacrificio ilegal de cerdos llega al 30%

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Marzo 2013
compartir
Sacrificio de cerdos
Con esta práctica se afecta tanto la producción como el consumo, ya que se pueden adquirir enfermedades con gran facilidad. Foto: Asoporcicol.
De acuerdo con el gerente del frigorífico de Villavicencio, Santos Cortés, al mes se sacrifican entre 1.400 y 1.600 cerdos, pero si los controles de sacrificio fuesen más estrictos, serían cerca de 3.000 porcinos.
 
Al ingreso ilegal de 200 cerdos por semana a Villavicencio se suma el sacrificio clandestino, un problema sanitario y público. Expertos aseguran que debido a la evasión de impuestos, productores porcinos han adoptado esta actividad, sin tener en cuenta los perjuicios que puede acarrear el consumo de carne, proveniente de plantas de sacrificio ilegales. (Lea ‘Más de 200 cerdos ingresan semanalmente de contrabando a Colombia’)
 
La gente sacrifica ilegalmente porque deciden ahorrarse unos pesos, sin saber que haciéndolo de esa forma pueden contaminar el suelo y además están trabajando en la ilegalidad”, asegura Santos Cortés, gerente de Friogán en Villavicencio.
 
De acuerdo con Cortés, el sacrificio de un cerdo está en $28.000, el degüelle en $3.900 y a eso también hay que agregar la cuota de fomento que los productores deben pagar, es decir, $6.288, mientras que el sacrificio ilegal está alrededor de los $20.000. (Lea ‘Fedegán y los gremios agropecuarios, preocupados por el contrabando’)
 
Ante esto, Jhonny Corredor, director regional de la Orinoquía del Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, aseguró que con esta práctica se afectan tanto la producción como el consumo, ya que se pueden transmitir las enfermemdad con mayor facilidad.
 
Muchas veces el consumidor, cuando tiene su porción de carne, no sabe de dónde proviene lo que está ingiriendo, pueden adquirir enfermedades graves porque el producto no tuvo el tratamiento correcto, entonces por eso se llevan a cabo las inspecciones a los lugares que ya hemos investigado previamente”, aseguró Corredor.
 
Aumentando el control del sacrificio ilegal
En Villavicencio, según explica el director regional del Invima, hay una comisión intersectorial integrada por el Instituto Agropecuario Colombiano, ICA, el Invima, la Secretaría de Salud de Villavicencio, miembros de la sociedad de porcicultores y la Policía, allí se evidencian temas relacionados con la producción y también se plantean estrategias para llevar a cabo operativos que contrarrestan el sacrificio ilegal. (Lea ‘Importaciones de cerdo aumentaron en más de 200% desde 2009’)
 
“Por parte del Invima se hace inspección de las guías de control, la parte sanitaria, tanto de los animales, como de los frigoríficos, que estos tengan sus dotaciones en perfecto estado y que posean las herramientas para el aseo tanto de los trabajadores, como de las maquinarias que usan”, puntualizó Jhonny Corredor.
 
Finalmente, aquellos productores porcinos que incurran en la falta del Decreto 2278 de 1982 del Ministerio de Salud, podrán asumir consecuencias legales.