En 2017 bajó número de explotaciones lecheras certificadas en BPG

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Febrero 2018
compartir
Ganaderos Colombia certificación BPG, certificación Buenas Prácticas Ganaderas Colombia, BPG Colombia 2017, BPG Colombia 2016, ganaderos predios certificados en BPG, ICA Colombia BPG 2017, ICA BPG 2017, falta interés vacunación brucelosis, predios certificados BPG, ICA predios BPG, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Apenas un 2% de lecherías especializadas de Colombia estarían certificadas en BPG. Foto: Vanguardia Liberal
Si bien la caída no fue significativa, hay preocupación por la poca cantidad de fincas lecheras que se han acreditado en Buenas Prácticas Ganaderas en comparación con los predios de todo el país, que es de apenas el 2%. Antioquia, Caquetá y Risaralda sufrieron las mayores reducciones.
 
El año pasado terminó con 658 lecherías certificadas en BPG, 36 menos que en 2016, que finalizó con 694. Esto representa una caída del 5,2%. (Lea: El ICA reitera la importancia de aplicar las BPG en la producción de leche)
 
Las reducciones más notables se dieron en departamentos como Antioquia, que pasó de tener 249 a 203 predios con BPG (42 menos); Caquetá, de 17 a 9, y Risaralda, de 54 a 42. Además, Cesar quedó con 3 predios menos, quedando con 2 lecherías certificadas, y Santander se quedó sin ninguna, luego de haber tenido 3 en 2016.
 
De otro lado, Putumayo no aparece en los resultados de 2017, que en el año anterior había quedado con 2, mientras que Córdoba, Meta, Sucre y Tolima perdieron una lechería acreditada en BPG cada uno.
 
El caso de Antioquia es el más alarmante, pues es el departamento con mayor producción de leche y una de las cuencas lecheras más importantes del país. (Lea: En 2016 disminuyó número de predios libres de brucelosis bovina)
 
Sobre estos resultados, Mariano Restrepo Flórez, presidente de la Asociación Regional de Ganaderos del Norte, Asoganorte, expresó su preocupación, pues además se trata del departamento con el mayor inventario ganadero.
 
Es preocupante que el número de predios certificados haya bajado, cuando deberíamos ir en ascenso. Yo creo que se debe un poco a la desmotivación de los ganaderos por el negocio, que en los últimos años ha venido sufriendo un deterioro progresivo”, apuntó.
 
Al respecto, Óscar Cubillos, jefe de la Oficina de Planeación de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, coincidió en que esta caída es una respuesta del desinterés de los productores que no reciben un valor justo a pesar de las altas inversiones en que incurren para lograr la acreditación.
 
“En términos reales, el precio de la leche bajó. Si a esto se suma la práctica coordinada de la industria de bajar el pago de bonificaciones voluntarias con el fin de compensar las subidas reglamentarias todos los 1 de marzo, entonces el ganadero no está recibiendo ningún estímulo”, declaró.
 
Para certificarse en BPG, un productor lechero también debe acreditar su predio como libre de brucelosis y tuberculosis, que implican una importante inversión para inocular todo su hato. (Lea: Productores de Boyacá llevan 6 meses esperando certificación del ICA)
 
Si bien la resolución 017 de 2012 establece bonificaciones obligatorias de $10 por cada acreditación (BPG, brucelosis y tuberculosis), en muchos casos el pago no compensa el esfuerzo del propietario, como lo anotó Restrepo.
 
Me parece unas cifras tímidas, muy paupérrimas, porque hay que hacer un esfuerzo muy grande para recibir apenas $30, que es lo que suman las 3 certificaciones, y que el ganadero puede perder fácilmente porque se bajaron 4 o 5 centésimas en la proteína o subieron 15 o 20 mil las Unidades Formadoras de Colonia”, señaló.
 
Por su parte, Cubillos aseguró que si la industria no mejora el pago para hacer que más ganaderos se certifiquen, la calidad de la leche podría disminuir: “El productor prefiere seguir vendiendo su leche como salga, porque al fin y al cabo la relación costo-beneficio no lo justifica”.
 
El dirigente sostuvo que han tenido conversaciones con el ICA para generar programas que permitan que más personas se capaciten y se acrediten en BPG, pero si la compensación sigue siendo la misma, muy pocos optarán por hacer el proceso.
 
Cabe aclarar que en cuencas como Cundinamarca y Nariño, hubo mejorías igualmente destacables. Por ejemplo, en el centro del país pasaron de 106 a 122 lecherías, mientras que en Nariño fue de 122 a 136. O en Norte de Santander, que pasó de 10 a 19 (un total de 40 predios en estos 3 departamentos).
 
Aun así, no solo el total de lecherías bajó, sino que la cobertura es mínima: de las más de 30 mil que puede haber en el país, solo el 2% cuentan con certificación en BPG. Esto sin tener en cuenta los otros 177 mil predios ganaderos que se dedican al doble propósito.