La situación de los queseros del Caquetá es grave

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Abril 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, caquetá, Ganaderos de Caquetá, precio de la leche en caquetá, precio del ganado en caquetá, COVID-19, coronavirus, queso, queseros informales, producción informal de queso, queso salado picado
La arroba de queso, que estaba a $120 000, ya vale $60 000. Foto: El Heraldo.

La situación de quienes se dedican a esta actividad de forma informal en Caquetá tiende a agravarse con el pasar de los días. En la región el precio de la arroba de queso bajó en un 50 %.

 

Un diagnóstico de lo que viene ocurriendo en materia de precios de carne y leche en Caquetá hizo Rafael Torrijos Rivera, gerente del Comité Departamental de Ganaderos, quien calificó de “muy grave lo que puede ocurrir con los productores de queso” que trabajan de forma informal. (Lea: Lecheros informales, posibles afectados por situación actual del mercado)

 

De acuerdo con el dirigente, en materia de carne el negocio ha estado quieto, por ende, el precio ha mejorado. Aseguró que el kilo en pie ha subido, de la mano de que no hay a quien venderle. Por ejemplo, la plaza de ferias de Florencia que es Cofema está cerrada, “pero si alguien necesita comprar, se busca esa persona, se acuerda el precio y al final se consigue el camión y demás para hacer la transacción”, detalló. 

 

Indicó que el problema más grave es con el queso, que es el doble de la economía de la carne en el caso del Caquetá. Incluso los clientes –38 restaurantes premium de Bogotá– que tiene el Comité de Ganaderos a los que se les vende queso con denominación de origen cerraron sus puertas.

 

Esa misma situación han tenido que enfrentar los industriales que compran la leche y la transforman en quesillo. Los pedidos usuales de este producto se han venido al piso, mientras que hay otros clientes mayoristas que están pidiendo más, que incluso han doblado la demanda de producto. Son fenómenos poco claros y difíciles de entender. (Lea: 40 % de la producción de leche en Colombia se queda en el mercado informal)

 

Para Torrijos, en ese caso son personas que venden a supermercados de barrio que son los que requieren mayores cantidades de producto ante el temor de un posible desabastecimiento.

 

El litro de leche, que los informales estaban pagando a $1.050 al ganadero, bajó a $950. En el caso de la arroba de queso picado salado, que estaba a $120 000, está en $60 000, lo preocupante es que se necesitan 100 o más litros de leche para elaborar esa cantidad de producto”, expuso.

 

El dirigente calificó como “gravísimo” lo que está ocurriendo y detalló que las cosas pueden complicarse más, pese a que la industria sigue comprando la leche, ya han enviado comunicaciones en donde la incertidumbre que hay en el mercado, en cualquier momento podrían cesar la recolección del lácteo, lo cual agravaría la situación de quienes se dedican a la transformación de leche. (Lea: Cambios en el pago de la leche por cuenta del Covid-19)