Industria debería captar leche informal en lugar de importar

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Marzo 2017
compartir
Importaciones leche Colombia marzo 2017, contingentes arancelarios importaciones leche, importaciones leche colombia, importaciones leche colombia noticias, cifras importaciones leche colombia, importaciones leche colombia industria, minagricultura importaciones leche colombia, importaciones leche colombia fedegán, importaciones leche Lafaurie CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Para los primeros días de marzo, ya se había importado el 78% del contingente arancelario de leche en polvo de EE.UU. Foto: retos-directivos.eae.es - psm7.com - desarrolloydefensa.blogspot.com
En los 2 primeros meses de 2017, la industria ya importó el 78 % del contingente arancelario proveniente de Estados Unidos y el 60 % de la Unión Europea. Los productores critican que las pasteurizadoras no quieran cubrir el mercado interno.
 
La noticia es recibida con indignación por algunos ganaderos y con resignación por otros. Al final, todos tendrán que acostumbrarse a estas importaciones cuando los contingentes dejen de pagar aranceles en 10 años y la industria pueda comprar tantas toneladas le sea posible.
 
Sin embargo, no deja de causar molestia que mientras se cumple el plazo, las empresas acopiadoras sigan adquiriendo enormes cantidades de leche en polvo del exterior. (Lea: ¿Cómo ajustan costos los productores lecheros ante la baja rentabilidad?)
 
Según los registros de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, Dian, hasta el pasado 7 de marzo se había importado el 77,6 % del contingente arancelario de leche en polvo a EE.UU. permitido para este año, lo que equivale a 6.874 toneladas de las 8.858 permitidas.
 
Esto a pesar de que el precio internacional sigue estando a USD3.200 por tonelada y la TRM del dólar no baja de los $2.800 y de hecho se ha mantenido sobre los $2.900 en la última semana.
 
 
Mariano Restrepo Flórez, presidente de la Asociación Regional de Ganaderos del Norte, Asoganorte, en Yarumal, Antioquia, calificó a las importaciones como un “peligro latente”. (Lea: En menos de 40 días de 2017, Colombia está llena de leche importada)
 
Las empresas que traen la leche de afuera tratar de copar los contingentes lo antes posible. El problema es que estos contingentes con los que tenemos Tratados de Libre Comercio seguirán aumentando de forma exponencial en los próximos años”, precisó.
 
Por su parte, un empresario ganadero del Valle del Cauca expresó su temor por el continuo aumento del contingente pero reconoció que se trata de un fenómeno frente al cual no hay marcha atrás.
 
Para él, si bien las empresas llegarán al límite de toneladas que pueden adquirir sin arancel, continuarán importando leche en detrimento de los productores.
 
Se acaba el contingente pero la industria seguirá buscando la leche de otra manera”, sostuvo. (Lea: Altas importaciones de leche en polvo indignan a los productores)
 
Restrepo reconoció que no son solo las acopiadoras del lácteo, sino que hay otros sectores industriales que dependen de la leche en polvo, como los fabricantes de galletas y las confiterías, las cuales buscan el producto en el exterior.
 
Sin embargo, cuestionó que la industria no se preocupe por buscar la leche en el mercado interno informal, que podría alcanzar un volumen de litros similar al que las pasteurizadoras acopian de manera formal.
 
La industria poco o nada ha hecho por empezar a capturar también ese 50 % que, se presume, corresponde al mercado informal y que tranquilamente podrían empezar a ampliar su capacidad de procesamiento y capturar esa leche”, indicó.
 
Escuche la declaración de Restrepo
 
De acuerdo con la Unidad de Seguimiento de Precios de Leche del Ministerio de Agricultura, en 2016 se acopiaron formalmente más de 3.217 millones de litros, lo que indica que Colombia podría estar produciendo más de 6.000 millones de litros al año.
 
Según el dirigente gremial, es posible que haya disponible una cantidad parecida que las pasteurizadoras podrían aprovechar en épocas donde disminuye la producción, como ocurre en verano. (Lea: Industria ya empezó importaciones de leche en este 2017)
 
Ese fue el caso de Alberto Contreras, ganadero de Zipaquirá, Cundinamarca, quien contó que debido a las heladas y la sequía del mes de enero, dejó de obtener cerca del 20 % de litros de leche.
 
Aunque ha sido un crítico vehemente de la forma como las empresas manipulan el precio a su antojo, en especial del concepto de bonificación voluntaria, admitió que no ha tenido mayores inconvenientes con el pago y que le reconocen los incrementos obligatorios como la certificación en Buenas Prácticas Ganaderas y por tener su hato libre de brucelosis y tuberculosis.
 
Por esta razón, Restrepo consideró que la industria debería hacer esfuerzos para captar la leche cuando productores como Contreras tienen dificultades por cuenta de los fenómenos climáticos.
 
La industria se ha quedado en las cuencas lecheras, donde ya hay una cadena organizada y existe una conciencia por entregar una buena calidad. (…) Pero uno se pregunta: ¿por qué no hace esfuerzos para empezar a captar y ganarle a la informalidad los millones de litros que restan?”, señaló.