Nariño aplica novedosos procesos para siembra de forrajes

Por: 
CONtexto Ganadero
12 de Febrero 2013
compartir
Forrajes.jpg
Por hectárea, Marceliano invierte $3 millones en fertilizantes, maquinaria, siembra y cultivo de pastos. Foto: CONtexto Ganadero.
Más de 10.000 pequeños ganaderos del sur del departamento implementaron un nuevo proceso, que busca incrementar la producción forrajera en la zona.
 
El proyecto nace como respuesta a la entrada en vigencia de los Tratados de Libre Comercio, que han afectado las exportaciones de productos como carne y leche, disminuyendo también la competitividad a nivel internacional. El mayor beneficio es mejoramiento de la producción y calidad de leche. Las ventajas, una mayor rentabilidad y mejor producción forrajera.
 
Aunque las condiciones climatológicas no han favorecido a todo el departamento, en Pasto las lluvias han sido benévolas con los productores pecuarios. “Las lluvias les han servido a los productores para prepararse, entonces siembran cebada, avena y en algunos casos maíz porque entre más alto el trópico, mas se demora el cultivo del grano”, señaló Patricia Rodríguez, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos de Fedegán.
 
Aunque en este departamento aún no se lleva a cabo el programa de sistemas silvopastoriles, que desarrolla la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Pecuaria, Cipav, los mismos productores pecuarios han tomado la iniciativa de implementar sus propios bancos de forraje. (Lea ‘Fedegán sigue implementando mejoras para la ganadería con los sistemas silvopastoriles’)
 
Es el caso de Marceliano del Hierro, productor ganadero de esta zona, quien desde hace 5 meses se alista para afrontar los efectos del verano. “Con mis vecinos tenemos un tractor, la cosechadora y la cortadora, en mi caso siembro cebada y a los 5 meses tengo una producción pastosa que me sirve para hacer silo de montón y aprovecho las propiedades de la cebada, en ese punto, porque tiene mayores nutrientes para los animales”.
 
 
Así mismo, para épocas críticas como el verano que se vive en todo el país, Marceliano se alista y le da la cara a las embestidas del clima. “Cultivo el alimento para mis animales y lo vendo para otros de la región. Hay que prepararse como los hacen los países desarrollados”. Como él pequeños y medianos productores intentan implementar la misma técnica para no dejarse por el clima.