Poca oferta nutricional bovina, otro problema para los ganaderos

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Octubre 2016
compartir
Poca oferta nutricional bovina, Costo insumos Colombia, precios de insumos agropecuarios Colombia, alto costo insumos, escasez de materias primas, altos precios concentrados, ganaderos afectados por altos costos de insumos, Gobierno indiferente ante altos costos de insumos, cultivos trigo cebada Colombia, contenido nutricional trigo y cebada ganado, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
La oferta nutricional para bovinos es escasa debido al alto costo de los concentrados y a la escasez de materias primas en el país. Foto: jairoserrano.com
Las escasas alternativas de alimento para los bovinos son una queja frecuente de los productores pecuarios del país, pues cuando se acaba el pasto y deben conseguir suplementos, las opciones son muy limitadas.
 
Mientras que expertos en nutrición bovina de Argentina, México o Perú recomiendan suministrar subproductos de cultivos de trigo o cebada al ganado por su alto contenido nutricional y su bajo costo, en Colombia son escasos o incluso inexistentes los predios que emplean este tipo de alimentos.
 
Hugo Algarra, director técnico comercial del Comité de Ganaderos del Área 5, explicó qué hacen los ganaderos cuando quieren recurrir a estas fuentes de alimentación, que se utilizan como materias primas en la elaboración de concentrados. (Lea: Ganaderos lamentan indiferencia del Gobierno ante costos de insumos)
 
“Los subproductos de trigo vienen incluidos en los concentrados, porque en realidad la disponibilidad que hay para el ganadero del común es muy baja. Esos productos del trigo o cebada casi no se consiguen en el mercado nacional”, sostuvo.
 
En el país, la producción de trigo descendió considerablemente en los años 60 y 70. Mientras que en 1962 se obtuvieron 162 mil toneladas, en 1973 esa cifra se redujo en 72 mil 040. A principios de los 90 aumentó a 84 mil toneladas, pero para la época ya se importaba cerca del 90 % del consumo nacional.
 
En cambio, los cultivos de cebada aún se conservan, aunque todos se destinan a la producción de cerveza. Para 2015, se sembraron 5.700 hectáreas en Boyacá, Cundinamarca y Nariño que produjeron 13 mil 500 toneladas. No obstante, el consumo nacional es de 267 mil 311 toneladas, lo que quiere decir que más de 250 mil son importadas.
 
En el país existe una polémica en torno a estos cultivos, pues mientras que algunos expertos reclaman el regreso de estas siembras, otros desaconsejan su implementación por la dificultad de mecanizar la tierra en las montañas, ya que ambos cultivos se dan en clima frío. (Lea: Ganaderos reclaman apertura de bodegas de suplementos bovinos)
 
Sin embargo, los esfuerzos del Gobierno para apoyar al sector rural han sido escasos. Luis Eduardo Botero, ganadero en Cundinamarca, aseguró “no resulta rentable producir nada en el campo”. Cultivos como la avena y el maíz son más sencillos, aunque cada vez más resulta más difícil y costoso producirlos.
 
La oferta de alimentos para el ganado es muy costosa. Cualquier producto, por insignificante que sea, vale una fortuna. Muchos sitios han comenzado a desmontar las ganaderías porque no es rentable producir un litro de leche y están sembrando lechugas o aromáticas”, declaró.
 
Según el productor, hay esfuerzos de algunos particulares que están interesados en aplicar la siembra de trigo y cebada con el objetivo de aprovechar los subproductos y suministrarlos al ganado. (Reportaje: ¿Cuál es la estructura de costos de los productores lecheros?)
 
Aun así, la gran mayoría de ganaderos debe recurrir a los concentrados o a los suplementos bovinos para mejorar la producción de sus animales, siendo ambos muy costosos para generar alguna rentabilidad.
 
Soluciones ante la baja oferta
 
Javier Naranjo, propietario del predio Los Limones en Cartago, Valle del Cauca, propuso varias opciones ante los altos costos de los concentrados y la escasez de pastos en condiciones climáticas adversas. (Lea: Piden a MinAgricultura regular alza de precios de insumos agropecuarios)
 
Por ejemplo, muchos productores han optado por utilizar subproductos de cultivos disponibles para cada región. En ese sentido, ganaderos en Valle del Cauca alimentan a su ganado con residuos de la caña de azúcar o cáscaras de frutas. Mencionó el ejemplo de un ganadero antioqueño que emplea la cáscara de naranja y la procesa específicamente para sus semovientes.
 
También resaltó las prácticas de ensilaje artesanal que impartieron los profesionales del Fondo Nacional del Ganado, FNG, cuando era administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
Para Naranjo, los pequeños y medianos ganaderos pueden hacer silos y henos con pastos de corte en sus fincas, sin necesidad de comprar equipos o demás implementos que pueden resultar muy caros.
 
El ganadero del Valle del Cauca resalta los trabajos en SSP en Colombia
 
La otra gran apuesta es la implementación de sistemas silvopastoriles, SSP, impulsados por Fedegán y el proyecto de Ganadería Colombiana Sostenible. Además de contribuir a la conservación del medio ambiente, estos son fuente de alimento para los animales.
 
Con el silvopastoreo, se pueden asociar las praderas con árboles que el ganado puede consumir y además se protege al medio ambiente. Es un sistema que ayuda a mejorar la nutrición de los animales conservando la naturaleza”, precisó.