Productores del país sienten zozobra ante incremento de violencia

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Marzo 2017
compartir
eln, inseguridad eln, inseguridad colombia, presencia del eln en el catatumbo, eln en el sur de bolvíar, ola de violencia, proceso de paz con el eln, CONtexto ganadero, ganadería colombia
Los subversivos siguen atemorizando a los productores, especialmente el ELN que en las últimas semanas ha sido responsable de secuestros y asesinatos. Foto: pares.com.co / lalibertad.com.co.
Tras la salida de las Farc hacia las zonas de concentración, bandas criminales y guerrilleros del ELN se vienen disputando los territorios para generar temor y miedo entre la población. Los ganaderos sostienen que ese tipo de hechos alejan a los productores de sus explotaciones.
 
Mucha preocupación vienen generando entre el sector pecuario las acciones delictivas que se han presentado en las últimas semanas en el país. Secuestros, amenazas, asesinatos y ataques contra la infraestructura petrolera, son algunos de los sucesos que se han dado desde que las Farc empezaron a ubicarse en las zonas de concentración. (Lea: Así fue el accionar de las Farc y el ELN en 2016)
 
Muchos de esos hechos violentos han sido responsabilidad del ELN, grupo con el que se viene adelantando un proceso de paz, pero que sigue atacando a la población civil y tratando de hacer presencia en aquellas zonas que históricamente fueron ocupadas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.
 
Una de las regiones que se viene tornando más peligrosa es el Catatumbo, así lo reveló Gonzalo Puerta Mena*, empresario de la zona quien en diálogo con CONtexto ganadero, indicó que entre los habitantes hay temor por cuenta de las acciones criminales que viene planeando el grupo armado que opera allí.
 
Fue enfático al decir “que ni en las peores épocas de violencia del país había tanto temor”, pues los productores han dejado de ir a sus predios y están tomando muchas más prevenciones a la hora de viajar hacia ellos. (Lea: Fatal atentado en Bogotá pone en aprietos proceso de paz con el ELN)
 
“Hace mucho tiempo en Norte de Santander se presentaban 4 secuestros de forma simultánea, eso se está presentando actualmente y se suma un ambiente absolutamente enrarecido. Yo me iba para Tibú en bus y ya me llamaron a decirme que no siga cometiendo esa locura, la gente sostiene que lo peor que pudo pasar es que las Farc hubiesen anunciado su salida hacia los campamentos porque otras organizaciones quieren pescar en río revuelto”, argumentó Puerta Mena.
 
En tanto, Marcos Arango Capera*, aseveró que en el sur de Bolívar la presencia del ELN es permanente, por lo que los productores piden que en esa zona se adelanten estrategias como la que se viene implementando en el sur de Cesar, en donde la policía viene visitando predios ganaderos, trabajando con los productores y buscando garantizar la seguridad de quienes trabajan día a día con el campo.
 
Añadió que en días pasados en Arenal se llevó a cabo un importante operativo, hecho que causó curiosidad en la zona, ya que a excepción del ejército, pocas veces se ven uniformados en la región. (Lea: Combates entre ELN y banda criminal dejan 304 desplazados)
 
Nosotros queremos que haya más policía en el campo, así hay una lucha frontal contra el ELN que aprovecha esa ausencia del Estado para generar miedo entre los ganaderos y campesinos que habitan acá”, apuntó.
 
En Guaviare, la situación es distinta. Allí no es el ELN sino los disidentes de las Farc pertenecientes a los frentes primero y séptimo de la guerrilla que decidieron refugiarse en la región para seguir ejerciendo su propia ley en predios rurales del departamento.
 
Nos preocupa mucho la delincuencia. En casi toda la zona siguen cobrando vacunas en las fincas, común y corriente. Como aquí no hubo desmovilización, esos guerrilleros tienen unos centros de concentración en el Guaviare”, indicó un ganadero que prefirió la reserva de su nombre. (Lea: Este fue el panorama de extorsiones en Colombia el año pasado)
 
De acuerdo con la fuente, los guerrilleros llegaron al departamento por el municipio de Puerto Concordia, Meta, donde todavía siguen operando y se instalaron en otras poblaciones como Calamar y El Retorno.
 
Los delincuentes estarían cobrando hasta $20 mil por cabeza de ganado anualmente, además recorren las fincas de la región y exigen el pago. De lo contrario, secuestran a la persona durante uno o 2 días mientras hace el desembolso.
 
Los productores piden al Gobierno no bajar la guardia ni permitir que los delincuentes del ELN generen más temor ahora que las Farc están en las zonas de concentración. (Lea: ELN continúa extorsionando a ganaderos de Casanare)
 

* Nombres modificados a petición de las fuentes