Cría de ganado 100% puro y con sello colombiano

Por: 
Sully Santos
22 de Julio 2013
compartir
ganado colombiano 100 % puro
Cualquier raza bovina puede resultar 100 % pura. Foto: Asocebú.
Esos toros esbeltos que se embisten en los potreros son parte del ganado 100% puro con sello colombiano.
 
Pero no solo su condición física es causal de que sea un animal 100% puro, para decidir si lo es o no, se necesita tener un registro del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural que da el visto bueno y por consiguiente certifica en el libro genealógico la pureza del animal.
 
La crianza de reses puras es a lo que se le miden hoy ganaderos nacionales y asociaciones, quienes tienen un solo propósito: obtener animales más productivos.
 
Pero antes de hablar de la productividad se explicará cómo conseguir bovinos 100% puros. En voz de Germán Gómez, director del Departamento Técnico de la Asociación de Criadores de Ganado Cebú, Asocebú, el tipo ideal de ganado se logra de la selección de un toro precoz que preña a una vaca lechera y sus crías nacen con las mismas características genéticas o incluso mejores.
 
Cualquier raza bovina se puede elegir para hacer los cruces con la certeza de que las crías producirán más leche que su madre y carne de mejor calidad lo que le apunta a los intereses principales del ganadero de hacer más rentable su negocio. (Lea: El toro reproductor, eje fundamental del mejoramiento genético en bovinos)
 
Las dos vías para lograr animales con una genética pura son adquirir un pie de cría puro o ajustarse a programas de clasificación de ganado con el cruce cuando están en su edad adulta. Así lo explicó Ariel Jiménez, coordinador de Investigación y Desarrollo de Asocebú, quien dijo que la elección del patrón a seguir depende de la proyección comercial.
 
Ya en términos de productividad, Gómez explicó que cuando la cría de un animal comercial llega al destete alcanza los180 kilos en promedio y un toro puro los 230.
 
En su edad adulta, la vaca 100% pura produce el doble de leche de una comercial. En general, la productividad se duplica en todos los sentidos, y aunque el ganadero invierte más recursos en el proceso de reproducción y en la alimentación de forrajes silvopastoriles, los resultados son favorables.
 
“El valor de un animal puro es 3 veces mayor al de uno comercial, pero la inversión se ve reflejada en la productividad. Hay más ganancia”, manifestó el director del Departamento Técnico de Asocebú.
 
La riqueza genética
 
La crianza de bovinos puros fomenta su crecimiento y hace especialistas a las asociaciones que han experimentado con ella. (Lea: La I Exposición Gyr puro)
 
Aunque pareciera sencillo creer que solo con hacer el cruce genético de dos animales se obtendrán animales 100% puros, el tema es más complejo y requiere de preparación técnica y de inversión de recursos.
 
Germán Martínez, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Criadores de Razas Criollas y Colombianas, Asocriollo, afirmó que se han elaborado proyectos con varias empresas del país para fomentar el valor que tiene valerse de la riqueza genética del animal y de multiplicarla con miras al fortalecimiento de la competitividad.
 
Además, se aprestó a decir que Colombia ha alcanzado logros positivos en cuanto a la obtención de hatos puros que no tienen nada que envidiarle a los europeos. Desde su experiencia, indicó que el ganadero debe forjar la semilla base si quiere tener en su finca  animales que proporcionarán mejor carne; también porque son reses que se hacen más resistentes a las plagas y se adaptan con facilidad a los cambios ambientales.
 
Criar animales puros fomenta la labor de multiplicarlos. Lo que falta son más recursos para percatarse de la necesidad de ser más competitivos en el mercado”, expuso Martínez, quien también es gerente de la Asociación de Criadores de Razas Criollas Colombianas, Asocriollanos, en los Llanos Orientales. (Galería: Cría de ganado colombiano 100 % puro)
 
A la hora de juzgar
 
Augusto Beltrán, secretario técnico del Fondo de Estabilización de Precios de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, ha sido juez en ferias y eventos bovinos desarrollados en Colombia y otras partes de Latinoamérica.
 
En cada certamen se arma de su agudeza visual para decidir la calidad y pureza de los bovinos expuestos. Muy pocas veces utiliza el tacto, más por precaución, pues como anécdota contó que un compañero se atrevió a tocar a un toro en una muestra y este le lanzó una patada que le fracturo la pierna.
 
Beltrán, se acerca al animal y se fija en su musculatura, su giba, cuernos, color, y con su crítica postura, que ha alcanzado tras haber crecido rodeado de bovinos, juzga sin temor. (Lea: Vea el primer remate virtual de ganado puro)
 
Cada vez que asiste a una subasta o un evento de exposición piensa está en un corral al que entró para elegir los bovinos que comprará. Es decir, se toma muy en serio su participación y a manera personal elige los toros o vacas de pureza y calidad que tendría en su finca.
 
Al igual que el gerente de Asocriollano, Beltrán consideró que Colombia ha dado pasos agigantados en la cría de ganado 100%, porque los productores han creído en los resultados de la genética, la cual, en cualquier clase de animal, es la esencia para tener mejores hijos.