El crédito agropecuario: ¿qué opinan los productores?

Por: 
Revista Nacional de Agricultura
16 de Mayo 2022
compartir
credito agropecuario
Estas son las percepciones de los productores frente al crédito agropecuario. Foto: finagro.com.co - Vanguardia Liberal

El crédito en condiciones de fomento para el sector agropecuario, reglamentado en la Ley 16 de 1990, es uno de los múltiples instrumentos necesarios para el desarrollo rural colombiano. Tan vital como la comercialización, extensión agropecuaria, la provisión de bienes públicos o la participación del sector privado. Dada su importancia, el Plan Nacional de Desarrollo de este cuatrienio, la Misión Para la Transformación del Campo, el CONPES 4005 de educación e inclusión financiera, entre otros, trazan una hoja de ruta que promueve el acceso y uso del financiamiento para un mayor número de productores agropecuarios y habitantes del sector rural. (Lea: Recomendaciones a la hora de solicitar un crédito agropecuario)

 

Los logros son evidentes, en los últimos tres años se ha aumentado en nueve (9) puntos porcentuales el indicador de acceso [1]; a crédito en condiciones FINAGRO —razón entre número de beneficiarios con crédito FINAGRO y productores agropecuarios—, el cual pasó de 38 % en 2018 a 47 % en agosto de 2021. Desde agosto de 2018 hasta octubre 2021, se han colocado $73,4 billones, en 1,5 millones de operaciones, lo que representa un hito histórico en la colocación de crédito para el sector agropecuario y rural. Pese a los avances evidentes en el acceso y la irrigación de recursos al sector agropecuario, es necesario dar un paso adicional y cuestionarnos sobre la suficiencia y la oportunidad del crédito, y es aquí donde la Encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria (EOEA) nos ayuda a construir el panorama.

 

Diferentes estudios en el ámbito nacional e internacional han encontrado que el crédito promueve el desarrollo en dos dimensiones: en primer lugar, permite mantener las sendas de consumo y de producción cuando hay choques económicos y, en segundo lugar, estimula el crecimiento económico en un ambiente de inclusión y mayor productividad, sin generar distorsiones en los incentivos hacia la actividad productiva.

 

En este sentido y como ejemplo valioso, los datos de la EOEA indican que como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, la producción del 50,1 % de los productores encuestados empeoró y diferentes análisis indican que esto ocurrió por la disrupción en las cadenas de suministros, las barreras para la comercialización, el aumento en los precios de los insumos y la dificultad para la contratación de mano de obra.  No obstante, el 41% de estas personas reportaron tener un crédito formal, y de estas, el 43 % indicó que gracias al financiamiento recibido pudo continuar con su actividad productiva. Este resultado explica por qué, a diferencia de la economía nacional, el sector agropecuario presentó un crecimiento positivo del 2,8 % durante el 2020, el peor año para la economía colombiana en décadas. (Lea: Nueva ley fortalece financiamiento de pequeños y medianos productores)

 

También se destaca que el 88,2 % de los usuarios de crédito formal reportaron que gracias a este pudieron mejorar su actividad productiva y el 85 % indicó que mejoró su calidad de vida. Aspectos como una tasa de interés competitiva, periodos de pago ajustados a los ciclos productivos y asesoría financiera por parte de los bancos, son beneficios que los encuestados destacan de acceder a créditos formales. Estas características inciden en qué el 76 % de los productores con crédito formal reporten que no han tenido dificultades para el pago oportuno de estos.

 

Continuando y dada la importancia del crédito, es necesario recordar que el acceso por sí solo no es suficiente y que este debe darse en condiciones adecuadas para que los recursos tengan un mayor impacto en los proyectos productivos de los pobladores rurales. En este contexto, la EOEA nos ayuda a saber cómo está financiamiento en el sector agropecuario en términos de suficiencia y oportunidad. Conocer sobre estos aspectos es vital dado que: (i) si los recursos otorgados mediante el crédito de fomento no alcanzan para que el productor realice su inversión, este tendrá que recurrir a fuentes de financiamiento informal y (ii) si el dinero no es desembolsado en el tiempo oportuno, el productor no podrá realizar su actividad, pues en el sector agropecuario los ciclos productivos están determinados por el calendario.

 

Con respecto a la suficiencia, los resultados de la EOEA indican que el 73,8 % de los encuestados que dijeron tener un crédito formal, recibieron el monto suficiente para financiar su proyecto productivo. Este es un resultado para celebrar. No obstante, a pesar de que el crédito de fomento ofrezca mejor tasa de interés [2], el 22,7 % de los usuarios de crédito formal utilizan otras fuentes de financiamiento para el desarrollo de su actividad. Este resultado se debe ver a la luz del riesgo asociado al crédito agropecuario, el cual, es mayor al de los demás sectores de la economía. Esta percepción se incrementa sobre los eslabones primarios de la cadena agropecuaria, los cuales están más expuestos a factores de riesgo climático, social, sanitarios o volatilidad de precios. Lo anterior dificulta a muchos productores —los más pequeños en particular—, a acceder al sistema formal financiero o a créditos de mayor monto. (Lea: Líneas de crédito con tasas de 0 a 4 por ciento)

 

Con respecto a la oportunidad, el 80,3 % de los encuestados que tienen un crédito formal reportaron que fue desembolsado en menos de 30 días luego de entregar los documentos a la entidad financiera. Si bien este resultado es satisfactorio, no hubo avances en comparación con los resultados del 2020 (81 %) y se debe continuar trabajando para que este proceso sea más ágil y que las inversiones no se vean afectadas. Por ejemplo, se deben reforzar los procesos de transformación digital y de adopción de tecnologías que faciliten el intercambio de documentos, y también se debe ampliar la información disponible de los costos de producción asociados a diferentes proyectos productivos agropecuarios.

 

Esta información les permite a los asesores bancarios validar la viabilidad de los emprendimientos, como a los productores entender la escala de sus necesidades. Al respecto, FINAGRO dispone en su sitio web de 128 Marcos de Referencia Agropecuaria que presentan los flujos de costos para 46 cultivos, 2 actividades forestales y 13 pecuarias.

 

Sin duda, los resultados de la EOEA evidencian que ha mejorado el acceso al crédito formal, el cual, según la opinión de los productores, mejora sus proyectos productivos y su calidad de vida. También, la encuesta indica que la mayoría de los usuarios de crédito reciben el monto idóneo y de forma oportuna, percibiendo múltiples beneficios por acceder a créditos de fomento. Por lo anterior, no resulta extraño que el 92,6 % de los encuestados que tienen un crédito en condiciones FINAGRO volverían a solicitarlo. (Lea: Estrategias para beneficiar financieramente a pequeños y medianos productores)

 

No obstante, aun cuando estos resultados son positivos, existe una parte de la población que sí accede a crédito formal, pero que recibe montos inferiores a los que necesita para su proyecto productivo y con poca oportunidad de desembolso. Además, como se observó, es necesario ampliar la cobertura del crédito de fomento a más productores y continuar trabajando en educación financiera agropecuaria, tanto para productores como intermediarios financieros, y la promoción de instrumentos como el Fondo Agropecuario de garantías (FAG) y el Incentivo al Seguro Agropecuario (ISA), instrumentos que solo conocen el 8,6 % y el 2,4 % de los productores encuestados. Toda esta labor permitirá que más productores rurales mejoren su calidad de vida y aporten a alcanzar el potencial de desarrollo del sector agropecuario.

 

Fuente: Revista Nacional de Agricultura.