Ganadería El Balcón, modelo de ganadería sostenible con generación de agua

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
13 de Junio 2022
compartir
Hernán Darío Arango Herrera y su señora Alba Luz Tamayo Ochoa, de Ganadería El Balcón modelo de ganadería sostenible
Gracias a la siembra de árboles, en la Ganadería El Balcón pasaron de no tener agua a contar con el líquido para toda la finca en un modelo de ganadería sostenible. Foto: Cortesía

La Ganadería El Balcón, en San Pedro de los Milagros (Antioquia), es un modelo de trabajo silvopastoril y de cómo pasó de no tener agua a contar con el preciado líquido gracias al manejo de los árboles.

 

Al frente de esta actividad está Hernán Darío Arango Herrera y su señora Alba Luz Tamayo Ochoa quienes recibieron como herencia una tierra y la pusieron a producir, siendo una lechería especializada con buenos resultados.

 

La finca es un modelo de mostrar y por eso Fedegán-FNG decidió incluirla en la gira virtual ganadera que se realiza hasta el 19 de mayo.

 

CONtexto Ganadero: ¿Cómo empezó en este predio?

 

Hernán Darío Arango Herrera: En 1988 por herencia del papá de Alba Luz el mismo año en que nos casamos y dos de las hermanas me arrendaron y entre las tres tierras completamos 20 hectáreas y eso es lo que he trabajado hasta ahora.

 

CG: ¿Por qué la ganadería?

 

H.D.A.H.: Yo soy campesino, mis padres tenían una tierra demasiado pequeña y no tenía para una ganadería grande pero igual contaba con unas vaquitas y ahí aprendí a manejar lechería. Cuando terminé el bachillerato le propuse (al papá) que me la arrendara y me la arrendó. Colanta tenía una planta en el municipio y empecé a mandarle leche a nombre de él. Cuando nos casamos con Alba me entregaron una tierra más grande  Empecé con unas novillas que ellas tenían y otras que yo traje de la finca de mi papá y fuimos levantándolas hasta que comenzaron a parir y ahí sí empezamos a producir. En 1989 comenzamos a mandarle leche a Colanta. (Lea: Sistemas silvopastoriles: la clave es cambiar de mentalidad

 

CG: ¿Por qué la raza holstein y qué otras manejan?

 

H.D.A.H.: Porque es la que predomina en esta zona y era lo más fácil de conseguir y después por recomendaciones que nos hicieron empezamos a hacer cruces con jersey para mejorar los sólidos totales que en ese entonces eran muy bajitos y con el sistema silvopastoril también mejoró mucho la proteína. Al principio fue con toros y después con inseminación con lo cual los toros mejorados hacían su trabajo.

 

CG: ¿Qué lo llevó a sembrar árboles?

 

H.D.A.H.: Al principio era un desierto verde, no tenía árboles y por eso ninguno de los herederos quiso trabajarla pero yo vi que había necesidad de proteger algún afloramiento que hubiera y de hecho cada uno de los tres lotes tenía su pequeño humedal que en 10 o 15 días de verano se desaparecían porque eran a cielo abierto entonces cerqué y empecé a reforestar sin hacer grandes bosques pero ya plantando algunos árboles uno veía que el agua mejoraba la cantidad y se conservaba más tiempo.

 

CG: ¿Qué experiencia tenía con la siembra de árboles?

H.D.A.H.: Viendo la necesidad de garantizar el agua permanente me puse a sembrar árboles porque en la finca de mi papá me habían enseñado a sembrar aunque no árboles sino otras matas. Empecé sin ninguna ilustración ni recomendación porque no había Umatas ni nada de eso fui al vivero municipal y lo único que conseguí fue acacias para el primer potrero. Con el solo hecho de cercar vi que la naturaleza hacía el resto, ya fueron apareciendo helechos y mucho árbol nativo. Esas acacias ya se han ido cayendo pero sirvieron para empezar la reforestación.

 

CG: ¿Ha pensado sembrar maderables como otra forma de recibir ingresos?

 

H.D.A.H.: Mi objetivo no es sembrar maderables, no me han gustado y de hecho en la finca había unos pocos y por ahí los he venido utilizando para la necesidad de la finca, tumbar y sacar estacones. (Lea: Así será la Gira Técnica Ganadera Virtual de Fedegán – FNG)

 

CG: ¿Cómo empezó con el sistema sivopastoril?

 

H.D.A.H.: Cuando me hablaron de silvopastoreo fue con el [email protected] de Fedegán porque me dijeron está este programa, se quiere conformar un grupo de excelencia y usted es bienvenido y Alba y yo entramos a ese grupo y nos visitábamos y veíamos las cosas buenas que había en cada finca. Nos invitaron a conocer una finca ya establecida en silvopastoreo y ahí fue donde empecé a escuchar esa palabra, nos explicaron las bondades y nos llevaron a la finca de Enrique Murgueito que hoy día ya prácticamente es bosque pero yo no puedo hacer porque la fuente de ingreso acá es la lechería. Nos explicaron cuáles eran las bondades de este sistema y dije eso es lo que yo quiero.

 

CG: ¿Cuáles fueron esos primeros pasos?

 

H.D.A.H.: Todo se fue dando porque la jefe de la Umata en ese entonces era muy amiga de nosotros y había un proyecto con la Gobernación para trabajar en silvopastoreo pero ella se adelantó y consiguió el material que fue el tilo y el botón de oro. Después el proyecto se retrasó pero me entregaron el material para sembrarlo. Me dieron para 500 metros lineales y entonces sembré botón de oro 10 metros, un árbol nativo, 10 metros de tilo y así hasta completar los 500 metros. Después Fedegán programó una gira por el norte de Antioquia y esta finca calificó por el silvopastoreo y vino gente del Cipav y les pregunté donde conseguía el material para tener toda la finca con este sistema y me dijeron que ellos me lo daban y empecé a hacer una cerca y después otro y así sucesivamente.

 

CG: ¿Cómo están los costos de producción para lechería?

 

H.D.A.H.: Los insumos están muy costosos, afortunadamente nosotros vivimos en la finca y mi señora es una experta en manejar todos los datos de las finca y estamos en $1.450 el costo de producción por litro de leche.

 

CG: ¿Cómo están los precios de la leche?

 

H.D.A.H.: Colanta que era la que marcaba la pauta se quedó y se le ha ido gente pero empezaron a mejorar. A mí la semana pasada me la pagaron a $2.070 el litro. (Lea: La promesa de los sistemas silvopastoriles)

 

CG: ¿Han pensado en procesar la leche?

 

H.D.A.H.: Claro que sí, hemos tenido unas ganas enormes de montar una quesera artesanal. Tenemos una amiga que se llama Gloria López, dueña de la quesera Buenavista y ella es conocida a nivel nacional porque lo que produce es gourmet, trabaja quesos madurados y ahora está incursionando en los quesos y en los yogures saborizados. Entonces sería con ella o si tengo una ayuda gubernamental y una asesoría amplia porque tengo una leche de muy buena calidad pero para procesarla sí se necesita experiencia.

 

CG: ¿Qué proyectos tienen?

 

H.D.A.H.: La idea sería que esto fuera un parque ecológico para el municipio. Con este programa de la gira virtual con Fedegán me han empezado a llamar y vuelven las visitas. Atendí a unas personas de Bancolombia que están ofreciendo plata para mejorar el medio ambiente y de una universidad también anunciaron una visita. También quero alejar la casa de estos eventos y ofrecer ese servicio.