No pierda la eficiencia del suplemento mineral

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Abril 2014
compartir
suplemento mineral
El Zinc estimula la maduración folicular y mejora la tasa de concepción. Foto: Página del ganadero.
Nos dice el Dr. Jesús Chamorro Morán, del Departamento Técnico SOMEX SA, en la edición de septiembre de 2013 de la revista de la Cooperativa de Ganado del Centro y Norte del Valle del Cauca, Cogancevalle, refiriéndose a los suplementos minerales, que son alimentos que aportan sustancias nutritivas de origen inorgánico muy susceptibles a condiciones medio ambientales adversas como la humedad, transporte y almacenamiento inapropiados. 
 
Explica que su objetivo principal es corregir las deficiencias minerales de las pasturas y el agua, y que son nutrientes con características especiales desde el punto de vista químico, pues son agentes oxidantes, reductores, solubles e inso- lubles en agua, con diferentes afinidades químicas y susceptibles a perdida de su valor nutritivo cuando su manejo no es el adecuado. (Lea: Elección de sal para ganado: no es un asunto del azar)
 
Por eso el Dr Chamorro advierte que para no perder la eficacia de un suplemento mineral, la cual se logra mediante su valor nutritivo, composición, balance y calidad de minerales, el manejo de los productos minerales para la alimentación animal debe ser integral, es decir, debe tenerse especial cuidado desde su elaboración, tiempo y tipo de almacenamiento, bodegas, transporte, suministro, consumo y resultado final. 
 
Condiciones de transporte
 
EI transporte del producto hasta los almacenes y fincas debe regirse por normas que permitan mantener el producto en condiciones adecuadas y un buen manejo en el cargue y descargue. (Lea: Las algas marinas, ¿alimento para bovinos?)
 

EI vehículo debe garantizar una plataforma libre de clavos y limpia para no dañar ni ensuciar el empaque de los bultos y mantener una carpa sin roturas para proteger en caso de lluvias. No se deben transportar los suplementos minerales con otros productos de origen orgánico como abonos, fungicidas y agroquímicos porque dañan su integridad y valor alimenticio.

 
Condiciones de almacenamiento
 
La conservación del valor nutritivo de los minerales requiere de bodegas con mínimas condiciones ambientales que garanticen un almacenamiento idóneo. 
 
Deben ser bien aireadas, con ausencia de humedad en las paredes, usar estibas para evitar la humedad del suelo, no recostar los bultos sobre las paredes ni colocar encima de ellos sustancias nocivas como insecticidas, herbicidas, entre otros; además no almacenarlos con abonos ni productos extraños que no sean alimentos.
 
Concluye el Dr Chamorro señalando, que los alimentos para animales en producción de leche y/o carne requieren no solamente de alimentos idóneos, sino también de un manejo adecuado para que sus nutrientes desarrollen apropiadamente su papel biológico, de tal manera que en el animal se muestre una buena relación costo beneficio.
 
El Zinc en nutrición y reproducción bovina
 
En la misma edición de la revista Cogancevalle, el Dr. Rubén Darío Carrillo B. MVZ UT, Especialista en nutrición, y Director Científico de la Compañía California S.A., explica el papel que desempeña el Zinc en bovinos, en la síntesis, reparación y metabolismo del DNA (Acido nucléico) y de las proteínas. Señala que la deficiencia de este mineral afecta especialmente el crecimiento y la reproducción.
 
El Zinc (Zn) de la dieta de los bovinos se absorbe en el rumen e intestino delgado. Se almacena en todo el cuerpo, mayormente en el hígado, páncreas y riñón. Se excreta por las heces y orina. (Lea: Ganaderos se capacitan sobre cercas y suplementos)
 
Sus fuentes son el Carbonato, Cloruro, Sulfato u Oxido de Zinc. Una ración rica en Fósforo fítico o rica en Calcio, aumenta las necesidades de Zinc.
 
 
Funciones
 
El Zinc estimula la maduración folicular y mejora la tasa de concepción. Niveles bajos de Zinc en suelos, plantas y tejidos animales han sido reportados por la mayoría de los países latinoamericanos.
 
Juega un papel importante en la utilización de aminoácidos para la síntesis de proteínas, la cual es incompleta en deficiencia de Zinc.
 
El Zinc, hace parte de las metaloenzimas (mas o menos unas 200), entre las que se encuentra la Transcriptasa inversa y las Polimerasas de ADN y ARN. Está presente en proteínas guías involucradas en la expresión de genes (ZINC-FINGER) a las que este metal les confiere características estructurales especiales y capacidad de interacción con ácidos nucléicos y otras proteínas durante el proceso reproductivo.

Los requerimientos de Zinc en la dieta en base seca para bovinos han sido establecidos entre 30 - 40 ppm (McDowell et al, 1983).
 
Las Tablas del Consejo Nacional de Investigaciones de los Estados Unidos, NRC (National Research Council) en la edición 2001, amplió el máximo tolerable en la dieta hasta 500 ppm de Zinc.
 
La deficiencia de Zinc tiene efecto sobre el metabolismo de la Vitamina A. Se reduce la síntesis de la proteína que se enlaza con el retinol, la cual es portadora de la Vitamina A en la sangre, por lo que se origina una movilización defectuosa de la Vitamina A desde el hígado.
 
Se ha reportado que el Zinc se necesita para la movilización de la Vitamina A del hígado y que la deficiencia de esta puede observarse en animales de pastoreo resultado de un bajo nivel de este micromineral en el animal (deficiencia en el suelo). En otras palabras, la deficiencia de Zinc disminuye los niveles séricos y hepáticos de Vitamina A.
 
Investigaciones en Australia en aéreas tropicales mencionan que el 12% de la mortalidad en bovinos es debida en parte a la lenta liberación de Vitamina A del hígado que está relacionada con altos niveles de Calcio y bajos niveles de Zinc vistos en los forrajes.
 
Los primeros efectos de deficiencia en Zinc incluyen:
 
• Reducción del consumo de alimentos, en la eficiencia de conversión alimenticia, del crecimiento y desórdenes en la piel.
 
•Signos más severos: secamiento, escamosidad y agrietamiento de la piel en la cabeza, cuello, parte ventral, escroto y piernas; aspereza y pérdida de pelo.
 
El retardo en el crecimiento se puede deber a la alteración del apetito, es decir, a una reducción en el consumo y mal aprovechamiento del alimento.
 
En estudios de deficiencia de Zinc, descubrieron en ratas conductos seminiferos atrofiados; en terneros, cabritos y corderos se presentó hipogonadismo.
 
En corderos se alteró el crecimiento testicular y cesó la espermatogénesis. No se dañaron los tejidos en forma permanente porque se recuperaron con la reposición de Zinc.
 
La deficiencia produce trastornos de la fertilidad y puede afectar, en las hembras, todas las fases del proceso reproductivo desde el celo al parto y lactancia; y la inmunidad.

En los machos, la espermatogenesis, el crecimiento testicular y el desarrollo de los órganos sexuales primarios y secundarios.