"Sosty es un canal para que todos seamos ganaderos sostenibles": CEO de Sosty

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Mayo 2022
compartir
entrevista app sosty plataforma para invertir en ganado
A propósito del 1er aniversario, Manuel Gutiérrez, cofundador y CEO de Sosty, habló con CONtexto ganadero de su plataforma de inversión en ganadería. Foto: sosty.co

A propósito del 1er aniversario, Manuel Gutiérrez, cofundador y CEO de Sosty, habló con CONtexto ganadero de su plataforma de inversión en ganadería. El empresario explicó de dónde nació la idea, cómo hizo para ejecutarla, quiénes lo han apoyado y cómo ha crecido desde que la lanzó.

 

Sosty es una startup colombiana que ha vinculado a más de 550 neoganaderos (como así llaman a sus inversionistas) para impulsar proyectos sostenibles así como generar conciencia entre las personas que critican la actividad pecuaria.

 

En mayo de 2021 se hizo el lanzamiento oficial aplicación para invertir en ganado de fincas que aplican ganadería sostenible y regenerativa por Manuel Ricardo Gutiérrez y sus compañeros. Tras cumplir un año en el mercado, el CEO de Sosty hizo un balance de su emprendimiento.
 

 

CONtexto ganadero: En sus propias palabras, ¿qué es Sosty?

 

Manuel Ricardo Gutiérrez Jaimes (MRGJ): Sosty es una aplicación que permite que cualquier persona pueda ser ganadero desde casa y desde $700 mil. La idea es conectar a productores, validados por nosotros, que deseen recibir ganados de terceros, para que juntos desarrollemos proyectos de ganadería sostenible. (Lea: Con Sosty usted puede ser un ganadero sostenible desde casa)

 

 

CG: ¿De dónde surgió la idea de crear Sosty?

 

MRGJ: Yo soy ganadero y agricultor, y he visto que hay una gran desconexión entre ganaderos y consumidores, que usualmente ven mucha información en medios y en redes sociales. En algún momento tuve una discusión con una persona que hablaba de manera negativa de la ganadería y yo le decía que debía ir a una finca y mirar cómo se produce para que confirme que se puede hacer ganadería sin deforestar y sin maltratar los animales.

 

Eventualmente también me di cuenta de que la desconexión de las personas de la ciudad que quieren ser ganaderos es alta. Hay grandes restricciones como el acceso a la tierra, el capital, el conocimiento, el tiempo. Por eso, al encontrar estas diferencias y esta desconexión, la idea es que podamos conectar a los productores con personas de la ciudad que desean invertir o participar la ganadería y promover a los ganaderos que hacen bien las cosas.

 

Por la época empecé a investigar sobre ganadería sostenible y cómo podemos demostrar los ganaderos que estamos usando modelos que son diferentes. Así conocí sobre la ganadería regenerativa, que me pareció muy interesante, y asistí a un evento con Acoganar (Asociación Colombiana de Ganadería Regenerativa). Allí conocí a Disney Baquero, que es nuestra cofundadora y directora de Operaciones, y es la experta de ganadería en el equipo.

 

Fui a visitar su finca en los Llanos y ahí me di cuenta cómo ella estaba implementando un sistema de PUAD (pastoreo de ultra alta densidad). Le dije que me parecía interesante que cualquier persona pudiera ser ganadero desde casa y a ella le gustó. Sabíamos que para que esto funcionara bien teníamos que aplicar tecnología, por eso incluimos al equipo a Camilo Velasco, nuestro director de Tecnología y cofundador.

 

Él se encargó de desarrollar la plataforma, en tanto que Disney se encargó de la parte operativa, de seleccionar a los productores, de cómo íbamos a apoyarlos para que salieran adelante. Y yo me encargué de toda la estrategia de negocios y la vinculación de usuarios. Lanzamos nuestra plataforma Sosty en mayo de 2021 y ya completamos un año de operación con más de 600 ganaderos digitales y más de 2500 animales en más de 9500 hectáreas.

 

 

CG: ¿Cómo hace una persona para invertir o participar de la plataforma?

 

MRGJ: Tú ingresas en www.sosty.co y allí puedes ver los proyectos disponibles. Tenemos proyectos de levante y ceba con una duración de 10, 11 y 12 meses. Básicamente consiste en comprar un ganado de levante o ceba, engordarlo con el productor durante ese tiempo y venderlo posteriormente para repartir las utilidades. (Lea: Conozca la 'app' que conecta compradores y vendedores de ganado en Colombia)

 

Ahora acabamos de lanzar un proyecto de cría, porque vimos que es una necesidad debido a la escasez de ganado. Sabemos que va a ayudar mucho y queremos aportar nuestro granito de arena para incrementar el hato ganadero. El productor compra el ganado a través de nosotros, se encarga de cuidarlo hasta que ese ganado tenga sus crías, se desteten y se empiece a liquidar parcialmente el proyecto para que todos reciban ganancias.

 

En la plataforma se pueden ver las características del proyecto, si es de ganado bovino o bufalino, si es de machos o hembras. Solo se requiere una información del cliente para hacer la factura y allí está el contrato para conocer las reglas de juego para el productor, para Sosty y para los neoganaderos. Ahí se puede pagar por botón de PSE y listo. De ahí en adelante nosotros nos encargamos de conseguir el ganado, de marcarlo, de transportarlo, de llevarlo al predio, de adquirir la póliza de seguros, de monitorearlo y eventualmente de venderlo.

 

El productor decide cuánto tiempo va a engordar el ganado. El neoganadero decide cuántos kilogramos desea comprar de la manada. Digamos que la manada son 50 novillos de 200 kg, allí sale el valor del kilo. Si el cliente decide que quiere comprar $2 millones para este proyecto, ahí sale cuántos kilos está comprando.

 

 

CG: ¿Cómo comunican ustedes a los neoganaderos para que sepan los avances del proyecto?

 

MRGJ: Adicional a ser una alternativa de inversión para las personas que depositan su dinero en bienes raíces, bitcoins, acciones, queremos que sepan que acá pueden generar una rentabilidad y, a su vez, ayudar a promover a ganaderos que están aislados, así como promover una carne que cuida y protege al medio ambiente. Para esto nosotros compartimos la experiencia a los neoganaderos enviando fotos y videos de los animales o, si lo desean, pueden ir a visitar la finca.

 

En la plataforma pueden ir viendo cómo va aumentando el peso cada vez que haya pesaje. En los videos, la idea es que el ganadero muestre cómo hacen la rotación del ganado, cómo dejan descansar el suelo, cómo se recupera, así es como el ganado pastorea. La idea es que las personas empiecen a entender cómo se producen los alimentos, porque un problema que encontramos es que los consumidores van a un supermercado o una tienda y compran la comida que luego sacan de la nevera, pero no saben cómo se produce.

 

Queremos inculcar a los consumidores que cada vez que compran un producto, también están apoyando un sistema de producción. Por eso queremos que apuesten por estas personas que lo están haciendo bien. Además de las fotos y los videos, a veces hacemos reuniones por Zoom para compartir información del proyecto. (Lea: Invertir en ganado de calidad, una apuesta que deja rentabilidad)

 

Tenemos algunas personas que siempre quisieron ser ganaderos pero que no tuvieron la oportunidad porque no tenían tiempo o sus papás fueron ganaderos y al mudarse a la ciudad no pudieron continuar con la actividad, entonces quieren retomarla. Entonces, Sosty es un canal para que todos podamos ser ganaderos sostenibles, y a nosotros nos parece muy grato ver a esas personas que desean volver al campo.

Es interesante ver cómo los hijos de los ganaderos participan en los proyectos o incluso los ganaderos jóvenes que entienden la importancia de conservar los bosques, de no realizar quemas, de cuidar los ecosistemas. Estas nuevas generaciones empiezan a adquirir más amor por la ganadería y posteriormente invitan a sus amigos y compañeros para que también se vinculen y apoyen la producción de alimentos de forma diferenciada.

 

 

CG: Justamente, hay una preocupación en la ganadería y el sector agropecuario por la falta de relevo generacional.

 

MRGJ: Exacto. Cuando tienes una nueva generación a la que le ofreces una aplicación donde miles de personas pueden ser ganaderos desde casa, el tema de la tecnología, la trazabilidad, todos esos componentes motivan a las personas. También estamos ayudando para que nuestros productores puedan certificarse en Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) y reduzcan su huella de carbono.

 

A veces no valoramos al ganadero o al agricultor y ellos pierden la motivación, lo que termina siendo un problema para la ciudad porque cómo se va a alimentar. Si nosotros le damos la importancia al ganadero, vamos a tener más alimentos y todos vamos a tener mejor bienestar, los productores, los trabajadores, las nuevas generaciones, y obviamente los animales.

 

 

CG: En cuanto a los ganaderos, cuando ustedes les presentan uno de sus proyectos, ¿qué opinan? ¿Es difícil convencerlos de vincularse a este nuevo modelo de negocio?

 

MRGJ: Al principio, el ganadero nos ve como un intermediario. Nosotros le explicamos que no somos intermediarios sino socios, porque no nos interesa las ganancias. Lo que les decimos es que nos interesa que les vaya bien, los apoyamos técnicamente y los ayudamos para que puedan salir al mercado y decir que son ganaderos que protegen los bosques, que capturan carbono. De esa modo, ese ganado se puede vender a un mejor precio que el que no tiene trazabilidad.

 

Por su parte, los ganaderos dicen que les parece muy chévere que ya no tienen que estar buscando ganado porque a veces ese comercio puede ser complicado. Nuestra idea es ser un soporte para ellos, brindarles un equipo técnico y de comercialización a su disposición. A través de nosotros, los productores no tienen que incurrir en altos costos para diferenciarse en el mercado, sino que nosotros brindamos ese soporte. Obviamente participamos en el proyecto pero al final las ganancias son superiores cuando trabajamos en equipo y vendemos en gran volumen.

 

 

CG: El inicio de ustedes coincidió con el Paro Nacional que se presentó el año pasado en mayo y junio y que afectó gravemente al sector agropecuario. ¿Cómo fue para ustedes arrancar en medio de esa coyuntura y cómo les ha ido haciendo empresa?

 

MRGJ: Realmente es un reto y un aprendizaje. Siempre hay cosas por mejorar. Cuando arrancamos el primer viaje, para esa fecha los camiones que estaban transportando ganado en el Llano los detenían, los abrían y soltaban a los animales. Los transportadores nos decían que no podían movilizarse, siempre se han presentado retos así. Ahora tenemos el problema de las vías, que por el invierno se vuelven intransitables o incluso las cierran y los transportadores tienen que dar vueltas más largas. Entonces a nosotros nos toca pensar en un plan B para solucionarlo.

 

Otro problema es la escasez de ganado, porque cuando vamos a comprarlo a veces no encontramos. Nos toca buscar con los productores o mirar cómo hacemos para seguir avanzando. Siempre habrá obstáculos, lo importante es tomarlos de la mejor manera y entender que son aprendizajes. Ese tipo de dificultades son oportunidades de mejora y eso es lo que nos motiva, porque sabemos que eso que sucede es lo que le sucedería al ganadero. Entonces siempre pensamos en cómo ayudarlo para que pueda transportar sus animales o que pueda tener un apoyo técnico. A la final, que todos se sientan beneficiados de lo que estamos haciendo.

 

 

CG: Luego de hacer un balance de este año, ¿cómo se sienten ahora y se ven en el futuro?

 

MRGJ: En este momento nos sentimos muy motivados porque las personas se sienten felices de participar. Para nosotros es muy grato ver abuelos que van con sus nietos a visitar las fincas, y ver sus caras de felicidad al ver el ganado es algo que nos llena de orgullo. A todos los inversionistas les decimos que vengan de vacaciones a la finca a ver su ganado, que no es nuestro, es de ellos.

 

Los ganaderos también nos agradecen al tener ese ganado porque el banco no les prestaba o porque no tenían suficiente capital para mantenerlos. Todo ese tipo de cosas son las que más nos motivan a nosotros. (Reportaje: Contratos al partir, una forma de invertir sus animales para obtener utilidades)

 

Para el futuro, nos vemos en todo el país y luego en los principales países de Latinoamérica, que promuevan proyectos de ganadería sostenible. La idea es eventualmente unir al 80 % de los ganaderos del país que son pequeños y están solos, por así decirlo, y ayudarlos para que sean grandes ganaderos. Así mejorarán el nivel de vida de sus familias y de sus trabajadores. Que finalmente las ganancias no se queden en los intermediarios sino que vayan directamente a esos ganaderos que son los que nos permiten que nos alimentemos, esas son las personas que más ganancia deberían recibir.

 

Esa es nuestra misión y en 5 años nos vemos como la plataforma número uno de Latinoamérica de producción de alimentos sostenibles.