Así influyen las variaciones climáticas en el cultivo de arroz

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Diciembre 2020
compartir
ganadería, ganadería colombia, ganadería colombiana, contexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, cultivo de arroz, arroz, rendimiento cultivo arroz, desarrollo cultivo arroz, variaciones climáticas arroz, condiciones climáticas cultivo arroz, ganaderos, agricultores, ganaderos colombia
En la investigación no se observó relación entre la tasa de fotosíntesis a nivel de hoja y el rendimiento. Foto: freepik.es

La productividad del cultivo del arroz está influenciada por las condiciones climáticas como la radiación solar, temperatura y disponibilidad de agua. Conozca cómo incluyen estos en el rendimiento de este cereal en condiciones tropicales.

 

Durante la etapa vegetativa y reproductiva del cultivo del arroz se observan diversos factores que influyen en el desarrollo, rendimiento y éxito del cereal. Colombia es un país en el que se maneja este producto en varias regiones del país, que son diversas en sus condiciones de suelo, climáticas, entre otros factores. (Lea: Un uso del arroz que usted desconoce)

 

En el país, se realizan las siembras de arroz durante todo el año, por lo que es necesario identificar fechas de siembra donde se obtenga alto rendimiento, así como qué factores fisiológicos y climáticos influyen de forma significativa en este.

 

A partir de esto, Yeison Mauricio Quevedo Amaya, José Isidro Beltrán Medina y Eduardo Barragán Quijano hicieron una investigación en la Universidad Nacional de Colombia en donde se evaluó la identificación de variables climáticas y fisiológicas asociadas al rendimiento del arroz en condiciones tropicales.

 

Es decir, maximizar el rendimiento y mantener una buena productividad en fechas de siembra bajo condiciones ambientales óptimas y deficientes, respectivamente.

 

El arroz es el segundo cereal más cultivado en el mundo después del maíz con un estimado en producción de 750 billones de toneladas (2020, FAO), de los cuales se comercializa internacionalmente sólo el 5%  y en Colombia con una producción estimada de 2.2 millones de toneladas en el mismo año (induarroz).

 

Las condiciones climáticas afectan directamente la fisiología y el rendimiento del cultivo, por lo que el cambio climático ha generado alteraciones con mayor frecuencia alrededor del mundo y en Colombia esto ha sido muy evidente, pues acorde con modelos de simulación, se ha producido una aumento entre 5 y 7°C y una disminución aproximada del 10 % de precipitación entre el periodo de 2005 – 2010.

 

Por lo tanto, de acuerdo a la Revista Facultad Nacional de Agronomía volumen 72 N° 1 2019, el experimentó se realizó en una región productora de arroz en el norte de Tolima, específicamente en Armero - Guayabal durante los años 2015 y 2016, en el que se establecieron 10 fechas de siembra, con un diseño en bloques completos al azar en un arreglo de franjas divididas. (Lea: ¿Cómo sembrar arroz?)

 

En este sentido, se determinaron las siguientes fechas de siembra: noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto. En cada fecha de siembra se hizo un seguimiento a las condiciones climáticas y se evaluó el crecimiento, desarrollo y rendimiento de las plantas de arroz.

 

Además, la tasa fotosintética se analizó en cuatro fechas de siembra, por lo que se encontró que más relación tienen con el rendimiento son la altura de la planta, el índice de área foliar y la acumulación de masa seca entre los estados fenológicos 37 y 49, mientras que, un único factor abiótico que estuvo altamente relacionado con el rendimiento fue la radiación solar entre los estados fenológicos 51 a 77.

 

Finalmente, cuando se alcanzaron valores óptimos de cada una de estas variables se obtiene un rendimiento superior a los 9.500 kg ha. Además, no se observó relación entre la tasa de fotosíntesis a nivel de hoja y el rendimiento. (Lea: Investigación genética abre puerta a revolución en el cultivo del arroz)

 

Fuente: Revista Facultad Nacional de Agronomía volumen 72 N° 1 2019, FAO, Induarroz