¿En qué consiste la agricultura biointensiva?

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Mayo 2022
compartir
metodo biointensivo de cultivo
La agricultura o método biointensivo de cultivo que no requiere de productos químicos o maquinaria, por lo cual puede ser adoptado por pequeñas comunidades. Foto: encolombia.com

El método biointensivo de cultivo que no requiere de productos químicos o maquinaria a pequeña escala que puede ser adoptado por pequeñas comunidades. Estos productores pueden utilizar los recursos existentes para lograr muy altos rendimientos.

 

El portal Bionica explica que la agricultura biointensiva es un sistema de agricultura orgánica que se enfoca en lograr rendimientos máximos en un área mínima de tierra, al mismo tiempo que aumenta la biodiversidad y mantiene la fertilidad del suelo.

 

El objetivo del método es la sostenibilidad a largo plazo sobre la base de un sistema cerrado. Es particularmente eficaz para los jardines en patios y los pequeños agricultores de los países en desarrollo, y también se ha utilizado con éxito en granjas comerciales de pequeña escala.

 

Es un sistema de producción natural, orgánico, ecológico y sostenible sin químicos, semillas híbridas o maquinarias agrícolas pesadas para lograr un autoconsumo familiar y con mayores rendimientos en poco espacio. (Lea: ¿Qué es la agricultura sintrópica?)

 

Se basa en varios principios que pueden adaptarse a cualquier clima y realizarse con técnicas manuales y herramientas sencillas. Con ello se busca lograr una producción de cultivo intensivo con base en una cultura de sostenibilidad en pro de los recursos naturales y la calidad de vida.

 

Según sus defensores, brinda una solución a la seguridad alimentaria familiar y a la soberanía alimentaria frente a problemas como la contaminación y destrucción del medioambiente, el agotamiento de los recursos naturales, la dependencia de los combustibles fósiles y el cambio climático.

 

De acuerdo con el portal En Colombia, el método de cultivo biointensivo fue desarrollado por John Jeavons en 1971. Sus postulados defendidos por otros expertos sostienen que los agricultores que utilizan técnicas biointensivas tienen el potencial de:

 

  • Usar entre un 67 % y un 88 % menos de agua que los métodos agrícolas convencionales.
  • Utilizar 50 % a 100 % menos fertilizante comprado (orgánico, disponible localmente).
  • Ahorrar hasta un 99 % de energía frente a la agricultura comercial, mientras usa una fracción de los recursos.
  • Producir de 2 a 6 veces más alimentos con rendimientos intermedios, suponiendo un nivel razonable de habilidad del agricultor y fertilidad del suelo (que aumentan con el tiempo a medida que se practica el método).
  • Producir un aumento del 100% en la fertilidad del suelo. (Lea: ¿En qué consiste la práctica de la permacultura aplicada a la ganadería?)
  • Reducir en un 50 % o más la cantidad de tierra necesaria para cultivar una cantidad comparable de alimentos. Esto permite que más tierra permanezca en estado salvaje, preservando los servicios ecosistémicos y promoviendo la diversidad genética.

 

El sistema es utilizado en más de 150 países. Con él se busca una gestión eficiente en el uso del agua y mayor rendimiento por unidad. Además la labranza no es necesaria, promueve la autosuficiencia, no utiliza maquinarias agrícolas y se puede practicar en cualquier clima.

 

 

Técnicas o principios de la agricultura biointensiva

 

  1. La doble excavación: como finalidad mejorar las condiciones del suelo.
  2. Compost biointensivo: fabricarlos para nutrir el suelo.
  3. Sembrar lo más cerca posible: optimización de los diversos espacios para reducir insumos.
  4. Asociar cultivos: policultivos y otros sistemas para prevenir plagas y enfermedades.
  5. Cultivo de carbono: para generar abono orgánico.
  6. Cultivo de calorías: para satisfacer necesidades calóricas.
  7. Semillas polinizadas: las que no son híbridas, es decir las de polinización abierta.

 

Importancia de la agricultura biointensiva

 

Los beneficios del método de cultivo biointensivo son:

 

  1. Alimentos con altos valores nutritivos, uso eficiente de los recursos naturales, reducción de costos, productos libres de agroquímicos, mejoramiento y fertilidad del suelo. (Lea: La ganadería tiene potencial ecológico y todo está en manos de productores)
  2. También cosecha continua, sustento diario de las familias, control de plagas y enfermedades, mitigación al cambio climático, seguridad alimentaria, desarrollo sostenible, conservación del entorno y una mejor calidad de vida.