Patentes que le apuestan al cuidado del medio ambiente

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Diciembre 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Liliana Garzón, coordinadora de Innovación de la Vicerrectoría de Investigación y Transferencia, Daniel Barrera, Jairo Vanegas, polarización de la materia, materias primas con carga eléctrica, fabricación de pañales desechables, Víctor Marulanda, biocombustibles a partir de materias primas como las grasas animales, biodiesel de la palma de aceite, biojet de alta pureza
Una de las patentes le apuntó a la producción de biocombustibles a partir de de materias primas como las grasas animales, aceites usados de cocina y otras. Foto: hrs-heatexchangers.com

La Universidad de La Salle recibió este año, de manos de la Superintendencia de Industria y Comercio, dos patentes que avalan procesos de recuperación y reutilización de materias primas, y una más para ofrecer alternativas limpias al sector de los biocombustibles.

 

En nuestra universidad le hemos apostado por más de 11 años, a través de la investigación y la transferencia del conocimiento, a iniciativas encaminadas hacia la generación de impacto social, capaz de transformar las estructuras mismas de la sociedad colombiana", asegura Liliana Garzón, coordinadora de Innovación de la Vicerrectoría de Investigación y Transferencia de la institución. (Lea: Universidad Nacional obtuvo patente por proceso de fabricación de quesos)

 

Reutilización de materias primas

 

Los profesores Daniel Barrera, físico, investigador y coordinador del área de Física en la Universidad de La Salle, al igual que su colega Jairo Vanegas, químico y docente investigador, han dedicado los últimos nueve años a investigar sobre la polarización de la materia, lo cual dio como resultado la separación exitosa de materias primas con carga eléctrica o polioelectrolitos, empleadas en la industria de fabricación de pañales desechables, que ante la imposibilidad de tratarlas adecuadamente debía incinerarlas generando contaminación ambiental.

 

“La idea tomó fuerza y se convirtió en realidad a raíz de la preocupación en la Universidad por solucionar problemas que tuvieran incidencia y alto impacto en el medio ambiente. Lo que se hace es reutilizar esos residuos que deja la fabricación de pañales, en vez de incinerarlos, gracias al alto grado de pureza que se logra durante el proceso”, explica Barrera.

 

Por su parte, Vanegas asegura que esto se ha logrado creando una serie de líquidos iónicos que permiten, con procesos físicos simples, sin interacciones químicas, y usando cantidades mínimas de energía para separar los dos componentes, con una eficiencia cercana al 95 % y pureza del 98 %. Esto es lo que les permite ser reutilizados. (Lea: Diluyente de semen equino recibe patente de la SIC)

 

En cuanto a la segunda patente, surge como producto de la primera ante la necesidad de la misma industria pañalera de separar polietileno de alta densidad y celulosa. Los desarrollos y las pruebas se hicieron en los laboratorios de la Universidad de La Salle y el resultado fue una pureza similar a la anterior investigación.

 

El biojet colombiano

 

El profesor Víctor Marulanda, doctor en ingeniería química y profesor de Ingeniería Ambiental y Química de la Universidad de La Salle, ha tenido que ver con la tercera patente que recibió la institución en este 2019.

 

Se trata de la producción de biocombustibles a partir de materias primas como las grasas animales, aceites usados de cocina y otras, provenientes del cultivo de la higuerilla, que se combinan con etanol acuoso durante el proceso de reacción para bajar los costos de producción y encontrar la mejor alternativa al biodiesel de la palma de aceite, que en Colombia se produce con metanol importado proveniente de la industria petroquímica, por lo cual es tóxico y altera el carácter ecológico y renovable de los biocombustibles. (Lea: Universidad de San Gil logra patente por pulverización de panela)

 

“En uno de los laboratorios de la Universidad hicimos los procesos para perfeccionar el biocombustible inicial y convertirlo en biojet de alta pureza y calidad, y luego procedimos a radicar y solicitar la patente para este combustible de altísima especificación”, afirma Marulanda.

 

De esta forma, las patentes obtenidas por la Universidad de La Salle generan un impacto positivo y directo en los ecosistemas y en el medio ambiente, al evitar la incineración de residuos y posterior contaminación, y al aumentar la oferta en la canasta energética de los biocombustibles en Colombia. La pertinencia de estas investigaciones, además, lanza un mensaje en torno al necesario compromiso de la academia con la problemática socio-ambiental.