Recoger aguacate del suelo fomenta actitud de cultura agrícola

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Enero 2015
compartir
Aguacate hass
Los frutos caídos en estado de descomposición pueden ser usados como materia orgánica. Foto: Cortesía.
Asohofrucol les recuerda a los productores del país la importancia de recoger los frutos que caen al suelo, por cultura y porque ayuda en la prevención del contagio de plagas como la ‘Neosilba batesi’.
 
Bien sea bajo el inclemente calor o después de una tempestad, los agricultores siempre deben tener presente mirar hacia el suelo, porque allí podrán estar las respuestas a los inicios del contagio de las plagas en frutas y verduras, y también, la solución para erradicarlas.
 
De acuerdo con Álvaro Ernesto Palacio Peláez, gerente general de la Asociación Hortifrutícola de Colombia, Asohofrucol, en el suelo se puede encontrar el porqué y la solución de la plaga ‘Neosilba batesi’, una enfermedad que afecta a todos los productores de frutas y verduras, y específicamente a los del aguacate en regiones como Antioquia, Valle, Cauca, Caldas, Risaralda, Quindío, Tolima y Santander, la cual deteriora el fruto y le da una apariencia rojiza. (Lea: La canela y la pimienta controlan plagas en el agro, según estudio)
 
El secreto para evitar el contagio de este o cualquier tipo de plagas está en la recolección de los frutos caídos, precisamente para controlar el ingreso de las enfermedades. Es más, hoy día, gracias a las capacitaciones que se brindan con el apoyo del Fondo Nacional de Fomento Hortifrutícola (Fnfh), los mismos productores son consientes de que hay que recoger las frutas que están en el piso, con el fin de que cualquier plaga perjudique el cultivo”, aseguró el dirigente gremial.
 
Y es que según información suministrada por parte de este gremio, uno de los temas que más se trabaja con los agricultores en los diferentes cultivos es el manejo integral de plagas y de enfermedades, el cual consiste en hacer uso de los agroquímicos y plaguicidas, la realización de podas y la recolección de frutos, en aras de mantener la producción fresca y sana. (Lea: El futuro frutícola de Colombia está en la producción industrial)
 
Si la gente usa este tipo de frutos podridos y los entierra, se produce la biodegradación y sirven en un futuro como materia orgánica y en alguna medida contribuirán a reducir el uso de fertilizantes; sin embargo, los agroquímicos no pueden quedar del todo por fuera de su uso porque también ayudan a combatir las enfermedades”, agregó el gerente de Asohofrucol.
 
Así funciona el proceso 
 
Por su parte, Jesús Rivera, ingeniero agrónomo de Asohofrucol, recordó que para convertir el aguacate podrido en abono orgánico es necesario contar con la asesoría de expertos en compostajes y tener espacios adecuados para el desarrollo de esta actividad.
 
“Debe ser un espacio limpio, que tenga luminosidad, que esté enmarcado en ladillo o tablas para que se pueda manipular fácilmente y también es clave mover cada 15 días la mezcla, para que se produzca mejor el abono y al cabo de 3 o 4 meses estaría listo, pero es importante contar con la asesoría de un ingeniero agrónomo para que no se produzcan enfermedades en el cultivo, como consecuencia del mal manejo del compost”, explicó Rivera. (Lea: Abonos orgánicos líquidos aceleran proceso de compostaje)
 
El ingeniero agrónomo de Asohofrucol también indicó que las ventajas que debe tener en cuenta el agricultor es que al recoger frutos, como el aguacate, que estén en estado de descomposición se pueden evitar la diseminación de enfermedades y se facilitan las labores culturales como la limpieza del cultivo. “Cuando se inicia la atapa de maduración es el tiempo perfecto para que los productores vean qué frutos se caen al suelo y cuáles ya se encuentran en estado de descomposición”, apuntó.