Sector arrocero trabaja en la reducción de la huella de carbono

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Octubre 2015
compartir
Cultivo arroz
Con el uso de esta herramienta el agricultor ahorrará 50 % del agua, 25 % en el uso de fertilizantes y 40 % en plaguicidas. Foto: Fedearroz.
En diálogo con CONtexto ganadero, Rafael Hernández Lozano, gerente general de Fedearroz, aseguró que con el AMTEC se reducen las emisiones de gases contaminantes con el medio ambiente. Indicó que los productores reducen sus costos gracias a este sistema.
 
Uno de los compromisos que adquirió el Gobierno colombiano, a través del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, es reducir en 20 % las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, GEI, para 2030. Ante tal responsabilidad, distintas instituciones, organizaciones y entidades gubernamentales y no gubernamentales dieron su apoyo a iniciativas encaminadas para que la producción sea arroz más rentable y amigable con el medio ambiente.
 
En el marco de la Coalición de Clima y Aire Limpio, CCAC (por sus siglas en inglés), compuesta por 50 países y otras corporaciones, y cuyo objetivo principal es el de disminuir las emisiones “contaminantes de vida corta” tal y como el gas metano, el carbono negro y los hidroflurocarburos, Colombia hace parte en el área de “Agricultura”, y específicamente en el componente de “Reducción de emisiones de gas metano en cultivos de Arroz”. (Lea: Aprenda la forma de ahorrar agua mientras cultiva arroz)
 
Dicho apartado es supervisado por el Instituto Internacional de Investigación de Arroz, IRRI, e implementado en Colombia por el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, con el apoyo de la Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz. Los objetivos de la primera fase son:
 
            * Producir una guía técnica y de políticas.
 
* Identificar prácticas de manejo, posibles incentivos, mecanismos de soporte técnico y barreras que enfrentan los productores.
 
* Enfocar las medidas de mitigación a la adopción del sistema “Riego y Secado Alternado” (Alternate Wetting and Drying, AWD, por sus siglas en inglés).
 
Al respecto, Rafael Hernández Lozano, gerente general de Fedearroz, dijo en diálogo con CONtexto ganadero que en la actualidad se desarrollan trabajos en las mediciones de la huella hídrica del cultivo del arroz, con el fin de evitar emisiones de carbono con base en prácticas que conllevan a ello.
 
“En ese sentido, estamos haciendo énfasis en el manejo del líquido vital y para ello usamos el AMTEC (programa de Adopción Masiva de Tecnología), con el cual se manejan aspectos como la adecuación de las tierras, el uso de fertilizantes, plaguicidas, también el agua y el medio ambiente. Con este sistema se tiene un impacto directo en esos objetivos: evitar las emisiones de gases de efecto invernadero”, afirmó el dirigente gremial. (Lea: Prepárese de la mejor manera por si su cosecha se retrasa)
 
Hernández Lozano recordó que con el uso de esta herramienta el agricultor ahorra el 50 % del líquido vital, es decir, que si antes estaba usando entre 15 y 16 mil metros cúbicos de agua por hectárea, hoy la cifra está entre 8.000 y 9.000.
 
También se ha logrado una reducción del 25 % en el uso de fertilizantes y el 40 % en plaguicidas, asimismo se ha conseguido el aumento de una tonelada o tonelada y media de arroz producido por hectárea”, explicó el gerente de Fedearroz. El dirigente agregó que estos logros no solo son del sector, sino que extienden a otras actividades agropecuarias, “para alcanzar esas metas debe haber un propósito de todos los sectores
 
El avance en la implementación de esta iniciativa ha permitido que representantes de diferentes entidades gubernamentales y no gubernamentales se comprometan en las actividades, avances y resultados obtenidos de esta primera fase del componente, que será de gran utilidad para la propuesta de la fase II.
 

Con el inicio de este componente, Colombia contribuirá con los programas de mitigación de cambio climático liderados por el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Agricultura, buscando en un futuro cercano construir un lazo mucho más fuerte que llevará a una cooperación encaminada a una producción de arroz rentable y amigable con los ecosistemas. (Lea: En Colombia las variedades de arroz sí importan)