US$875 mil dólares destinó la FAO para ayudar a pequeños productores

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Febrero 2013
compartir
Fao préstamos para pequeños productores.
Eugenia Serova, directora de la División de Infraestructura Rural y Agroindustrias de la FAO durante la firma del convenio con la FIDA. Foto: Prensa FAO.
Una alianza entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, FIDA, permitirá que las familias rurales accedan con más facilidad a la financiación.

El acuerdo firmado entre la FAO y la FIDA tendrá una duración de 3 años y busca ofrecer más herramientas políticas y materiales de capacitación para organismos del sector público, donantes, instituciones financieras y ONGs que trabajan para mejorar el acceso de los pequeños productores al crédito, a la posibilidades de ahorro y a obtener seguros.
 
Los pequeños productores y las empresas del sector sufren mucho debido a la falta de inversión. El objetivo de la asociación es contrarrestar la situación permitiendo que las diferentes instituciones bancarias aprendan a ofrecer productos financieros mejor adaptados y que brinden estrategias de gestión de riesgos, que hagan estas inversiones más atractivas y accesibles para las familias rurales. (Lea: Según FAO, invertir en agricultura es clave para erradicar la pobreza)
 
Para Michael Hamp, asesor de la FIDA en temas de financiación rural, el modelo que regirá, busca coordinación en el ámbito rural y la inversión agrícola. “No solo promueve el intercambio de información entre los interlocutores locales públicos y privados, apoya también un ambiente de intercambio de conocimientos y diálogo entre las regiones”, expresó Hamp.
 
En su momento, en el documento “El estado de la agricultura y alimentación 2012”, la FAO recalcó que si los pequeños productores del sector rural eran impulsados a invertir con facilidades, la economía rural sería viable desde todo punto de vista.
 
La organización pide que los planes de crédito destinados a los pequeños agricultores tengan en cuenta el ciclo agrícola y proporcionen opciones de pago flexibles que se ajusten a la liquidez de los pequeños agricultores, que tienen pocos ingresos entre la siembra y la cosecha.