Asoganyo, un ejemplo de cómo la unión hace la fuerza

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
10 de Mayo 2021
compartir
Asoganyo, leche, asociación, Gachetá, Cundinamarca, asociados, calidad, tanque de almacenamiento, centro de acopio, precio de la leche, ceba, cruderos, calidad de vida, fincas, Alpina, convocatoria, análisis, laboratorio, monitoreo, desastre natural, ganadería, ganadería Colombia, noticias ganaderas Colombia, contexto ganadero
Por medio de Asoganyo los productores de leche han conseguido un mejor precio con Alpina. Foto: Cortesía

La Asociación de Ganaderos de la Vereda Zaque sector Yonama (Asoganyo) de Gachetá, Cundinamarca, logró superar la adversidad de la naturaleza y ahora es una organización que sigue creciendo y consolidándose.

 

En su mayoría son ganaderos productores de leche aunque también hay algunos dedicados a la ceba y el beneficio es para todos los afiliados, independientemente de su actividad.

 

José Benito Díaz Quintero, es su representante legal, quien señaló que la Asociación nació de la idea de varias personas que buscaban tener un grupo que pudiera reunir la leche que se producía en sus fincas para conseguir un mejor precio porque en ese momento los cruderos pagaban muy barato. (Lea: Con laboratorio propio, asociación mejoró calidad de la leche y precio)

 

Unido a ellos estaba la idea de poder mejorar la calidad de vida de las familias de estas personas que tenían en común la producción de leche en sus fincas.

 

La organización nació en agosto de 2007. Inicialmente fueron 13 personas y hoy día agrupa a 31 socios de los cuales 22 están en producción y el resto están dedicados a la ganadería de ceba.

 

Una de las primeras actividades que realizaron luego de constituirse como asociación fue conseguir un lote para hacer el centro de acopio el cual fue construido por las mismas personas de la asociación y la Gobernación de Cundinamarca les colaboró con un tanque para almacenar la leche.

 

La comercialización de la leche no ha sido fácil aunque en 2013 se concretó la venta a Alpina y esto se logró gracias a unas convocatorias de comercio que había con las alcaldías y en las cuales se buscaban organizaciones que pudieran venderle a empresas como ésta.

 

En ese momento y todavía hoy Alpina les ayudaba haciendo, cada cierto tiempo, un análisis de la leche de cada uno de los asociados para determinar la calidad y así se iba monitoreando el producto para ir buscando la solución en los casos específicos en que había problemas.

 

Anteriormente se acopiaban alrededor de 300 litros diarios de leche y hoy día están en 600 aunque con la idea de seguir creciendo. (Lea: La calidad de la leche, factor clave para la rentabilidad del hato)

 

Sin embargo, no todo ha sido un camino fácil, también han sufrido tropiezos grandes como cuando en el año 2017 hubo un desastre natural el cual se llevó todo el centro de acopio y tres vidas de miembros de la asociación, quedando sin nada pero con ganas de salir adelante.

 

Afortunadamente la maquinaria la tenían asegurada y fue así como el seguro les dio un nuevo tanque de almacenamiento, a lo cual se sumó el trabajo y los aportes de algunas personas.

 

De igual manera, en los primeros días del desastre Alpina les recogía la leche en caliente día a día y ellos hicieron un acopio provisional rudimentario y cuando la aseguradora les dio el tanque volvieron a la normalidad en este sentido de almacenar y enfriar el alimento.

 

Así mismo con diferentes actividades como rifas se fueron recogiendo fondos y con la ayuda de otras asociaciones fueron levantando la cooperativa nuevamente para rehacer su centro de acopio. (Lea: Esta es la importancia de las asociaciones ganaderas)

 

También participaron en una convocatoria de la Gobernación de Cundinamarca para acceder a unos recursos que les permitió adquirir unos equipos de laboratorio para monitoreo y control de la calidad de la leche de los asociados y así poder determinar quiénes tenían problemas para que los pudieran corregir y así obtener un mejor precio, como en efecto lo lograron.

 

Pero no todo se reduce a la venta de leche a un mejor precio, sino que la Asociación busca apoyar a los afiliados en otros temas como mejoramiento de praderas, al igual que en la parte genética porque en la medida en que cada uno progresa lo hace la cooperativa en su conjunto.

 

En la parte de capacitación se cuenta con el apoyo de Fedegán-FNG que ofrece charlas de diferentes temas de interés para los ganaderos, algunas en convenio con el Sena y así mismo Alpina los ayuda y la misma alcaldía.

 

Igualmente, participaron en un programa de la Cámara de Comercio de Bogotá sobre Mejoramiento Productivo de 117 pequeños productores asociados con el cual se logró un incremento de la productividad, mejoramiento en los costos de producción, implementación de estrategias de alimentación como bloques nutricionales, y para el manejo de praderas se trabajó en la elaboración de fertilizantes a bajo costo como el estiércol.

 

También se trabajó con Corpoguavio que brindó visitas técnicas y de asesoramiento en términos ambientales, organizacionales y financieros y con el que se realizó la identificación de procesos productivos en los que se generan prácticas sostenibles.

 

A futuro esperan aumentar la producción y el acopio de leche, así como la calidad, al igual que mejorar genéticamente para que todos estén en un mismo nivel con lo cual se podría obtener un mejor precio.