Colfe, pequeños productores de leche con ganas de seguir creciendo

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
07 de Diciembre 2020
compartir
Fúquene, cooperativa, Colfe, Colfrance, leche, pequeños productores, proveedores, refrigeración, concentrados, economías de escala, valor agregado, centro de acopio, cantinas, tanques de refrigeración, silvopastoriles, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas Colombia, contexto ganadero
Colfe reúne a 27 productores de ganadería de leche de Fúquene, aunque se tienen 57 proveedores del líquido que no están afiliados pero trabajan unidos. Foto: Cortesía

Con más de diez años de creada la Cooperativa de Lecheros de Fúquene (Colfe) es una organización que viene creciendo y fortaleciendo su trabajo con los ganaderos de la zona.

 

Joaquín Páez, su actual representante legal y su padre, es uno de los 22 miembros fundadores de la Cooperativa que hoy día cuenta con 27 socios y 54 proveedores, como les dicen a aquellos ganaderos que les venden la leche.

 

La cooperativa nació desde la necesidad como comienza todo dice Páez para tratar de lograr un mejor precio por la leche que producían sus vacas.

 

Fue así como decidieron unirse para entregar la leche con un primer valor agregado que fue enfriarla y para ello se contó con el apoyo de la Secretaría de Agricultura que les brindó dos tanques de enfriamiento con capacidad de mil litros cada uno. (Lea: Ganaderías de la laguna de Fúquene, en la mira de los expertos)

 

Con el paso de los años fue creciendo la cooperativa y hoy día se tiene una producción de 2.800 litros, que entregan a una empresa que es muy estable en las compras tanto en la recepción como en el precio que es Colfrance.

 

Inicialmente cada socio tenía que llevar la leche hasta el centro de acopio, unos iban a lomo de mula, otros en moto o incluso a pie, pero al poco tiempo de constituida ya adquirieron un crédito para comprar un carro para que fuera recogiendo de finca en finca pero se hacía en cantina y ahora ya tienen un vehículo mejor, con un tanque para recoger el producto.

 

Actualmente tienen dos rutas la primera empieza a las 5 y media de la mañana hasta las 8 y de 8 a 10 de la mañana se realiza el segundo recorrido, se hace de domingo a domingo. No importa la hora en que se haga el ordeño porque así sea por la tarde se deja refrigerada hasta la mañana siguiente cuando pasa el camión.

 

En la actualidad son 27 socios y todos son pequeños productores que ofrecen una producción entre 10 y 40 litros de leche diarios.

 

Fúquene está dividido en dos partes, la ladera y el llano o el plano que es donde está la cuenca del río Suárez, y que corresponde a lo que se conoce como el altiplano Cundiboyacense que comprende desde la Sabana de Bogotá hasta Chiquinquirá. (Lea: Disminuye producción láctea en Fúquene por inundaciones atípicas)

 

En la ladera cuentan con unos pastos muy selectivos, que no se dan en la parte plana como el raigrás y el trébol rojo y el blanco, lo cual hace más gustosa y apetecida la leche que allí se produce porque tiene mejor calidad.

 

Sin embargo, la mejor vaca en la ladera produce entre 18 y 20 litros diarios, mientras que en el plano hay algunas que llegan hasta 40 litros, pero para ello deben hacer una inversión más alta, señala Páez.

 

La infraestructura de la cooperativa consta de una construcción de 180 metros cuadrados donde se tiene un espacio para el concentrado porque dentro de los pasos que ha dado Colfe está la compra al por mayor de este producto para venderlo a los asociados y a los 57 proveedores de leche, con un precio más cómodo que si lo adquiere cada uno por su lado.

 

Además, ofrecen el servicio de domicilio del concentrado, de manera que cuando pasan a recoger la leche le llevan el producto que el ganadero necesita.

 

Adicionalmente, el pago no es inmediato sino que cada 15 días la cooperativa paga la leche a quienes les venden y de allí se descuenta lo que corresponde al concentrado. (Lea: Acuerdan acciones para preservar la laguna de Fúquene)

 

También a futuro se ha pensado en procesar la leche, pero se sabe que eso requiere de una inversión un poco alta y por el momento no tienen esos recursos. De hecho Páez ya ha hecho la prueba a nivel personal de preparar cuatro litros de yogur que le cuestan alrededor de $8.000 cada uno, cuando un producto de marca cuesta $12.000, lo que demuestra que vale la pena incursionar en dicho negocio.

 

Este año por la pandemia han sentido el efecto en el aumento en el precio del concentrado ya que la empresa que les vende argumenta que no llegan las materias primas o lo hacen a un mayor costo.

 

Así mismo, la COVID-19 les incrementó los costos al tener que adquirir los elementos necesarios de protección y de desinfección que es algo que no estaba previsto en los planes del 2020.

 

En cuanto al precio de la leche, señaló, que últimamente han bajado porque dicen que están “enlechados” cuando solo hasta hace mes y medio comenzó a llover y antes fue un verano duro porque en la ladera con un mes que deje de llover los pastos se resienten y la recuperación es difícil.

 

En la zona se cuenta con sistemas silvopastoriles que han dado un resultado muy positivo en la medida de la calidad de los pastos y que se han evitado las escorrentías en la parte de la ladera porque las mejores tierras están alrededor de la Laguna de Fúquene. (Lea: Ganaderos del Valle de Ubaté temen llegar a la quiebra)

 

Entre los planes de 2021 están los bancos de forrajes para prevenir y tener alimento para el ganado en la época de sequía que dura hasta tres meses y eso obliga al ganadero a tener que salir de sus animales a menores precios porque la vaca deja de rendir como lo hace normalmente.

 

“Tenemos que pensar primero como agricultores para poder saber qué vamos a cosechar para poder ofrecer a nuestros animales y no hacer lo contrario, meter primero los animales y después mirar con qué lo van a alimentar”, indica.

 

Para los silos del próximo año se sembraría avena forrajera y maíz porva que es como de doble propósito y porque es lo que los productores saben cultivar y cosechar, además es un trabajo conjunto y de acuerdo a la experiencia cuando se siembra una o dos hectáreas los costos de producción bajan y el bulto de silo de 50 kilos puede salir en $4.000 cuando comprarlo por fuera cuesta $14.000 en tiempo de sequía.

 

Adicionalmente se quieren impulsar las Buenas Prácticas Ganaderas y pensar como pequeños empresarios para sacar productos de buena calidad.

 

De igual manera están presentando un proyecto sobre insumos agropecuarios para el programa de alianzas productivas del Ministerio de Agricultura, que consiste en un kit para cada socio que incluye semillas, mecanización, fertilización, entre otros.

 

También le están apostando a ayudas por el lado de mujer rural para un proyecto avícola.