Eustorgia Méndez, productora que sueña con mejores oportunidades para el agro colombiano

Por: 
Melanny Orozco Zabala
08 de Junio 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, eustorgia méndez, ingeniera agrónoma, sueño del campo, políticas del agro colombiano, Agro Colombiano, falta políticas pequeños y medianos ganaderos, medianos y pequeños ganaderos, crecimiento del campo del país, magangué, ganaderos Magangué, ganaderos colombia, ganaderos
Eustorgia lleva más de 25 años vinculada con el sector, trabajando día a día de la mano de agricultores y ganaderos. Foto: Cortesía.

Eustorgia Méndez Pérez es una mujer de 53 años que ha trabajado de manera apasionada por el campo del país durante muchos no solo como profesional, sino también como productora. Conozca más detalles acerca de su historia.

 

Nació en el municipio de Magangué, Bolívar hace más de 50 años en una familia de agricultores y amantes del campo. Hoy es una madre de dos hijos que día a día se despierta para brindarles lo mejor de ella, gracias a su incansable trabajo en el sector rural como agrónoma y como productora pequeña, tal cual como ella se considera. (Lea: Milagro Ojeda, una mujer con las botas bien puestas para el campo)

 

Es una mujer apasionada por el campo que práctica fervientemente la religión católica, pues de acuerdo como lo indica “ama a Dios sobre todas las cosas”. Eustorgia además de ser una ganadera, es una ingeniera agrónoma de profesión con especialización en producción animal con énfasis en rumiantes.

 

Así empezó todo

 

“Mi padre llamado Pedro Rafael fue agricultor –hoy está retirado de la actividad–, con él aprendí a hacer muchas cosas en sus cultivos de algodón, a pequeña escala. Durante otros años lo ayudaba en sus cultivos de tomate, yuca, ajonjolí, sorgo, etc; pues todo dependía de los precios del mercado y del clima”, manifiesta Méndez.

 

Tiempo después, terminaron incursionando en la ganadería cuando iniciaron los fenómenos climáticos, con 7 meses de verano en algunos años. Razón que llevó a la desaparición de los cultivos que se sembraban en la región.

 

Todo comenzó desde hace 10 años, “cuando iba el ingeniero agrónomo Julio Flórez (Q.E.P.D) a visitar el cultivo de mi papá, a ver las plagas que tenía y a hacer control de malezas. Desde ese momento me di cuenta que eso me llenaba de emoción y que quería ser como él, es decir, saber de todas esas cosas, cómo cuidar y curar las plantas”, expresa Méndez.

 

Para el caso de la ganadería, su amor por esta labor inició siendo profesional en el campo hace 27 años, donde entró a asistir cultivos de arroz bajo riego en la empresa del agrónomo, zootecnista y ganadero el doctor Ricardo Botero Maya (Q.E.P.D), quien fue su maestro y mentor en la producción ganadera y en los sistemas silvopastoriles. “Para ese entonces recuerdo que le decían que estaba loco por sembrar árboles en los potreros, pues en esa época se hacía todo lo contrario: cielo y hierba”, detalla Méndez.

 

Esos 10 años en los que trabajó en la empresa de Botero fueron de total aprendizaje en muchos proyectos que hicieron juntos bajo la metodología del ensayo y error. Estos estaban enfocados en producción de forrajes para conservación ya sea como heno o ensilajes, pruebas de nuevas pasturas como la llegada de las guineas mombaza y tanzania al país.

 

Una mujer trabajando en el campo

 

Cientos de años atrás, el mundo pensaba que las mujeres no tenían la fuerza para trabajar en el campo, pero hoy está demostrado que el género femenino tiene la fortaleza y a la vez delicadez, para desarrollarse en el sector rural.

 

“Considero que las mujeres estamos capacitadas para realizar el trabajo en el campo a la par del hombre, pues debo enfatizar que la única limitante para una mujer, fácilmente superable, es la fuerza bruta”, precisa Méndez.

 

Sin embargo, hay trabajos en el campo que por su delicadeza, como por ejemplo, la siembra de semillas en semilleros, se le asignan a mujeres.

 

Mi trabajo en el campo me ha dado muchas satisfacciones personales, pues he conocido mucha gente de la que he aprendido y me han tratado con respeto y cariño. Hoy tengo colegas, productores que me honran con su amistad y apoyo, y esto me ha llevado a compartir mis conocimientos en agricultura en todo el departamento de Bolívar como instructora del SENA y asistiendo a cada productor o empresa que atiendo con mis asesorías”, asevera Méndez. (Lea: Mariana, una ganadera que quiere hacer país)

 

Una ingeniera agrónoma y ganadera

 

Eustorgia es una ingeniera agrónoma con conocimientos y experiencia en zootecnia, pues por más de 25 años ha trabajado en el sector agropecuario, es decir con ganaderos y agricultores.

 

“Estuve trabajando con la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) y con el Fondo Nacional de Ganado (FNG) cuando el presidente ejecutivo José Félix Lafaurie Rivera iniciaba en el gremio y cuando Carlos Osorio Neira estaba como gerente técnico, quien ya conocía mi trabajo con las Escuelas de Mayordomía. Por eso me llamó a hacer parte del equipo, asesorando a los medianos y pequeños ganaderos del sur de los departamentos de Bolívar y Magdalena a través del [email protected] de Magangué en la Cooperativa de Mercadeo de Cárnicos del Sur (COMERCASUR)”, afirma Méndez.

 

En este programa se sintió feliz y realizada, pues pudo poner todos sus conocimientos a la disposición de los productores, así como también aprender mucho de otros expertos, es decir, era un gana – gana.

 

Proyectos como los Círculos de Excelencia y Asistegan de gran impacto en los medianos y pequeños ganaderos respectivamente, fueron de gran acogida y de alto impacto para los productores. Asociamos a los pequeños productores de la región, pues creamos más de 10 asociaciones, entre ellas Asogajuan a la cual pertenezco, siento este uno de los más grandes activos que tenemos”, dice Méndez.

 

El campo colombiano

 

Eustorgia considera que el campo del país ha crecido mucho, pero que aún tiene que muchos aspectos en los cuales se deben invertir.

 

“Hace falta una verdadera política pública de largo plazo hacia el campo, en la que se tenga en cuenta al pequeño ganadero y agricultor con asistencia técnica, créditos con intereses bajos, capacitación, canales de comercialización o contratos forward, así como garantías de un precio justo de compra, infraestructura en vías terciarias para que puedan sacar sus productos y que en lo posible, ellos estén involucrados en los procesos de transformación y comercialización”, sostiene Méndez.

 

Esta profesional sostiene que los pequeños ganaderos son el 88 % del total de trabajadores del campo del país de acuerdo al Censo Agropecuario del 2014, resumiendo que los recursos del campo realmente sean invertidos en el campo “como lo expresó José Félix Lafaurie Rivera en sus 5 artículos de La plata del campo… para el campo”, añade.

 

Un sueño que quiere que se haga realidad

 

Finalmente, su gran sueño es que no se importen productos agropecuarios, pues considera que el país tiene los insumos para ser grandes exportadores de productos agrícolas y ganaderos, solo que aún faltan las herramientas que serían aportadas por las políticas agropecuarias de corte futurista.

 

“Es fundamental, darle la importancia que merece el pequeño productor, tecnificar el campo, innovar para esta altura de lo que exigen los mercados internacionales, crear clúster en las regiones con denominaciones de origen, pues somos un país biodiverso, entre tantas tareas para engrandecer el agro colombiano”, concluye Méndez. (Lea: Nayibe Sarmiento, productora que sueña con volver su ganadería más sostenible)