Hacienda Chicamocha, producción de alta calidad con vocación ecológica

Por: 
Pedro Fonseca
03 de Octubre 2016
compartir
Hacienda Chicamocha, yogur Zörba, producción yogur griego, elaboración yogur griego, bebida Zorby, producción ecológica, ganadería Hacienda Chicamocha, historia Hacienda Chicamocha, propietario Hacienda Chicamocha, producción yogur griego Zörba Hacienda Chicamocha, Hacienda Chicamocha Cundinamarca, acondicionador orgánico, acondicionador Biochic, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
La Hacienda Chicamocha produce una leche de alta calidad para la elaboración del yogur griego Zörba. Foto: zorbayogurt.com
La Hacienda Chicamocha, HCH, es una empresa ganadera con una historia reciente pero con gran potencial. Hoy en día es un ejemplo de producción láctea en Cundinamarca y en el país por la calidad de sus productos y sus prácticas ecológicas.
 
Los inicios
 
La Hacienda Chicamocha SAS fue concebida por su propietario, Mario Bolívar, como un hato lechero de 50 vacas de raza Simmental pura de alta genética, traídas como embriones congelados de Europa en 2011.
 
Está ubicada a 50 kilómetros al sur de Bogotá, en el municipio de San Antonio de Tequendama, adelante del Salto de Tequendama por la vía a Mesitas del Colegio. Está localizada en medio de un santuario ecológico, compuesto por más de 500 hectáreas de bosque nativo que pertenecen al municipio.
 
“Primero se creó el hato pero se veía que la leche se comercializaba a muy bajo precio”, contó Jaime Andrés García, director general de la empresa HCH. (Crónica: Tierra Buena, una ganadería responsable con el medio ambiente)
 
Un año después, el propietario contactó a una empresa española para darle valor agregado a su leche. En esa época, viajó a la ciudad de Santiago de Compostela, en España, en donde visitó una planta que producía yogur griego y de allí nació la idea de elaborar su propio derivado lácteo con la leche de sus vacas.
 
Al regresar de Europa, inició las negociaciones para instalar los equipos necesarios. En octubre de 2013, logró la primera producción de yogur griego Zörba ultrafiltrado. A partir de 2014 normalizan la fabricación del yogur e ingresan a mercados nacionales e internacionales.
 
“Se produce una leche con un contenido de grasa y proteína bastante alto, lo que nos ayuda a la formación del yogur griego Zörba y la bebida láctea Zörby, productos que ya tenemos en las grandes superficies”, aseguró García.
 
Manejo de los animales
 
De acuerdo con García, el primer paso que dieron para consolidar su producción fue mejorar la dieta de las vacas, con pastos de alta calidad, que han sido tratados con abonos orgánicos y fertilizantes.
 
Esto, por supuesto, ofrece un contenido altamente nutricional, que se ve reflejado en la cantidad y calidad de leche que producen los rumiantes. Hoy en día, sus hatos albergan 300 cabezas de ganado de razas Simmental y Jersey. (Crónica: Granja Ecológica Agroindustrial: una apuesta por el medio ambiente)
 
El primero de ellos está construido bajo parámetros alemanes donde se encuentran 130 vacas en producción permanente, que ofrecen 2.500 litros diarios. Por su contenido de sólidos totales, esta leche podría venderse en el mercado a $1.500 el litro. Sin embargo, toda la leche la destinan a la elaboración de sus propios productos, del cual se destaca el yogur Zörba.
 
El segundo hato tiene 50 terneras lactantes y 50 novillas de levante en establo permanente, así como 70 vacas horras (que no son productivas) en praderas con pasto kikuyo.
 
“Estamos trabajando con genética austriaca. Lo que estamos haciendo es un trabajo en conjunto con la nutrición y los forrajes, para obtener leche de calidad que nos exige la planta”, precisó Carolina Forero Rojas, zootecnista y directora operativa de la hacienda.
 
Al igual que el resto de los ganaderos del país, el fenómeno de El Niño y el intenso verano afectó el crecimiento de los pastos de la Hacienda Chicamocha, aunque tienen la fortuna de contar con fuentes hídricas cercanas al predio.
 
Somos privilegiados porque parte de la finca es reserva forestal, y contar con esos árboles nos ha beneficiado en los períodos de sequía”, señaló García. (Lea: Camine 70 pasos y comprenda cómo funciona un clúster ganadero)
 
Producción ecológica
 
La Hacienda cuenta con un ordeñador de 12 puestos, bodegas para almacenar los concentrados, salas de enfermería, corrales de control, laboratorio de embriones, maquinaria con mezcladores, tractores, picapastos y vehículos de transporte de leche y carga.
 
Para la elaboración del yogur y la bebida láctea, a los que se suman el queso ultrafiltrado Fátima, la Hacienda Chicamocha ha logrado desarrollar un proceso biológico y natural que reporta un alto índice de sostenibilidad empresarial, ambiental y social.
 
Para el manejo de los desechos, tanto del ganado como de la producción de yogur, decidieron importar desde Europa una planta biodiogestora que permite tratar los residuos orgánicos obteniendo como resultado biogás (CH4) al 90 % de pureza y un abono formulado para los pastos.
 
Este es un acondicionador orgánico, de nombre Biochic, que está certificado como insumo orgánico. “Se vio la necesidad de crear la planta de biofertilización con nuestros biodigestores, y ahí es donde tenemos el abono orgánico”, indicó el director de la empresa.
 
El acondicionador también se comercializa para abonar y habilitar suelos, logrando sobresalientes resultados en productividad de pastos, maíz, palma de aceite y papa, con un retorno económico importante.
 
Por ejemplo, gracias a la aplicación de este producto, aumentaron los períodos de corte de pasto en el año. Lograron pasar de obtener 1,8 kg/m2 a 3,2 kg/m2 en cada corte. (Lea: 'Lechenela', una innovación de los productores de Rionegro)
 
No volvimos a hacer fertilización química, sino que todo el proceso de acondicionamiento de los pastos se hace con el abono Biochic”, comentó García.
 
Además de la planta de tratamiento del estiércol, cuentan con un equipo para el tratamiento de aguas residuales tanto de la casa como la fábrica de yogur. El líquido se reutiliza para el lavado de establos y riego de potreros, aprovechando todo el recurso obtenido a través de la concesión.
 
El yogur Zörba y otros productos
 
El equipo de la empresa está conformado por García y 16 personas más, entre médicos veterinarios, zootecnistas, ambientalistas, ingenieros de alimentos y electromecánicos, microbiólogos, administradores y personal de apoyo.
 
La elaboración del yogur se hace de acuerdo a los estándares europeos. Está hecho sin almidones ni sustancias químicas atípicas para espesar el producto, a través del proceso de ultrafiltración de la leche que elimina el exceso de suero y lactosa, concentrando la proteína y la grasa para garantizar la cremosidad del producto.
 
 “Hemos participado en varias ferias y eventos nacionales donde nos han premiado por nuestra genética bovina y nuestros productos”, afirmó el director general de HCH. (Blog: ¿Qué tipo de yogur es mejor incorporar a la dieta y por qué?)
 
Además de vender el yogur en las principales cadenas de supermercados del país, en un precio de venta al público que oscila entre $3.900 y $4.100, la empresa también cuenta con las tiendas Zörba en varias ciudades, en donde ofrecen sus productos. En el futuro, la compañía pretende ampliar su portafolio y elaborar helados, postres y otros derivados lácteos.