Analizar datos es la clave para reducir costos en el sector porcícola

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Noviembre 2015
compartir
Alimentación cerdos
Los porcicultores tienen la tarea de registrar y analizar los datos de la producción de sus granjas. Foto: CONtexto ganadero.
En diálogo con CONtexto ganadero, Érik Morales Herrarte, experto en costos de producción del sector porcícola, dio a conocer las pautas para ahorrar recursos. La clave, según él, radica en analizar las cifras que se reúnen en la granja, no solo en tenerlas registradas. 
 
El médico veterinario-zootecnista aseguró que para lograr este objetivo los porcicultores no deben centrarse en la eliminación de ítems que hacen parte de la canasta productiva, sino en trabajar en el aumento de los niveles de eficiencia.
 
Solo hay pocas formas de reducir los costos de producción. Uno de ellos es aumentar los kilos por cada animal. Otro que también funciona es disminuir los valores fijos, mediante el incremento del precio de venta de los cerdos, aunque no está en la manos de los productores, porque es el mercado quien lo establece. Asimismo, es necesario que los porcicultores conozcan todo aquello que compone a la canasta”, indicó el experto guatemalteco. (Lea: Españoles buscan dietas ideales para los cerdos de ceba)
 
Por ello, el experto, que asistió al Seminario de Actualización Técnica organizado por la Asociación Colombiana de Porcicultores, Asoporcicultores, y el Fondo Nacional de la Porcicultura, FNP, recordó cuáles son esos rubros básicos que hacen parte de la canasta de costos, teniendo en cuenta que cada granja es diferente.
 
“Para algunos es el bombeo de agua, un recurso que pueden tener disponible de manera inmediata o no; la misma infraestructura, que si no se tiene en buenas condiciones o si no hay (infraestructura), los costos se incrementan; otro es el alimento y es tal vez el que más afecta al bolsillo de los productores, debido a los comodities que tienen, a las importaciones y su precio volátil”, manifestó Morales.
 
De acuerdo con José Fernando Naranjo Rátiva, director del Área Técnica de Asoporcicultores – FNP, dentro de la estructura de los costos que tiene un porcicultor en Colombia, el 75 % está relacionado con la nutrición de cerdos, que es a base de concentrados de maíz o soya, producidos en las casas comerciales.
 
Los porcicultores tienen que pensar en la reconversión alimenticia. Si se tuvieran comederos en buen estado, el desperdicio de comida se podría reducir en 5 %. Otro aspecto a tener en cuenta es la disminución en la cantidad de comida que se le suministra al lechón destetado, ya no son necesarios 7 kilos, ahora son 5, esos 2 kilos restantes son sinónimo de vivir o morir en esta industria. Finalmente, una opción para el productor es que produzca la comida que le va a dar a los animales”, amplió el médico veterinario. (Lea: La alternativa alimenticia para porcinos está en la soya)
 
Morales también hizo énfasis en otros rubros que influyen en el incremento del valor de la canasta de producción, como los medicamentos y la mano de obra, aspectos que no se deben eliminar, si se optimizan al momento de su uso, teniendo en cuenta las prácticas de manejo del porcicultor en la granja.
 
“Hay un sistema de control estadístico, en el cual se mide cada uno de los ítems mencionados anteriormente, se evalúan los procesos de la granja y así se puede determinar qué parte del proceso es el más sensible y cómo se puede atacar. Generalmente, no es por medicamentos o mano de obra, tiene que ver con la habilidad para mejorar la tasa de parto, el proceso de destete, el alcanzar a un peso óptimo, entre otros”, señaló el experto.
 
Tenga siempre en cuenta los datos
 
Para el guatemalteco, “lo que no se mide, no se puede comparar ni mejorar”. Agregó que “todo el sistema de producción debe estar en proceso de mejoramiento continuo y está compuesto por varios pilares: la identificación, el registro, la medición, la comparación y los ajustes, para alcanzar el objetivo. Si no se toman esos datos, se navega a la deriva”.
 
En ese sentido, hay varios registros a tener en cuenta, entre ellos el consumo de los alimentos a diario o por cada animal, la ganancia de peso y el consumo de agua. (Lea: Aprenda cómo producir carne de cerdo inocua)
 
En el dato en sí no hay nada, en el análisis está el secreto. He trabajado en esta industria por más de 25 años y me he dado cuenta de que el futuro está en la comunicación y en la eficiencia de la producción. Antes en Estados Unidos se desperdiciaba el maíz, hoy día sus sobrantes se usan hasta para las camas y ahí está el quehacer de la actividad, en ser ahorradores mediante prácticas de reconversión”, puntualizó el médico veterinario y experto en reducción de costos.