Así van las importaciones de productos agropecuarios de EE.UU.

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Septiembre 2018
compartir
Productos TLC Colombia Estados Unidos, TLC Colombia Estados Unidos ganadería leche carne, TLC Colombia Estados Unidos, TLC Colombia Estados Unidos sector ganadero, TLC Colombia Estados Unidos 2012-2018, Avances TLC Colombia Estados Unidos, Tratado Libre Comercio Colombia Estados Unidos Sector Ganadero, sector ganadero TLC 6 años, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Productos como la carne bovina, los quesos, el sorgo y el maíz cuentan con contingentes arancelarios que serán eliminados progresivamente. Foto: laprensa.com.ni - Cocina Delirante - Sismagro - CurioSfera.com
Del país del norte no solamente llegan enormes cantidades de leche en polvo, sino también otros como queso, yogurt, y carne bovina. Sin embargo, estos rubros son menores cuando se comparan con las cantidades de materia prima para alimentos balanceados como maíz y sorgo.  
 
Con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, se establecieron contingentes arancelarios como una medida de protección para productos, considerados sensibles, del sector agropecuario.  
 
De esta manera, se fija una cuota de un determinado bien que puede ser adquirido con una tarifa más baja. Cuando se supera, los importadores deben pagar los aranceles que corresponden. (Lea: En 6 años del TLC con Estados Unidos, no ha habido avances significativos)
 
Sin embargo, el acuerdo también estableció cronogramas de desgravación, de manera que los contingentes aumentarán cada año hasta que finalmente desaparecerán, y los productos norteamericanos llegarán a nuestro país sin ningún gravamen.
 
Luego de 6 años de entrada en vigencia del TLC, es claro que los beneficios para los productores rurales han sido mínimos, pues las ventajas del sector agropecuario de la primera economía mundial son evidentes frente a las dificultades de nuestro campo. 
 
Uno de los perjuicios más graves para los ganaderos es la cantidad de leche en polvo que llega de EE.UU. Para este año, el contingente de 9.744 toneladas se agotó antes de finalizar mayo, y al 30 de junio ya habían ingresado más de 10 mil 440 por un valor superior a los USD 22 millones.  
 
Sin embargo, esto no se detiene ahí. Por ejemplo, según los datos de la Dian con fecha del 14 de septiembre, ya habían entrado cerca de 2.300 t de queso (entre fresco, rallado, fundido y otros). (Lea: TLC con Nueva Zelanda: ¿un sabor agrio para el sector lácteo?)
 
De igual manera, los registros de la Dian que revelan los cupos de los contingentes revelan que han ingresado 269 t de productos lácteos procesados, 66 t de yogurt y más de 50 t de helado. Asimismo, las compras de carne bovina fueron de 1.346 toneladas de calidad estándar y 2.186 de despojos.
 
No obstante, esto no se compara con los productos con mayores contingentes, como el maíz amarillo y blanco, el sorgo y el aceite crudo de soya. Por ejemplo, de maíz blanco se han importado más de 163 mil toneladas (de las casi 183 mil disponibles) y de sorgo 25.207 t (de 28.142). 
 
Los contingentes de maíz amarillo y el aceite crudo de soya ya se agotaron mucho antes de concluir el primer semestre de 2018, de 2 millones 814 mil 201 y 39 mil 478 toneladas, respectivamente. (Lea: 100 % del contingente de leche en polvo de EE.UU. para 2018 ya fue importado)
 
Finalmente, los productos considerados más sensibles para la industria colombiana y con los cronogramas de desgravación más largos son el arroz (19 años) y los cuartos traseros de pollo (18 años). Hasta mediados de septiembre, entraron al país más de 91 mil de toneladas de arroz (de 102.879) y más de 13 mil de cuartos traseros de pollo (de 34.214).
 
Al sumar todos estos productos, se observa que solo en cupos arancelarios se contabilizan más de 12 mil 400 t de productos lácteos, y cerca de 16 mil sumando la carne bovina. En cuanto a los granos (excluyendo productos como los concentrados para animales), van más de 3 millones 133 mil.
 
Si bien algunos de estos productos que llegan con menor valor al nacional benefician a algunos sectores más que a otros, es claro que la balanza comercial es deficitaria y que el TLC con Estados Unidos no ha contribuido al avance del campo colombiano.
 
En cambio, con cada año que pasa y con el aumento de los contingentes que finalmente se eliminarán, se hace más urgente la implementación de una política agropecuaria nacional para competir con los productos e insumos del país norteamericano.