Avanza proyecto demostrativo de achiote en Chintadó

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Mayo 2017
compartir
Las condiciones biofísicas y climáticas del departamento del Choco, son adecuadas para el cultivo de achiote (Bixa Orellana) como sistema productivo. Foto USAID
Con una nueva tecnología para el tratamiento de la semilla, el piloto muestra que se pueden trillar 4 toneladas diarias, lo que garantiza la optimización de procesos que se traducen en ahorro de recursos energéticos y económicos. Foto: Cortesía.
Así va la implementación del plan de negocios y desarrollo de la cadena productiva del achiote en el departamento de Chocó, con el cual se busca tener una mejor adaptación y mitigación al cambio climático y asegurar el sustento económico de muchas familias campesinas.
 
Funcionarios de la Embajada Americana, USAID, del Gobierno colombiano (Ministerio de Ambiente, Agencia Nacional de Minería y viceministerio de Minas) y de las Fuerzas Armadas de Colombia, visitaron la finca demostrativa de achiote del Programa Oro Legal de USAID, ubicada en la vereda Chintadó del municipio de Quibdó, Chocó.
 
Durante la visita conocieron el trabajo que se realiza para la implementación del plan de negocios y desarrollo de la cadena productiva del achiote en este departamento.
 
Este plan se orienta a reducir la dependencia económica de explotaciones mineras informales y mejorar las condiciones de vida de las comunidades afrodescendientes mediante su vinculación efectiva y sostenible al mercado de los colorantes naturales.
 
Alternativa para regiones como el Chocó
 
Las condiciones biofísicas y climáticas del departamento del Choco, son adecuadas para el cultivo de achiote (Bixa Orellana) como sistema productivo.
 
Es además una opción de generación de ingresos para una población que se le cerraban cada vez más las oportunidades de subsistencia: la explotación maderera se les salió de las manos y se convirtió en un negocio ilegal, la pesca dejó de ser rentable por la contaminación de los ríos y la pequeña minería fue desplazada por las grandes dragas.
 
BIOREDD+
 
La promoción de esta estrategia ha estado liderada por USAID a través de su programa BIOREDD+, el cual fue implementado por Chemonics International entre Octubre de 2011 y abril de 2015.
 
BIOREDD+, a través de una alianza productiva entre diferentes entidades, se enfocó en tres factores básicos a través de los cuales se planteó generar desarrollo en las comunidades intervenidas, así:
  1. Apoyar el desarrollo de actividades que permitan una mejor adaptación y mitigación del cambio climático y aseguren el sustento económico de las familias intervenidas por los proyectos.
  2. Desarrollar cadenas productivas a partir de materias primas obtenidas de bosques manejados, con el fin de promover una fuente importante de ingresos que reduzca la presión sobre los recursos maderables del bosque natural, evite la siembra de cultivos ilícitos y la contaminación de fuentes hídricas.
El programa Oro Legal
 
El desarrollo de la estrategia no tuvo inicialmente los resultados esperados, pues la comercialización fue nula, los cultivos sembrados no recibieron acompañamiento técnico, y los productores optaron por abandonarlos por falta de recursos para sostenerlos.
 
A finales del año 2015 la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través de su programa Oro Legal, retomó el plan de negocios desarrollado por el Programa Bioredd, orientado a mejorar las condiciones económicas de las comunidades afrodescendientes a través del fortalecimiento de la cadena productiva del achiote y sus subproductos: Bixina y Norbixina.
 
La primera tarea consistió en identificar y diagnosticar el estado de los cultivos y el tipo de intervención que estos requerían; posteriormente se apoyó con asistencia técnica y logística a los Consejos Comunitarios de Cantón de San Pablo y San Isidro para el acopio y puesta en el mercado de la cosecha, representada en 14,5 toneladas de capsula de achiote.
 
Este ejercicio incluyó la identificación y acondicionamiento de una nueva tecnología para el tratamiento de la semilla, la cual permite trillar 4 toneladas diarias, lo que garantiza la optimización de procesos que se traducen en ahorro de recursos energéticos y económicos.
 
Venancio Chaverra Córdoba, representante legal del Consejo Comunitario San Isidro, municipio de Rio Quito, Chocó, afirma que “hoy tenemos una visión diferente, retomamos la esperanza con el achiote porque vamos a generar empleo. Ya contamos con maquinaria y un centro de acopio”.
 
Actualmente, con 6 consejos comunitarios se avanza en la recuperación de 200 hectáreas y el establecimiento de 1.200 hectáreas nuevas de achiote, que les permitirán a 600 familias obtener ingresos mensuales aproximados de USD 625.
 
Paralelo a estas actividades, el programa Oro Legal de USAID, con el apoyo de la Universidad Nacional, realiza pruebas de laboratorio con diferentes variedades de semilla nativa para identificar la que ofrezcan una mayor concentración de Bixina, y ensayos técnicos para la producción de colorantes orgánicos.