Colombia está frente a una oportunidad grande con la cría

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Enero 2022
compartir
cría, levante, ceba, Hacienda San José, negocio, precios, reposición, costos, cebadores, cruces, adaptabilidad, pérdida de peso, destete, Guaviare, Antioquia, caquetá, Casanare, precocidad sexual, Terneros, preñez, nacimientos, Inseminación, intervalo entre partos, palma, maíz, soya, maracuyá, piña, Genética, La Brahmadora, Brahman Rojo, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Ante la escasez que se presenta de animales para el repoblamiento, la cría se ha vuelto un negocio atractivo que está tomando fuerza otra vez en Colombia. Foto: ganaderia.com

La demanda por animales de cría está en aumento porque muchos ganaderos prefirieron el levante y la ceba y ahora hay una oferta reducida de este tipo de ganado por lo que los precios tienden al alza.

 

Según Daniel Murillo, gerente comercial de Hacienda San José, la cría he venido ganando peso en Colombia ante la dificultad de los cebadores para conseguir reposición. No se está accediendo a buen ganado porque los que hacían cría también están en levante y ceba y los precios están altos.

 

“Lamentablemente esa subida de precio no tiene que ver con calidad sino por escasez, el cebador o paga el precio o se queda con la finca vacía”, señaló. (Lea: Cría y levante de terneras, aspectos fundamentales de la rentabilidad

 

A ello se suma que al criador no le interesa el levante y la ceba por lo que buscan animales pesados al destete y el cebador se lleva un animal con cruces no deseados, no adaptados que pueden ser pesados al destete pero que cuando quitan la madre echan para abajo y deben esperar seis meses lo cual alarga su ciclo de producción con los consecuentes efectos económicos.

 

No obstante consideró que ya era hora que a los criadores también les tocara algo bueno. Desde cuando se empezó a observar este fenómeno de escasez, muchos cebadores empezaron a plantear la posibilidad de montar sus propias crías porque siempre dan mejores resultados que los animales traídos de afuera.

 

Otras zonas del país que tuvieron afectación por temas de orden público están volviendo al negocio ganadero y una de las formas es con la cría, como pasa en regiones de Guaviare, Caquetá o el nordeste antioqueño, entre otros.

 

Uno de los departamentos que está creciendo en el negocio de cría, no solo en número sino en calidad es Casanare.

 

Manifestó que la palanca económica más importante de una ganadería de cría, levante o ceba es la precocidad sexual porque el número de terneros es el que va a determinar el número de kilogramos por hectárea. Nada va a hacer más kilogramos que una vaca dando un ternero al año.

 

Para el programa de mejoramiento que se maneja en esta hacienda es fundamental la cría aunque todo es importante. “La cría es el desayuno, el levante es el almuerzo y el sacrificio es la cena. Uno en el desayuno sabe qué va a almorzar”. (Lea: ¿Usted deja las terneras de reemplazo o compra novillas preñadas?)

 

Si no hay una buena cría, no se puede esperar un buen levante y una buena ceba. Desde la cría se debe pensar en todos los eslabones de la cadena. El criador no puede pensar sólo en su beneficio, así como el cebador no puede hacerlo en solo su negocio.

 

La cría tiene un mayor trabajo, requiere más empleados, más espacio, requiere atender partos, inseminación, un toro, se mueren terneros, se necesita mucho más que en el negocio de levante y ceba donde se compran unos machos de 300 kilos y se sacan de 450 kilos o más, lo cual es más sencillo.

 

Por ser un negocio más fácil de contabilizar, “muchos ganaderos descuidaron o abandonaron la cría pero tiempo después, por los parámetros reproductivos que se tienen en Colombia como la edad a la primera preñez, el porcentaje de preñez, la edad de reconcepción, entre otros, las crías que quedan en Colombia son totalmente ineficientes”.

 

Una persona que tiene cría tiene que alimentar una hembra 36 meses para que quede preñada, esperar a los 45 para que para y esperar hasta los 52 o 53 meses para poder vender ese ternero desteto. El costo de mantenimiento de esa hembra no se paga con el ternero y a ello se suma que el porcentaje de preñez y de natalidad en Colombia es en promedio del 52 %, lo cual significa que se necesitan dos hembras para producir un ternero.

 

Adicionalmente lo que está pasando hoy día es que la ganadería está compitiendo con otros negocios agrícolas como la palma, el maíz, la soya, maracuyá o la piña, por mencionar algunos ejemplos.

 

“Nuestro panorama desde Hacienda San José es muy positivo, venimos creciendo por encima del 40 % anual en los últimos años en cuanto a venta de genética y el 100 % de nuestros clientes son criadores y están en 18 departamentos del país”. (Lea: Aspectos importantes en el manejo de terneras de reemplazo)

 

Hay una oportunidad grande con la cría pero se debe pensar en el beneficio de toda la cadena, hasta el que hace la comercialización de la carne”.

 

Por su parte, Cristian Martínez, director comercial de Hacienda La Brahmadora, en Puerto Berrio (Antioquia), indicó que en la región se le viene dando mayor importancia a la cría ya que anteriormente esta labor era subvalorada debido a que implicaba más trabajo y se requería una mayor inversión en cuanto a tiempo y cuidado.

 

Esto implicaba una “pereza” por parte de los ganaderos ya que debían hacer la palpación y hacer todo el seguimiento al proceso. Eso llevó a que en algún momento se observara una disminución en la actividad de cría, aumentó el sacrificio de hembras y muchas personas se dedicaron a producir ganados de levante y ceba.

 

Dicha situación provocó una especie de desabastecimiento, lo cual ha influido en los costos de reposición y por eso se ha vuelto a ver la cría como un negocio rentable.

 

Adicionalmente los precios de machos y hembras de levante han estado buenos lo cual hace que este sistema sea un modelo de producción rentable para el ganadero.

 

Con base en estos las personas se han preocupado también por mejorar la parte de pastos y la genética de los animales, lo cual impacta de manera directa en el precio final. (Lea: 5 alternativas para aumentar la cría en Colombia)

 

En La Brahmadora se trabaja el ganado brahman rojo porque son los ejemplares que tienen mayores precios en el mercado no solo en ganado comercial puro sino también en cruzamientos.

 

El trabajo realizado en esta finca se enfoca mucho en la parte de selección para producir ganados muy homogéneos, concluyó.