Créditos del sector agro necesitan mejores tasas y plazos más largos

Por: 
CONtexto Ganadero
12 de Agosto 2015
compartir
finagro icr créditos agropecuarios
Lafaurie Rivera ha venido insistiendo en la importancia que se le debe dar al tema de las garantías. Foto: CONtexto ganadero.
Una de las quejas más constantes entre quienes conforman el sector rural es la dificultad que existe para acceder a créditos. Las elevadas tasas y el corto plazo que dan para pagarlos son las principales. Expertos piden mejorar el acceso a esta herramienta.
 
No son pocos los productores que consideran que la banca de fomento para el sector agropecuario está mal desarrollada, algunos incluso consideran que es incorrecto denominarla  así, porque su objetivo de estimular al sector para su crecimiento no se cumple.
 
La mayoría de quejas en el país recaen sobre el Fondo para el financiamiento del sector Agropecuario, Finagro, entidad a la que a pesar de reconocerle su ánimo por mejorar, todavía responsabilizan por las que consideran exageradas de tasas de interés y los cortos plazos que da para hacer los pagos.
 
“No hay que olvidar que se trata de crédito de fomento, es decir, para un sector que, por su condición estratégica y vulnerable, debe ser protegido por el Estado y disponer de especiales condiciones de crédito”, anotó José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán. (Columna: Crédito agropecuario VI: El deber ser)
 
Actualmente, Finagro lo que hace es darle dinero a las bancas comerciales, que son las que se encargan de cobrarle al productor agropecuario, lo que al final se traduce en rentabilidad para los bancos y no para los productores.
 
Indalecio Dangond, consultor de crédito de fomento y columnista de CONtexto ganadero, expresó recientemente que muchas entidades financieras del país coinciden en que Finagro debe simplificarles las condiciones para hacer efectivo el pago de las garantías cuando se ha reportado el siniestro de un crédito.
 
Según el consultor, con “ello se restablecería la confianza en la idoneidad de este instrumento e incentivaría el acceso al crédito de miles de productores del campo”. (Lea: Las ayudas al campo)
 
Otro de los inconvenientes con el que deben lidiar los interesados en acceder a los recursos crediticios es el plazo, que en ninguna de las líneas existentes tiene en cuenta el ciclo productivo.
 
“La entidad establece plazos que nos e ajustan al momento con el que la actividad empieza a ser rentable. Son precisamente ese tipo de inconsistencias las que se deben corregir y favorecer las diferentes actividades del sector rural”, señaló Oscar Cubillos, economista y jefe de las Oficina de Planeación del Fondo Nacional del Ganado, FNG.
 
Lafaurie Rivera ha venido insistiendo en la importancia que se le debe dar al tema de las garantías, especialmente al tener en cuenta que de cada 100 productores, solo 30 de ellos, aproximadamente, tiene tituladas sus tierras.
 
“Hay que levantar la trampa de las garantías. Cuando Finagro las aporta a través del FAG, lo debe hacer a bajo costo; y cuando es el productor quien las otorga, Finagro debe convertirse en administrador de esas garantías reales del sector rural, para darle más movilidad y dinamismo al crédito, acabando con las hipotecas exclusivas y excesivas que amarran al productor a un solo banco”, sugirió.
 
De acuerdo con el dirigente gremial, las facultades otorgadas por el Congreso son una oportunidad para reestructurar el Sistema de Crédito Agropecuario.
 
Actualmente, hay 2 tipos de recursos en Finagro: los de redescuento y los sustitutivos. Los primeros, que han venido disminuyendo, son los que la entidad le entrega a los bancos comerciales y por los que le cobra una tasa de interés, valor que luego le es trasladado al cliente. (Lea: Acceso a financiamiento
 
Los sustitutivos permiten a los bancos usar recursos propios para colocarlos en el sector agropecuario y fijar la tasa, lo que les permite ampliar su margen de ganancia, con el agravante de que los dirigen a otro tipo de segmentos de menos riesgo, casi todos a medianos y grandes productores.
 
Para Cubillos, esto tiene como problema que “recursos que originalmente estaban destinados al sector agropecuario y sus iniciativas terminan asignados a la industria, almacenes veterinarios, redes de comercialización, afectando al productor primario. Es necesario que se haga una evaluación del tema”.
 
El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, se mostró desde su posesión interesado en mejorar el acceso a crédito y para ello ha venido trabajando de la mano con los presidentes de las entidades encargadas de ello. (Lea: "Transformaremos este sector y quiero hacerlo con ustedes": MinAgricultura)
 
Sobre eso, Dangond afirmó hace poco en una de sus columnas para este portal que “si le apuesta a una baja en la tasa de redescuento de Finagro para créditos al sector productivo (siembras y compra de ganado) y si la junta directiva del Banco de la República, le da una manito, aprobándole a la banca privada una mayor validación de la cartera sustitutiva sobre créditos que desembolsen a medianos y grandes productores del sector productivo, la cosa se pondrá mucho mejor.