La reforma tributaria de Petro se centra en los impuestos a personas naturales

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Agosto 2022
compartir
Presentación reforma tributaria
El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, presentó la reforma tributaria que radicó en el Congreso donde el gobierno cuenta con las mayorías para su aprobación. Foto: portafolio.co

Tal como se había anunciado el gobierno de Gustavo Petro presentó este lunes el proyecto de reforma tributaria que carga, principalmente, a las personas naturales con mayores impuestos y con el cual se espera recaudar $25,9 billones adicionales en el primer año (2023).

 

Según el documento de presentación de la reforma, la misma busca desmontar tratamientos tributarios preferenciales que benefician a los más ricos, reducir la pobreza y la desigualdad en el país, erradicar el hambre y hacer una redistribución de rentas hacia las familias colombianas más vulnerables”.

 

Entre las principales propuestas están una mayor tributación de las personas que ganan más de 10 millones de pesos mensuales, un impuesto sobre el patrimonio de forma permanente para las personas y un tributo sobre las utilidades provenientes de la venta de acciones de empresas que coticen en bolsa.

 

Además, la reforma eliminará algunas exenciones a empresas, impondrá tributos a las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, a los plásticos de un solo uso y habrá un impuesto al carbono.

 

La idea es simplificar el impuesto de renta: todos los tipos de ingreso cuentan por igual. Hay un solo ingreso, que es el consolidado de todas las fuentes: salarios, pensiones, dividendos, ganancias ocasionales, todos los ingresos suman por igual y son sujetos a la escala progresiva tributaria. Las pensiones de más de $10 millones mensuales sí pagarán. (Lea: Más impuestos para financiar programas sociales de Petro)

 

Según el documento radicado, para 2023 se espera un aumento cercano de $8,12 billones en renta. Esto, representaría cerca de 0,56 % del PIB y su promedio entre 2024 y 2023 llegaría a 0,59 %.

 

Entre las exenciones que no irán más para las personas naturales están los descuentos provenientes de los créditos de vivienda, y el pago de educación, los montos de ahorro y la salud prepagada.

 

Para el caso de las ganancias ocasionales en personas naturales, las tarifas de 10 % (para herencias donaciones y enajenaciones de activos) y rifas y loterías (20 %) ahora se toman como cualquier ingreso.

 

Según el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, para el caso del patrimonio, se propone un impuesto permanente con un esquema de tarifas marginales en función justamente del valor del patrimonio. Este se cobrará entonces desde los $3.000 millones.

 

De acuerdo con cifras del Gobierno Nacional, el impuesto al patrimonio le permitiría recaudar $2,6 billones anuales, del total de $26 billones que pretende recoger toda la reforma tributaria de 2022. (Lea: Gobierno Petro espera tener 15 reformas aprobadas en noviembre)

 

En cuanto a las empresas, el nuevo proyecto de ley buscará recaudar más de $5,56 billones durante el próximo año. Lo anterior representaría alrededor de 0,38 % del PIB y su promedio se acercaría a 0,62 % entre los años 2023-2024.

 

Si bien la tarifa seguirá igual (entre 35 % y 38 %), el proyecto de ley buscará eliminar varios beneficios tributarios, según Ocampo. "Esto vendrá acompañado con una forma más simple de tributación en un esfuerzo mancomunado con la Dian para aumentar la formalización".

 

Igualmente se gravará la venta e importación de los productos plásticos que se utilicen para envasar, embalar o empacar vienes por una única vez. La tarifa será de $1,9 por gramo (0,00005 UVT), lo que se traduce en que por cada kilo importado, se deberá pagar un gravamen de $1.900. Se espera que para 2023, el recaudo por este impuesto logre recaudar cerca de $414.200 millones.

 

Gaseosas, refrescos, embutidos, dulces, snacks y polvos para preparaciones, son los productos que se buscará gravar con el proyecto de ley. Las bebidas azucaradas se gravarían en función del contenido de azúcar y su implementación se haría respecto a los gramos de azúcar contenidos por cada 100 mililitros de bebida.

 

La medida, coordinada con la cartera de Salud Pública, espera llegar a un recaudo cercano a $1.026 millones en 2023. En cuanto a los alimentos procesados, el texto se propone una tarifa de 10% y su recaudo espera llegar a $1.09 billones en 2023. (Lea: Productores con tierras improductivas a pagar más impuestos)

 

Adicionalmente, las transacciones internacionales tendrán su veeduría, puesto que las importaciones (hechas por internet) que vayan desde US$300 tendrán que pagar IVA.

 

Por la línea internacional, la jurisdicción de las zonas francas también tendrán cambios, ahora deberán cumplir con un mínimo de exportaciones para mantener su beneficio tributario.

 

Se propone mantener de carácter permanente la sobretasa de 3 puntos porcentuales sobre el impuesto de renta de las actividades financieras. Según Ocampo dichas actividades cuentan con una de las tasas efectivas de tributación (TET) más bajas entre los sectores económicos.

 

“Además de no cumplir el principio de equidad horizontal entre las empresas, la baja TET del sector financiero priva al Estado de recursos indispensables para cubrir las demandas sociales”, afirmó el funcionario.

 

Así mismo indicó que las rentas del subsuelo deben ser vistas como mecanismo de redistribución dirigido hacia los más vulnerables. Por eso plantea la reforma limitar la deducción del pago de regalías de la depuración del impuesto de renta y un impuesto de 10% a las exportaciones extraordinarias, sobre la proporción del valor de las exportaciones derivada de un precio internacional superior al umbral.

 

Otro aspecto que contempla la reforma es la eliminación de los días sin IVA ya que según el gobierno medidas como esta tiene efectos negativos sobre el recaudo fiscal y genera dificultades administrativas en materia tributaria. Los días sin IVA benefician principalmente a los sectores de altos ingresos, con capacidad de consumo y ahorro, por lo que su eliminación promueve un sistema tributario más equitativo.