Llegó la hora de una verdadera reforma laboral que diferencie al campo

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Noviembre 2020
compartir
reforma laboral, reforma pensional, Reforma tributaria, Congreso ganadero, minhacienda, Fedesarrollo, anif, Pandemia, crecimiento económico, sector agropecuario, ruralidad, trabajadores del campo, Contratación, adulto mayor, subsidios, gasto, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Las reformas laboral, pensional y tributaria, deberán ser estudiadas una vez se supere la pandemia porque es algo que el país necesita con urgencia, destacaron representantes del gobierno y el sector privado. Foto: Fedegan

Durante el último conversatorio del 38ª Congreso Nacional de Ganaderos denominado “La economía de pospandemia” se planteó que llegó la hora de hacer verdaderas reformas estructurales.

 

Durante el panel en el participaron el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla; el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía; y el presidente de Anif, Mauricio Santamaría, con la moderación del exministro Oscar Iván Zuluaga, todos coincidieron en destacar que el 2021 será un año de recuperación económica, confiando en que no haya un rebrote de la COVID-19 que obligue a otro confinamiento.

 

En tal sentido, aunque las cifras que cada uno maneja son diferentes, para los economistas participantes es claro que ya se está superando la crisis generada por la pandemia y hay necesidad de empezar a mirar las reformas que necesita el país. (Lea: En 2020 el PIB agropecuario caería entre 2,9 y 3,1%, según Bancolombia)

 

Es así como los panelistas del sector privado coincidieron en la necesidad de una reforma laboral estructural que reconozca las diferencias que tiene el campo y la ciudad en temas como el tipo de contratación y por eso no se puede tener la misma normatividad para un sitio y otro.

 

Por su parte el ministro Carrasquilla hizo énfasis en la necesidad de buscar la forma en que más personas entren a la formalidad. “Hay una misión de expertos que está estudiando el mercado laboral colombiano y se le debe prestar atención a los análisis que ellos hacen”, dijo.

 

Sostuvo que el futuro del sector ganadero pasa por la formalización porque el alto índice de informalidad condena a muchos productores a niveles muy bajos de productividad, dificultades de acceso al crédito y a los insumos. Se han hecho avances pero falta mucho por hacer, manifestó.

 

Entre tanto, Mejía señaló que es necesario empezar a discutir un tema de salario mínimo diferencial para la parte urbana y para la rural como en alguna época se tuvo. “Dada la enorme diferencia en la productividad y en la mecánica del mercado laboral donde por ejemplo se paga por jornales diarios. No es lo mismo generar y pagar un trabajo en el campo que en la ciudad”, aseguró. (Lea: Sector agropecuario fue uno de los únicos que creció en el 3er trimestre de 2020)

 

Se deberían tener salarios mínimos diferenciados entre la parte urbana y la rural y con eso se empieza a garantizar el acceso al mercado laboral formal, indicó.

 

A su turno, Santamaría manifestó que la legislación actual no reconoce las diferencias estructurales del sector rural donde no se pueden cumplir todas las obligaciones que impone la ley laboral colombiana y donde las modalidades de contratación son muchas y depende del tiempo de la cosecha, de cómo se desarrolla el tema ganadero y no se ha ajustado una legislación para eso en términos de costos de contratación, poderlo hacer bajo diferentes modalidades.

 

“La contratación por horas es algo bueno y en la realidad ya existe y con el tiempo se va a dar más”, aseguró.

 

Otra de las reformas que se debe hacer es la pensional. Al respecto, el ministro de Hacienda indicó que Colombia tiene un sistema pensional injusto porque un 80 % de la población en edad de estar jubilada no recibe prácticamente nada porque no han podido ahorrar a lo largo de sus ciclos laborales y requieren una asistencia del Estado. (Lea: En el Día Internacional de los Trabajadores gremios proponen reforma laboral rural)

 

Colombia Mayor es un programa que llega a la mitad de los adultos mayores y se debe llevar a cobertura plena para que esas personas salgan de la miseria. Eso tiene que ir de la mano con una gradual eliminación, sin irrespetar los derechos adquiridos, de unos subsidios pensionales que están muy mal enfocados porque lo reciben quienes más ganan, señaló el funcionario.

 

Entre tanto, el director de Fedesarrollo planteó que hoy día el sistema pensional sólo cubre al 25 % del total de adultos mayores. Del 75 % excluido se le llega a una cuarta parte con el programa Colombia Mayor que ayuda con un ingreso  mínimo a quienes no pueden acceder a una pensión y la situación es más crítica en el sector rural.

 

Por eso, dijo, se debe avanzar en la discusión hacia universalizar ese esquema de protección hacia los adultos vulnerables, muchos de ellos en la ruralidad.

 

Mientras tanto Santamaría expresó que por el lado del gasto también hay mucho que hacer, por parte del Gobierno, como es focalizar mejor los subsidios y reducir el gasto innecesario.

 

La reforma tributaria fue la tercera de la que se habló aunque más tangencialmente, teniendo en cuenta que no es momento para hablar de impuestos. (Lea: Seguridad y salud en el trabajo, una prioridad para el sector agropecuario)

 

Sin embargo, Carrasquilla señaló que en la parte tributaria también hay muchos problemas, hay unos faltantes de recaudo que se reflejan en el incremento del endeudamiento y en los faltantes fiscales que tiene el país.

 

“Tenemos un sistema tributario extremadamente complejo, difícil de manejar y entender por lo que se necesita volver a discutir sobre cómo simplificarlo. También hay una misión de expertos que está pensando en esos temas y sus recomendaciones deben tomarse en cuenta y discutirlas a fondo”, afirmó.

 

Por su parte Santamaría indicó que Colombia es un país que gasta mucho más de lo que recauda y ahora con la crisis del coronavirus el tema se complicó y no se puede seguir gravando a los mismos formales, entonces hay que ampliar la base de personas naturales pagando impuestos y hacer una reforma tributaria que haga que el gobierno tenga más información de las personas.

 

Finalmente, los tres panelistas coincidieron en el papel importante que jugará la ganadería a futuro y en particular en el tema de las exportaciones.

 

Para el ministro Carrasquilla, a veces los mismos colombianos se encargan de retrasar los procesos de modernización de las cadenas productivas pero con la voluntad de financiamiento y de exportación que tiene el sector hacia uno o dos años se van a ver unas transformaciones importantes. (Lea: Trabajadores del campo tendrán acceso al piso de protección social)

 

A su vez, Mejía consideró que el sector ganadero tiene una enorme potencialidad porque el nivel de sus exportaciones todavía es pequeño. La economía colombiana sigue siendo relativamente cerrada pero con la posibilidad de nuevos mercados como es el caso de los países asiáticos.

 

Es importante tener una visión de cadena productiva para darle valor agregado a la producción primaria. La sostenibilidad es otro factor clave, un sello de estos es un plus en los mercados internacionales.

 

Otro elemento crucial es la adopción tecnológica. Colombia tiene una gran diversidad desde el punto de vista de las tecnologías en el proceso productivo. Hay empresarios en el campo con la mejor tecnología pero otros que no tienen o la que poseen es obsoleta.

 

Hay que hacer un esfuerzo conjunto sector público y privado para hacer un proceso de adopción tecnológica que genere un aumento importante de la productividad.