¿Por qué mantener la misma producción de leche tanto en verano como invierno?

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Junio 2019
compartir
Producción similar de leche, producción equilibrada de leche, producción de leche igual en el año, leche mismo nivel, Producción de leche en Colombia, acopio de leche en colombia, planeación forrajera, conservación de forrajes, ganadería en colombia, producción lechera en Colombia, leche Colombia, leche, mantener leche, mantener producción de leche, producción leche mismo nivel, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Con una producción estable, el ganadero le quita herramientas a la industria para manejar el pago o la cantidad de leche que acopia, según un experto. Foto: nuevoabcrural.com.ar - radiocampo.com - 24-horas.mx

En Colombia, los factores climáticos definen el ciclo productivo de la leche: en la temporada de lluvias se presentan elevados rendimientos, mientras que en época seca hay escasez del líquido. Solamente unos cuantos han optado por mantener el promedio de litros durante todo el año.

 

Uno de ellos es Diego Arciniegas, gerente y representante legal de Ganadería Agroecológica Tierra Buena, explicó que procuran mantener la producción en un nivel promedio sin variaciones significativas entre invierno y verano, aun cuando podrían elevarla en la época de lluvias. 

 

Buscamos tener mucha comida para no tener los picos de producción tan fuertes, pues no podríamos salir a buscar tierras en arriendo porque se rompería nuestra cadena de producción agroecológica”, indicó. (Crónica: Tierra Buena, una ganadería responsable con el medio ambiente)

 

Aunque el propósito principal de los propietarios de Tierra Buena es evitar que sus animales pasten en terrenos distintos de los habituales, también han resuelto por encontrar un equilibrio en la cantidad de leche que sus vacas ofrecen a diario para obtener una cifra regular durante todo el año.

 

Pero además, otra de las razones por las cuales mantienen la producción es porque elaboran sus propios productos que ellos mismos sacan al mercado, de manera que deben mantener un rendimiento equilibrado para no malgastar un solo litro de leche.

 

Según indicó, el rendimiento diario oscila entre los 150 y 200 litros, con el objetivo de lograr una producción “estandarizada”, que se destina totalmente a cada producto. Eso quiere decir que un día la leche obtenida la emplean para elaborar queso campesino, al día siguiente para queso doble crema, y al siguiente para queso 7 cueros.

 

Pero cuando no hay un producto, la dividimos: 100 litros se van para queso y 100 para yogur, para distribuir los productos y que llegado al fin de semana tengamos diversidad y no nos quedemos cortos con una cosa u otra”, añadió.

 

¿Cómo lo hacen?

 

Arciniegas sostuvo que manejan cargas bajas durante todo el año, lo que significa que en el verano se mantienen en el nivel justo mientras que en el invierno les sobra grandes cantidades de comida. En este evento, meten uno o 2 animales más al potrero para no desperdiciarla, o cortan el pasto y lo llevan a las terneras para aprovechar al máximo la alimentación que sobra.

 

En Tierra Buena, han implementado la rotación de potreros con Pastoreo Racional Voisin (PRV), con tiempos de ocupación de 12 a 24 horas, en todo el año. Con esto permiten que determinada pastura tenga un tiempo de descanso mayor, e incluso pasan el verano con holgura y no sufre cambios en su producción.

 

Cuando el pasto sobra, guadañan los potreros para generar un mejor rebrote, ofreciendo un tiempo adicional de descanso como complemento de la rotación de potreros. (Entrevista: “Colombia tiene la ventaja de producir pastos todo el año”: director de Yara)

 

Todos los años siempre vamos a tener verano e invierno, que cada vez pueden ser más fuertes o más largos. Unos dicen es que me cogió el verano, pero no fue así sino que planificó mal, porque si uno planifica, está preparado para lo que viene”, advirtió.

 

El gerente de la ganadería agroecológica sostuvo que para contrarrestar los efectos del verano se deben planificar la cantidad de potreros que se van a ocupar, de manera que en invierno sobre la comida. Esto se debe hacer con el fin de evitar las pérdidas que se dan en los meses de temperaturas extremas.

 

La gente suele recargar la finca en invierno, y en verano necesariamente tiene que descargar, y si no lo hace, se queda sin comida. Cuando descarga la finca en verano, los precios se bajan porque todo el mundo está haciendo lo mismo”, señaló.

 

Los gastos son iguales cada mes

 

Jorge Botero, médico veterinario de la firma Dairy Tech en Estados Unidos, coincidió con Arciniegas en que los productores deberían programar los cultivos porque ya han vivido experiencias pasadas de limitación en la oferta forrajera.

 

Si la persona es consciente de sus limitaciones porque ha vivido la experiencia, debe hacer cuentas de cuánta comida necesita. Si sabe que llega el verano y se va a quedar sin pasto, debe encontrar el modo de producirlo y comenzar a guardar”, apuntó.

 

Para el experto, los animales deben contar con suficiente disponibilidad de alimento para llenarse por completo, para que la vaca “coma a voluntad, así sea no sea un producto o de óptima calidad”. Sin embargo, lamentó que aquí no se están cumpliendo estos mínimos.

 

Por esta razón, reconoció la labor de aquellos que han aprendido a ofrecer la misma comida sin importar la época del año: “La gente que es capaz de producir la misma cantidad de leche independientemente del tiempo ya entendieron”.

 

Según precisó, los ganaderos deberían guardar los excedentes de forraje que se producen en invierno y almacenarlos para la época seca. Con esto no solo se beneficiarán en el verano, sino que además podrán regular la producción en invierno y evitar la sobreproducción, con el riesgo de tener que botar la leche si la empresa recolectora se niega a comprar el excedente.

 

"Si el ganadero tuviera la disciplina de manejar su producción de manera estable e independiente del clima, no le daría a la industria las herramientas para que maneje no solo el el precio de la leche sino la manera en que lo hace. Hay que quitarle esas herramientas para no tener excedentes y más bien ofrecer una producción estable en épocas de escasez", puntualizó. 

 

Finalmente, Botero sostuvo que un productor que obtiene la misma cantidad de leche los 12 meses del año ha aprendido a llevar la contabilidad de su finca y conoce cuáles son sus costos y sus ingresos. (Informe: Vacas de 7 razas con récords en producción de leche en Colombia)

 

Los gastos no van a disminuir en los meses que llueve comparados con los que no llueve, el recibo de la energía, las pensiones, sus gastos personales son los mismos, entonces tiene que ser capaz de producir de la misma manera”, sentenció.