Tierra Buena, una ganadería responsable con el medio ambiente

Por: 
Pedro Fonseca
16 de Agosto 2016
compartir
Ganadería agroecológica, ganadería ecológica, empresa ganadera agroecológica Tierra Buena, producto con valor agregado, producción de leche ecológica, Pacho, Cundinamarca, Empresa Tierra Buena, ganadería rentable ecológica, ganadería en Cundinamarca responsable con el medio ambiente, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
La empresa ganadera agroecológica Tierra Buena busca ofrecer un producto responsable con el medio ambiente. Foto: Empresa Tierra Buena
Este proyecto que inició apenas en diciembre de 2015 de la mano de dos colombianos y un chileno pretende mostrar cómo la ganadería puede ser responsable con el medio ambiente y lanzar un producto con valor agregado al mercado. 
 
Diego Arciniegas es el gerente y representante legal de la empresa. Se graduó de Administración de Empresas Agropecuarias en La Universidad de La Salle, con especialización de la Universidad Distrital. Fue presidente de la Asociación Colombiana de Ganaderos Ecológicos, Bioganaderos, y actualmente es el vicepresidente de la junta directiva del Comité de Ganaderos de Supatá.
 
CONtexto ganadero habló con Arciniegas, uno de los gestores de la empresa ganadera agroecológica Tierra Buena, que comenzó a funcionar el 1 de diciembre del año pasado.
 
Este sueño se gestó desde hace mucho tiempo, yo llevo 10 años brindando asesoría a personas en temas de ganadería agroecológica con Cultura Empresarial Ganadera, CEG, y viendo el éxito decidimos asociarnos entre amigos para montar esta empresa”, contó. (Lea: Bioganaderos espera que 2015 sea el año de su consolidación)
 
Arciniegas se asoció con Javier Ladino, colombiano radicado en Suiza, y Carlos Pardo de Chile, a quienes conoció en su trabajo en la CEG. Con ellos decidió constituir un proyecto de ganadería agroecológica con el fin de demostrar que se puede ejercer el oficio de manera responsable con el medio ambiente y generar buenos ingresos.              
 
Luego de hacer un análisis técnico y económico, los socios decidieron optar por la producción de leche, porque generaba mayor flujo de caja en menor tiempo, en tanto que las explotaciones de cría y levante tardan más en dar rentabilidad.
 
Así dieron rienda suelta a sus intenciones y empezaron a dar forma a la empresa. Actualmente se reúnen una o dos veces de manera virtual para analizar los indicadores económicos de la empresa.
 
Aun cuando constituyeron la empresa pensando en el flujo de caja, su principal objetivo es producir una leche única con valor agregado en el mercado.
 
Los inicios
 
El proyecto empezó a principios de 2015 con el estudio de costos y de rentabilidad. Una vez decidieron lo que iban a hacer, el paso a seguir era encontrar la finca adecuada, un proceso que les tomó 6 meses.
 
Luego de una búsqueda minuciosa de los potreros en distintas poblaciones de Cundinamarca, los socios optaron por arrendar tres terrenos en Pacho, a 37 km de Zipaquirá, lugar de residencia de Arciniegas. (Reportaje: Los 3 ejes para desarrollar una ganadería ecológica eficiente)
 
Empezamos a medir las fincas, hacer los diseños de los potreros, en fin mirar cómo iba a funcionar la ganadería agroecológica y empezamos la implementación en una de las fincas”, declaró Arciniegas.
 
Luego decidieron comprar animales en sitios cercanos a la finca para estar seguros de adquirir ejemplares adaptados a las condiciones climáticas y ambientales del predio. Se fijaron sobre todo en la incidencia de garrapatas en la zona y en la resistencia de los bovinos a este tipo de insectos.
 
A pesar de que en un principio querían comprarlos en la Sabana de Bogotá, el temor a que no pudieran adaptarse al medio ambiente de la finca en Pacho los llevó a comprar vacas aclimatadas a la región, que aunque menos productivas, garantizaban estabilidad por su resistencia a las plagas.    
 
Estos animales son nuestra base para hacer mejoramiento genético. Con ellos ya hicimos una valoración y determinamos que vamos a hacer un proceso de inseminación con las razas Ayshire, Holstein y Jersey”, aclaró.
 
Inicialmente compraron 8 vacas, después 12 y luego 25. Hoy en día cuentan con un hato de 50 reses, 31 de ellas en producción. La mayoría de bovinos son raza Holstein, con ejemplares Holstein x Normando, Jersey, Jerhol y Ayrshire.
 
Para los dueños de Tierra Buena, los cruces con esta última raza han probado ser los más convenientes para la producción, que constituyen el 60 % del hato, en tanto que los Jersey, por su tamaño y facilidad de parto, contribuyen también a la calidad de la leche.
 
Luego de 8 meses de trabajo, hoy obtienen 350 litros de leche diarios. Arciniegas confesó que esta no es la mejor producción, debido a que hay unas vacas que iniciaron el proceso de secado y otras que están en el último tercio de lactancia, aunque apenas están comenzando. (Lea: Así son las vacas Ayrshire por Holstein que producen 45 litros de leche)
 
Así mismo, en la ganadería utilizan el sistema de pastoreo racional Voisin, que permite hacer parcelas pequeñas, 70 de 4.225 m2 cada una. El 80 % son potreros cuadrados y el resto son circulares, por lo cual cuentan con una mayor cantidad de biomasa.
 
Adicionalmente tenemos caminos de 8 metros de ancho para que los animales pasen por ahí y hagan rotación, pero no vayan del 1 o al 2, o del 2 al 3, sino que del primero puedan pasar al quinto a través de los caminos a través de la observación y juicio del mayordomo”, señaló Arciniegas.
 
Los trabajadores y la asociatividad
 
El empresario aprovechó para hacer un reconocimiento a sus 3 trabajadores: el mayordomo, su esposa y un pasante de la Fundacion Universitaria Agraria de Colombia, Uniagraria.
 
Los primeros han sido indispensables para realizar las labores diarias de la finca, en tanto que el segundo ha apoyado en los procesos de certificación en Buenas Prácticas Ganaderas, hato libre de brucelosis y tuberculosis y agricultura sostenible.
 
De otro lado, disponen de contratistas para realizar las labores varias en lo que tiene que ver con el montaje de cercas, sistema hidráulico y demás tareas puntuales. (Lea: La importancia de tener un trabajador que sepa inseminar en el predio)
 
La mano de obra es fundamental, pues debe estar bien capacitada y con mucha disposición. Por ejemplo, el mayordomo estaba acostumbrado al sistema convencional, pero con la mente abierta de manejar una ganadería distinta”, dijo.
 
Así mismo, entendiendo la importancia de la asociatividad, los empresarios se aliaron con Cultura Empresarial Ganadera y Bioganaderos, así como tendieron lazos al Comité de Ganaderos de Supatá y el Comité de Ganaderos del Área 5.
 
Contribución al medio ambiente
 
Los empresarios nunca han perdido el norte de su proyecto, que es el de crear una ganadería rentable apoyada en procesos ecológicos que no contaminen al planeta.
 
Por ejemplo, Arciniegas tuvo la idea de elaborar corrales con neumáticos en lugar de madera, para aprovechar los materiales que ya estaban disponibles y que eran considerados como desechos.
 
En este sentido, el gerente de la empresa se dio a la tarea de buscar las llantas en los talleres automotrices y consultó videos y referencias en Internet para armar los corrales. (Lea: Finca ganadera en Cundinamarca elabora cercas con llantas usadas)
 
Nos hemos concentrado en la infraestructura, en la división de potreros para nuestro proyecto ecológico, para mejorar la calidad de las pasturas con base en el manejo y la aplicación de tecnologías orgánicas como microorganismos eficientes”, sostuvo.
 
Al respecto, los socios de la empresa Tierra Buena consideran que lo más importante es generar una microfauna en el predio por medio del abonamiento orgánico, al aprovechar el estiércol para reducir los costos de producción como fertilizantes.
 
De hecho, para utilizar el excremento no lo esparcen sino que dejan que los organismos como el cucarrón estiercolero o la lombriz descompongan los residuos y alimenten el suelo. Tampoco utilizan ningún tipo de ivermectina sino albendazol y levamisol para hacer las purgas.
 
“Todo esto más el hecho de dejar el pasto rasante solamente con el ganado, todo esto favorece a que la cantidad de las garrapatas disminuyan y que el tema sanitario esté bajo control. Con este manejo hemos hecho ahorros en la aplicación de estos productos y también evitamos menos movimiento de ganado, con lo cual se desgastan menos y no bajan la producción de la leche”, indicó.
 
Sin embargo, el propósito de los ganaderos no es erradicar completamente las garrapatas, sino por el contrario, reducirlas a un nivel controlable para que las vacas generen inmunidad frente a estos parásitos.
 
“Nos consideramos el futuro de la ganadería”
 
Arciniegas aseguró que este tipo de ganadería debería ser el objetivo de todos los productos pecuarios y agrícolas, cuyo interés consista en el aprovechamiento de los recursos orgánicos del predio.
 
Para él, la ganadería y la agricultura consideradas tradicionales, que emplean químicos en exceso, no lo son, pues de hecho solamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial fue que las explotaciones agropecuarias empezaron a utilizar este tipo de sustancias.
 
Agregó que el empleo de estos compuestos no está dando los resultados esperados con la llamada “revolución verde”, pues las plagas cada vez están más fortalecidas. (Lea: 8 normas a considerar en la producción de ganadería ecológica)
 
Nosotros llevamos miles de años sin aplicar químicos. Solo en los últimos 60 años es que nos hemos vuelto dependientes de ellos. Por eso ahora nos estamos devolviendo atrás. Antes manejábamos las ganaderías sin químicos y funcionaban perfectamente”, declaró Arciniegas.
 
El gerente de Tierra Buena lamentó que los nuevos sistemas estén acabando con el medio ambiente, al utilizar plaguicidas y pesticidas que ocasionan más daños que repararlos.
 
Por muchos años, se ha culpado a la ganadería como la responsable del calentamiento global. Según Arciniegas, una ganadería con manejo agroecológico contribuiría a captar el gas metano que expulsan las reses y por el contrario genera un balance positivo en los gases del efecto invernadero.
 
Además, los productos bio, como los que pretenden realizar los propietarios de Tierra Buena, cuentan con mayor valoración en el mercado, entre un 20 % y 40 % del precio normal. (Blog: Beneficios de la leche ecológica que usted no conocía)
 
Nos estamos devolviendo al pasado entendiendo que tomamos un camino incorrecto pero que se puede recomponer y ese es el futuro de la ganadería. Si no cambiamos el rumbo y nos metemos de lleno en los sistemas agroecológicos, la rentabilidad de nuestras empresas se verá seriamente afectada”, remató.