Sigue preocupación por impuesto a plásticos de un solo uso

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Octubre 2022
compartir
Plásticos de un solo uso
El gravamen a los plásticos de un solo uso encarecerá la canasta familiar de los diferentes estratos del país. Foto: naturacert.org

Uno de los temas de la reforma tributaria que sigue generando preocupación por su impacto en la canasta familiar es el impuesto a los plásticos de un solo uso.

 

Aunque el gobierno ha cedido en algunos aspectos que al parecer ya no van a estar en el proyecto, este tema de los plásticos que tendría un impacto en alimentos básicos sigue sin modificarse.

 

Según el proyecto se gravaría cada gramo que se utilice para envasar, embalar o empacar bienes por una única vez, con lo que se afectarían los alimentos de la canasta básica.

 

Es así como el valor del impuesto (1,9 pesos por gramo de plástico utilizado en empaques y envases) equivale a una tasa de alrededor del 16 % del empaque de cada producto.

 

De acuerdo con lo expuesto por el presidente de Acoplásticos, Daniel Mitchell, “el impuesto se traducirá en un incremento de los precios de esos productos, adicional al tributo de las bebidas azucaradas y al de los alimentos ultraprocesados”. (Lea: Lea por qué la reforma tributaria hará subir los precios del pan, la leche, la sal, el jabón…)

 

Según el gremio, se afectaría hasta el 79 % de los alimentos y bebidas incluidas en la canasta básica familiar de los colombianos. Sin embargo, hay unos productos que subirán de precio más que otros.

 

Aquellos que tienen un mayor porcentaje de plástico en su empaque como es el caso de los detergentes, las bebidas envasadas, los champuses o los dentífricos, entre otros, serán los más afectados.

 

Por ejemplo, el precio de un detergente líquido podría subir hasta un 3,70 %, el de una agua envasada 2,60 %, y el de la crema dental otro 2,20 %.

 

“Cuanto más grande es el producto y más pesado es su empaque, más alto será el impuesto pues va en gramos”, explicó Mitchell.

 

En general se afectarían productos que llevan plástico en su empaque como la leche, los quesos, algunas carnes, las galletas, los ponqués, los jabones, los yogures, las salsas de tomates, los alimentos para perros o el café molido, entre otros. (Lea: Empaques para alimentos: innovación y sostenibilidad)
 

"Prácticamente el consumo diario de todos los niveles socioeconómicos se ve afectado, porque va a haber un impuesto sobre un producto, que es el empaque o el envase de plástico, que no tiene sustituto o que, si lo tiene, es de un valor mucho mayor. Ese impuesto se va a ver reflejado inevitablemente en los precios de esos bienes de la canasta básica familiar: alimentos, bebidas, detergentes, productos de limpieza", aseguró Mitchell.

 

Del total de la producción de empaques utilizados en Colombia, el 22 % se destina a alimentos, el 17 % a bebidas, 29 % a productos de aseo, limpieza, cosméticos, químicos y abonos, 23 % a comercio, restaurantes y hoteles, y 9 % a otros sectores.

 

Los empaques, envases y embalajes que se pretenden gravar con los impuestos medioambientales, en su mayoría, no tienen un sustituto que lo remplace, y si existe, suele ser mucho más costoso.

 

Ponerles un mayor impuesto a estos productos va en contravía de las metas del gobierno nacional de erradicar el hambre, afirmó el gremio.