Soluciones que se pueden implementar para paliar la crisis láctea del noreste antioqueño y del país

Por: 
Ricardo Arenas Ovalle, MV. Esp.
22 de Septiembre 2021
compartir
crisis láctea, Soluciones crisis láctea, noreste antioqueño, pandemia, incremento costos de los insumos importados para alimentos balanceados, fertilizantes, droga veterinaria, paros y bloqueos ilegales, vacas, vacas Colombia, lechería, bovinos, ganadería bovina, ganadería bovina Colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, contextoganadero
La crisis actual, más que la dificultad estructural del sector lechero, no es por falta de capital de trabajo ni de inversión, sino por falta de utilidad en el negocio. Foto: edairynews.com - tomtom.com

Se acercan las elecciones tanto de senado como presidenciales y una vez más, las propuestas y soluciones para el sector agropecuario y ganadero en particular, serán las que motiven mi voto y quizá el de muchos colombianos.

 

Con relación al sector lácteo ya hemos comentado varias veces de sus dificultades estructurales que pasan por un diagnóstico sencillo, pero unas soluciones mas complejas y sobre todo más costosas.

 

La situación general del país lechero se puede resumir en:

 

  • Mucha leche y poco procesamiento formal. Colombia es el 18° país del mundo en producción láctea, llegando ya a 7.300 millones de litros al año, según información oficial. El acopio formal en 2020 llegó apenas a 45 % de la producción nacional.

 

  • Mucha importación poca exportación. Los TLC han abierto la puerta al ingreso de más de 73.000 toneladas de leche en 2021 donde más de la mitad proviene de EEUU. En cambio, la exportación no llega al 10 % de ese valor.

 

  • Muchos oferentes (ganaderos) y pocos compradores (industriales). Existen cerca de 615.000 predios ganaderos de los cuales fácilmente 350.000 producen leche mientras que cerca de la mitad de la leche acopiada lo hacen solamente 10 empresas y el 80 % la compran solamente 50 empresas.

 

  • Altos costos de producción de leche y bajos precios pagados al ganadero. El ganadero recibe precios por su leche que escasamente cubren los costos de producción y en algunos casos ni eso se logra. El precio de la leche es hoy en pesos constantes incluso menor que el recibido en 2012.

 

  • Mucha leche consumida en estratos altos y poca leche en estratos bajos. Mientras los estratos 5 y 6 consumen 168 y 179 litros per cápita año respectivamente, los estratos uno y dos apenas están consumiendo 28 y 43 litros al año.

 

La gravedad de la crisis

 

Siendo ya un tema estructural, cobra más vigencia y se agrava la crisis con tres elementos adicionales registrados en estos meses que forjan una situación insostenible para los productores ganaderos.

 

Una es la pandemia, que ha generado afectaciones macroeconómicas de consumo de productos de valor agregado, la otra ha sido el incremento desmedido en los costos de los insumos importados para alimentos balanceados, fertilizantes y droga veterinaria basados en gran parte, en la escasez de contenedores y por consiguiente en el aumento del costo de los fletes internacionales.

 

Por último, la afectación grande que tiene el sector ganadero por cuenta de los paros y bloqueos ilegales que siguen dejando pérdidas para el bolsillo ganadero, primero por la leche no comercializada durante los bloqueos y ahora por la pérdida de productividad por cuenta del cambio de dietas y falta de alimentación para los animales que se quedó bloqueada por meses. Esta producción no se recuperará antes de un año por temas de duración de cada lactancia.

 

El llamado de los ganaderos antioqueños

 

La semana anterior ha cobrado mayor realce la crisis de los ganaderos del norte de Antioquia al punto que el propio viceministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Gonzalo Botero, debió hacer presencia en diferentes escenarios de la región en la búsqueda de soluciones a las múltiples quejas de los ganaderos

 

La producción de leche en el norte de Antioquia sufre más duramente la crisis que toda la lechería nacional por cuenta del modelo productivo que utiliza que es intensivo y dependiente de alimentos balanceados y fertilizantes, los cuales han subido dramáticamente, así como semillas importadas y por el monopolio de décadas que en la compra existe más marcado aún en esta zona.

 

¿Qué hacer para solucionar la grave crisis?

 

Las soluciones coyunturales que considero necesarias y que me permito numerar no son excluyentes de otras que hemos propuesto en el pasado.

 

  1. Apoyo en los costos. bien por tasa de cambio diferencial para importación de estos insumos o por importación directa de insumos por parte del estado para reducir costos.

 

  1. Encadenamientos con integración y visión de cadena. Debemos tomar medidas concretas en esta región y en el país en general en temas de comercialización con verdadera integración vertical de la cadena, modelos asociativos, visión de cadena y continuidad de modelos exitosos como el Pacto Caquetá alrededor de la denominación de origen del queso Caquetá y la marca colectiva QC, que integran al productor primario desde la necesidad ambiental, el procesamiento y la comercialización de los subproductos hasta el consumidor que más allá de un queso, con la compra está apoyando la reforestación de nuestra Amazonía.

 

A mediano y largo plazo, la migración a modelos productivos mas sostenibles ambientalmente y con menos dependencia de insumos como los de ganadería colombiana sostenible en esquemas silvopastoriles que ha promovido Fedegán, debe ser mucho más rápida y obviamente apoyada desde el Gobierno nacional. 

 

Es urgente revisar la importación de leche y lactosueros a la luz de los TLC, no solo con la salvaguarda en leches sino también en sueros.

 

También es necesario revisar la regulación anti-subsidios y de competencia con los países con los que tenemos TLC firmados para evitar la competencia desventajosa de nuestros productores vs. los productores europeos o estadounidenses.

 

Es igualmente fundamental un control más juicioso del INVIMA a nivel nacional (por aquello de los vasos comunicantes del mercado) y el sistema de trazabilidad de leche en polvo y lactosueros que he propuesto, como medidas que se deben tomar e implementar lo antes posible.

 

El tiempo que “compra” la implementación de la propuesta de salvaguarda láctea para modernizar y buscar la competitividad del sector es limitado y si no actuamos ya, llegaremos al momento en el que nuestra producción interna deberá competir mano a mano con la producción mundial y no tendremos las herramientas.

 

Así mismo los mecanismos de subsidio que se han usado desde el FEP para exportar en épocas contrarias a la actual deberían usarse para cubrir los sobrecostos actuales teniendo apoyo adicional de presupuesto nacional para que sea efectivo, y dar un bono adicional que no se traslade al consumidor.

 

La crisis actual, más que la dificultad estructural del sector lechero, no es por falta de capital de trabajo ni de inversión, sino por falta de utilidad en el negocio. Así las cosas, la urgencia no esta en el diseño y masificación de créditos de fomento sino en las herramientas de revertir la falta de utilidades en la operación.

 

Ricardo Arenas Ovalle: Médico Veterinario, Especialista en Finanzas y Negocios Internacionales, Especialista en Gerencia de empresas agropecuarias, Consultor agroindustrial. Experto en producción y calidad de leche.