5 curiosidades del pasto que consume el ganado

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Abril 2016
compartir
pasto y ganado
El pasto que consume el ganado recibe un manejo diferente al que crece en jardines y calles. El primero es un cultivo. Foto: www.dietaancestral.com / CONtexto Ganadero.
A diferencia de las pasturas que se ven en jardines y ciudades, los pastos que consume el ganado tienen un manejo diferente y se deben ver y tratar como un cultivo.
 
Aunque pareciera fácil de entender, en algunas fincas ganaderas no se cultivan pastos. Se continúa con prácticas antiguas de ver crecer material vegetal y darlo a los rumiantes sin saber qué tipo germina, si volverá a nacer una vez lo ha ingerido el animal y qué componentes nutricionales tiene.
 
Ante eso, CONtexto Ganadero da a conocer las 5 curiosidades que caracterizan a todo pasto que se escoge para el consumo de los rumiantes. (Lea: Todo lo que debe saber de sobre plantas venenosas y ganado bovino)
 
Sin suelos fertilizados no habrá crecimiento de pastos en volumen y calidad
 
Abonar la tierra es una forma de alimentarla y devolverle lo que se ha extraído de ella. Se puede hacer con productos naturales o químicos.
 
De acuerdo con la ingeniera agrónoma Eustorgia Méndez, el suelo no fabrica todos los minerales existentes y con la fertilización se aportan los ausentes para que pasen al pasto que recibirán las reses.
 
“Muchos ganaderos no saben por qué los animales no suben de peso o por qué tienen deficiencias en salud. Eso puede pasar porque el ganado come alimento que no tiene algunos minerales”, afirmó.
 
Subsolar el suelo
 
Las capas inferiores del suelo se roturan, puesto que su endurecimiento, ante la generación de cultivos de forraje, puede aumentar y debilitar la tierra, a tal punto que se corre el riesgo de que muera. (Lea: Nutrición del ganado: más que dar pastos, agua y suplementos al azar)
 
Álvaro Rodas, ingeniero agrónomo e investigador de suelos y forrajes, expuso en la página web Tierras, pastos y forrajes, que se debe subsolar entre el 8 y el 16 % del potrero “donde menos se fertiliza, donde menos se aplica enmienda y donde menos se abona”.
 
Para ello, se usa un tractor con un subsolar de 3 cuerpos, que hará que haya rendimiento en el proceso y ahorro de tiempo en la tarea. De esta forma, anotó Rodas en una de sus presentaciones virtuales, se profundiza en el suelo, pero, puede que la humedad alta impida esto.
 
Es importante saber que si no se profundiza el suelo más de 30 centímetros por efectos de humedad, en lugar de subsolar se puede arar la tierra.
 
Pasto y humedad 
 
El suelo se nutre de agua para haya surgimiento de una planta. El material vegetal seguirá su crecimiento si la humedad es adecuada y continua. Los sistemas de riego son las opciones más benéficas para que los forrajes no se sequen.
 
“Se debe garantizar la humedad para que haya pasto”, apuntó Méndez. (Lea: 16 gramíneas para ganado que habita en clima cálido)
 
Momento de dar pasto al ganado
 
Los productores pecuarios creen que apenas crece el pasto, el ganado debe entrar a comerlo en su totalidad. Expertos han asegurado que de acuerdo al tipo de forraje, se escogerá el momento preciso para ingresar un grupo de animales, que además comerán cierta cantidad del forraje.
 
Esto hace referencia a la rotación de potreros, tecnología que se impulsa en las ganaderías de Colombia, con la división de praderas.
 
“La rotación de potreros es un sistema de pastoreo racional basado en alternar en forma adecuada el periodo de uso con el tiempo de descanso del potrero”, explicaron Héctor Anzola Vásquez y Vivian Giraldo, funcionarios del Fondo Nacional del Ganado, FNG.
 
Descanso del pasto
 
El pasto descansa cuando se acude a la rotación de potreros. Sin embargo, este tiempo tampoco se escoge al azar. Según el tipo de pastura, cantidad de animales en potrero y características agroclimáticas, se elige que sean 20, 30, 40, 45 o más días de reposo.
 
Mayra Mercado, ingeniera agrónoma, dio un ejemplo: “La brachiaria brizantha, en el departamento de Córdoba, tiene un tiempo de pastoreo no superior a los 5 días y de descanso de no más de 21 días porque es una especie que se lignifica rápido”. (Lea: Los 5 mejores pastos para el ganado en el trópico bajo)
 
Lo anterior es una muestra de lo que toda finca ganadera, vista como empresa, puede analizar antes de sembrar pastos para el ganado. El resultado final de tener forrajes en la cantidad y calidad requerida se reflejará en el aumento de la producción láctea y cárnica.