Todo lo que debe saber sobre plantas venenosas y ganado bovino

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Noviembre 2015
compartir
plantas tóxicas ganado
Varios forrajes se vuelven tóxicos cuando en verano caen aguaceros que alteran el Ph del material vegetal. Foto: conceptodefinicion.de.
Las plantas tóxicas que crecen en predios ganaderos ponen en riesgo la salud y vida de los animales en todo el territorio colombiano. Identificarlas a tiempo y en épocas de cambios climáticos ayudará a evitar pérdidas económicas. 
 
Fotosensibilización, diarreas, deficiencias renales y muerte súbita son las consecuencias que genera la ingesta de pastos tóxicos en el ganado bovino. (Lea: Entre más variedad de pastos consuma el ganado mayor es su productividad)
 
La sequía y la humedad por las que atraviesa el país transforman los componentes del material vegetal y ocasionan que el kikuyo, una de las opciones preferidas de los semovientes, pueda resultar tóxico.
 
En el municipio de San Pedro, en México, desde marzo y hasta la fecha, han muerto más de 100 cabezas de bovinos por el consumo de una planta venenosa.
 
La causa de muerte fue la alta presencia de nitrato en el forraje. Esta misma situación se vive en Colombia. De acuerdo con Ernesto González Cely, médico veterinario y profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, se lanzó la alerta temprana en el altiplano cundiboyacense por este hecho.
 
El nitrato aparece en las plantas cuando se pasa por periodos largos de sequía y luego llueve”, manifestó el profesional. (Lea: Muerte súbita en bovinos, un tema al que se le debe prestar atención)
 
El nitrato se concentra en la raíz de las pasturas y sube drásticamente sus niveles hasta las hojas cuando comienza a llover, lo que provoca intoxicaciones en los animales que las consumen y hasta su muerte súbita, debido a que los nitritos ocasionan la parálisis de algunos órganos.
 
En el trópico bajo de Colombia el ganado se puede intoxicar de igual manera por forrajes con nitratos o por forrajes que los productores han identificado como de peligrosidad para la salud de los bovinos. Darinel Enrique Regino, profesional en San Marcos, Sucre, de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, indicó que algunas plantas suben sus porcentajes de proteína y acumulan nitratos y nitritos que intoxican a los rumiantes cuando consumen grandes proporciones de los forrajes.
 
Señaló que se halla una leguminosa conocida como Cansaviejo que el ganado no la consume por tradición, pero que, ante la escasez de alimento en verano, se conserva en los predios y termina siendo la principal comida de los rumiantes.
 
 “Si el ganado la come en pequeñas cantidades no pasa nada, pero si consume mucho produce trastorno nervioso y la muerte”, aclaró el profesional en Sucre.
 
En la región de San Marcos, que atraviesa por inundaciones, se encuentra el Canutillo, una gramínea que eleva sus niveles de proteína hasta un 25 %.
 
Es un porcentaje exageradamente alto de proteína y con nitritos y nitratos se vuelve tóxica. El animal muere si la come”, anotó el profesional de La Mojana.
 
En zonas como los Llanos Orientales se han identificado 40 plantas tóxicas, de las cuales 22 son sospechosas de causar envenenamiento específicamente en animales.
 
La Universidad Nacional de Colombia, UN, reconoció que las plantas tóxicas de los Llanos pertenecen a las familias “Apocynaceae, entre las que se encuentran el borrachero blanco (Mandevilla trianae, Mesechites trifidus), el borrachero rojo (Allamanda sp., Marsdenia rubrofusca), el borrachero negro (Tabernaemontana heterophylla, Tabernaemontana siphilitica) y el borrachero turma de perro (Stemmadenia grandiflora)”. (Lea: Ganadero, erradique plantas tóxicas que enferman o matan reses)
 
Ernesto González recordó que en 2010 se reportó en la Sabana de Bogotá la muerte de más de 600 animales en una semana tras la ingesta de plantas con nitratos y nitritos. Por eso, desde ya se han realizado encuentros con productores pecuarios para anunciarles las medidas que deben tomar de cara a evitar intoxicaciones o la muerte de los vacunos.
 
Para eso partió por explicar que en las plantas es “normal” encontrar 2.000 partes por millón de nitratos, con riesgo de intoxicación cuando se identifican 4.000 partes por millón.
 
En los potreros se debe conocer cuántas partes por millón de nitrato hay con una prueba que se envía al laboratorio”, manifestó González.
 
Mientras se evalúan la prueba del suelo y la pastura en el laboratorio, se recomienda, manifestó el profesional, ingresar el hato a potrero para que se alimente en horas de la tarde tras haber realizado un corte del forraje.
 
“Se han hecho estudios en plantas y se ha comprobado que en la mañana hay más partes por millón de nitrato que en la tarde, cuando baja dramáticamente”, afirmó al referirse a una evaluación que se hizo a las 7 de la mañana cuando se reportaron 20 mil partes por millón en un forraje. La prueba se realizó pasadas varias horas y se halló una concentración de 12 mil partes por millón.
 
De igual forma aconsejó usar sulfato ferroso en las sales, melaza y verter azul de metileno en el agua para que llegado el caso el ganado consuma pasto con niveles altos de nitrato, que pudieran intoxicarlo, estos productos apacigüen el efecto tóxico en el sistema digestivo.
 
Otra recomendación que se ha dado es evitar deforestar predios de dicho material vegetal, lo que puede afectar el ecosistema. Lo más pertinente, anotó Enrique Regino, es revisar cercas, potreros, la corporalidad de las reses y vigilar que estas no se desplacen a sitios lejanos donde pudieran encontrar plantas tóxicas.