Aprenda a enfrentar enfermedades respiratorias de sus bovinos

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Noviembre 2014
compartir
Enfermedad Respiratoria Bovina
El primer síntoma de la enfermedad es una secreción nasal y bilateral sobre el hocico. Foto: Framepool.
El ganado vacuno puede padecer este tipo de malestar que, si no es tratado a tiempo, afecta la productividad y rentabilidad en el predio, e incluso podría generar la muerte del animal.
 
La Enfermedad Respiratoria Bovina, conocida como ERB, es provocada en el animal por el efecto combinado de varios microorganismos que habitan el pulmón causando infección severa y en ocasiones la muerte del animal.
 
De acuerdo con Milton Acosta, médico veterinario de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales, UDCA, la principal causa para que los animales sufran de esta enfermedad está en los cambios climáticos, como los que se vienen presentando en Colombia. (Lea: Cambio climático incrementaría un 50% las tormentas en 2100)
 
Los cambio de temperaturas en los predios ganaderos generan choques térmicos en el animal y permiten la incubación de algunos tipos de bacterias a nivel pulmonar. Asimismo, cuando hay hacinamiento de animales, se presenta este tipo de enfermedades con mayor frecuencia”, explicó Acosta.
 
El también zootecnista de la UDCA aseveró que los principales signos que comienzan a tener los semovientes que padezcan de este malestar son visibles para el ganadero, por lo que el productor puede actuar de inmediato antes de que empeore la situación en su hato. (Lea: Los efectos del estrés calórico en la fertilidad de vacas y toros)
 
Los bovinos empiezan a tener una secreción nasal y bilateral sobre el hocico. De igual forma, se presentan bastantes estornudos. En algunos casos, cuando es grave la situación, se tienen dificultades respiratorias y pérdidas progresivas de peso”, indicó Milton Acosta.
 
Por su parte, Andrés Mauricio Arcila Torres, médico veterinario de la Universidad de Caldas, explicó que existen diferentes tratamientos antibióticos e inmunológicos que le ayudarán al productor a contrarrestar esta enfermedad en su animal. (Lea: Conozca las enfermedades de transmisión sexual que afectan bovinos)
 
Lo principal es iniciar una terapia de hidratación y una terapia antibiótica con sulfametazina para este tipo de sintomatología respiratoria. Luego, se podrá realizar un tratamiento inmunológico con medicamos que estimulen el sistema inmunitario”, acotó Arcila Torres.  
 
Aunque esta enfermedad no es tan habitual en los predios bovinos y es sencilla de tratar por parte de los propietarios de los hatos, si no se realiza un diagnóstico a tiempo y no se ejecutan acciones para contrarrestar los síntomas, el semoviente puede tener serias afectaciones en su productividad e incluso podría morir.