La fiebre de embarque, un mal que puede ocasionar muerte fulminante de reses

Por: 
CONtexto Ganadero
30 de Julio 2014
compartir
enfermedades bovinos
Los animales con episodios de estrés son propensos a desarrollar la patología. Foto: CONtexto Ganadero.
La enfermedad bovina pasteurelosis neumónica, conocida como fiebre de embarque, llama cada vez más la atención en el mundo entero por causar la muerte fulminante en reses que han vivido episodios de estrés.
 
La patología recibe el nombre de fiebre de embarque porque se acentúa en los viajes a los que se exponen los ejemplares cuando hay malas prácticas ganaderas, como hacinamiento en el desplazamiento, movilidad por vías destapadas o incluso cuando un conductor frena de manera intempestiva.
 
Las reses presentan cuadros de estrés que desencadenan la enfermedad respiratoria bacteriana. Ante eso, se ha despertado el interés de prevenirla. 
 
 “La pasteurelosis es una enfermedad bacteriana producida por varios tipos de pasteurellas que viven como flora normal en las vías respiratorias altas de los animales, convirtiéndose en patógenas cuando existen factores estresantes y presentando un curso de agudo a subagudo con una sintomatología que puede ser variada o mixta”, reseñan varios documentos de patologías bovinas.
 
Óscar Leonardo Jiménez, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, señaló que la fiebre de embarque se presenta en bovinos que se movilizan por zonas con diferentes climas sin el adecuado tratamiento de adaptación.
 
El profesional manifestó que los ganaderos deben plantear aplicar medicamentos a los animales cuando se desplazan para evitar su sufrimiento por el cambio de temperatura y para subir sus defensas y protegerlos de otras patologías. (Lea: 14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia)
 
Guillermo Alarcón, profesional de la coordinación administrativa de la subgerencia de salud y bienestar animal, explicó que es una enfermedad producida por la pasteurella multocida que se desarrolla en un momento de estrés con casos reportados de animales muertos de manera fulminante.
 
Su prevención, para el caso de Colombia, se logra con vacunación, para lo cual se hallan las dosis polivalentes triples. Eso, unido a tener establecimientos aseados y poner en práctica el concepto del bienestar animal. 
 
Alarcón añadió que al ser una enfermedad respiratoria es de fácil transmisión y “la prevención depende del manejo sanitario del hato en la finca”.
 
Los animales que no mueren de forma súbita presentan un cuadro clínico que podría alertar al ganadero para salvar su hato.
 
Estos son los síntomas:
 
La pasteurelosis inicia con fiebre y signos de depresión, la cual se identifica por el letargo y aislamiento de la res enferma. (Lea: Calidad de carne, directamente proporcional con calidad de vida animal)
 
Los bovinos pierden peso hasta tener anorexia. Luego se presenta la tos seca o húmeda, salivación y secreción nasal.