Características que debe tener el encargado del ganado

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Junio 2017
compartir
encargado del ganado, operario del ganado, vaquero en la finca, características del vaquero, manejo del ganado, bienestar animal, CONtexto ganadero
El encargado del ganado debe ser una persona segura y calmada y debe tener conocimientos básicos sobre etología o comportamiento bovino. Foto: inpsasel.gob.ve
Expertos y ganaderos explican que el trato que el encargado de la finca, el vaquero o el operario, les da a los animales tiene una gran influencia en su comportamiento y en sus niveles de producción.
 
El trabajador que está en contacto diariamente con los animales debe tener unas características y cualidades específicas que contribuyan a que el desarrollo de las actividades dentro de la finca sean más fáciles y sencillas y que el estrés de las reses sea mínimo. (Lea: Importancia de conocer la conducta animal para el manejo bovino
 
En la medida de lo posible, los ganaderos deben contar con empleados capacitados, evitar que el personal vinculado a la empresa rote frecuentemente, especificar las labores diarias y manejar rutinas.
 
El encargado de los animales debe ser una persona segura y calmada y debe tener conocimientos básicos sobre etología o comportamiento bovino.  
 
Dentro de sus responsabilidades se pueden encontrar: manipular, desplazar y sujetar el ganado cuando sea necesario y revisar y verificar que las instalaciones donde se encuentran los animales estén en óptimas condiciones. (Lea: Claves para el adecuado manejo de reses en el corral)
 
Es de vital importancia que el operario tenga experiencia en el manejo de las reses en situaciones de emergencia o de confinamiento y ponga en práctica medidas de seguridad para garantizar su propio bienestar y el de los animales.
 
Esta persona debe tener claro que no debe obligar, gritar o empujar a los animales cuando se requiere que estos se dirijan a otro lugar.
 
Si los animales se niegan a moverse posiblemente podría ser porque hay algún tipo de distracción que se encuentra enfrente de ellos, como por ejemplo una persona en movimiento. (Lea: Bienestar animal, clave para lograr rentabilidad en la ganadería)
 
La actitud del operario o del encargado de los animales puede afectar el tamaño de la zona de fuga de los mismos. En la medida en la que este sea más agresivo y ruidoso, el perímetro de alerta será mayor. Si por el contrario es calmado y seguro, podrá acercarse con más facilidad al bovino.
 
La falta de confianza del operario en sí mismo, se puede traducir en una conducta poco dominante, y esto puede propiciar el ataque de algunos de los animales, sobre todo de los machos.
 
Los toros que cuentan con un historial y ya atacaron una vez, es muy probable que lo vuelvan a hacer, por ello el encargado debe estar atento a la hora de manejar animales con temperamento fuerte.  (Lea: Uso correcto de algunos utensilios para el manejo bovino)
 
Cuando el ganadero o el operario logran entender cómo funciona el comportamiento de los bovinos, las tareas de la finca se simplificarán, resultarán más fáciles, podrán ahorrar tiempo y reducir el estrés en los animales.