Colombia vivió en 2013 una ola de paros campesinos

Por: 
CONtexto Ganadero
30 de Diciembre 2013
compartir
Paros campesinos en Colombia.
Cuatro manifestaciones campesinas se vivieron en Colombia durante el 2013. Foto: CONtexto Ganadero.
Cafeteros, cacaoteros, mineros, ganaderos y demás productores del país protestaron en las vías de sus regiones para darle a conocer al Gobierno Nacional que el campo necesita una reingeniería vital para un futuro más productivo. El balance: pérdidas económicas y pocos acuerdos.
 
La primera protesta de 2013 del sector agropecuaria se dio con el cese de actividades de productores cafeteros. El paro se llevó a cabo con la realización de diferentes movilizaciones en municipios del país y, en su defecto, el bloqueo de vías, lo que generó disturbios entre campesinos y el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad.
 
El paro comenzó el 25 de febrero del año que termina, y el 2 de marzo, a pesar de lograrse acuerdos entre el Gobierno Nacional y los representantes de los caficultores, el cese continuó hasta el 8 del mismo mes, cuando las partes lograron un acuerdo, por medio del cual el Estado aseguró incentivos para los productores.
 
Las protestas se dieron luego de que los caficultores aseguraron que el Gobierno Nacional no les ayudó a afrontar la crisis económica, argumentando que ese eslabón de la economía colombiana no es un negocio rentable, puesto que la producción ha caído considerablemente. (Galería: Miles de personas participaron en los paros agrarios)
 
Por su parte, la Federación Nacional de Cafeteros, Fedecafé, a la cabeza de su gerente, Luis Genaro Muñoz, y el Comité Nacional de Café, rechazaron el paro, al afirmar no estar de acuerdo con las vías de hecho. Además aseguraron que las protestas estuvieron empañadas por la participación de grupos armados ilegales, ante los desmanes que se presentaron.
 
El presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón y sus ministros afirmaron a distintos medios de comunicación, en el momento de las protestas: “Este paro no se justifica. La institucionalidad cafetera le ha ayudado al país, los productores del grano deberían defender eso. Como ya lo habíamos anunciado este paro tiene ingredientes políticos”, aseveró en su momento Santos Calderón.
 
Catatumbo, más de 50 días de marcha
El10 de junio, más de 14 mil campesinos de Catatumbo bloquearon vías, buscando solución a una crisis social, económica y humanitaria.
 
El paro llegó a su fin, luego de 53 días de disturbios, pérdidas millonarias en la región, el aislamiento de los habitantes de Tibú, cientos de heridos entre policías y manifestantes, y la muerte de 4 campesinos en la zona rural de Ocaña. (Lea: “Catatumbo es el preludio de la violencia y falta de Gobierno”: Lafaurie)
 
En ese entonces la representante de los campesinos, Olga Quintero, aseguró: “entregaremos nuestra confianza a los garantes y al Gobierno Nacional, para que el futuro de nuestras tierras sea más próspero y con mejor productividad”.
 
La minería también protestó
El 17 de julio de 2013 comenzó el paro minero indefinido con movilizaciones en 80 municipios del territorio nacional. En medio de las  manifestaciones se reportaron bloqueos en algunas vías importantes del país. (Lea: Paro minero ha dejado 2 muertos y sigue sin solución)
 
Tras 45 días de protesta, el 31 de agosto, el presidente Santos anunció que se llegó a un acuerdo para levantar la huelga minera que tuvo su mayor afectación en la región de Caucasia, Antioquia.
 
Ese día el jefe de Estado invitó a los mineros artesanales a formalizar su actividad, para lo cual el Gobierno Nacional se comprometió a brindarles apoyo. "Tenemos que analizar bien las lecciones aprendidas ahí", agregó el Presidente.
 
El gran paro agropecuario, cúspide de las protestas
El 15 de agosto los productores agropecuarios de los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Santander, Valle del Cauca y Nariño bloquearon los ejes viales principales de Colombia. Fueron días de escasez de alimentos y de enfrentamientos entre los labriegos y las fuerzas públicas. 
 
El 5 de septiembre, luego de diversos diálogos, los campesinos y el Gobierno Nacional llegaron a un acuerdo para dar fin al llamado ‘Gran Paro Agropecuario’, que dejó innumerables pérdidas económicas, muertos en las carreteras del país y un pliego de peticiones para mejorar la ruralidad del país. (Lea: Tras paro agrario, gremios solicitan indemnización por pérdidas
 
En ese entonces, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, se reunió por más de 14 horas con los líderes campesinos en la ciudad boyacense de Tunja, donde se acordaron puntos importantes en temas de insumos, crédito con las entidades bancarias, salvaguardia para productos como papa, leche, tomate, pera, arveja y cebolla provenientes de los países que hacen parte de los bloques económicos de Mercosur y la Alianza del Pacífico.
 
Para esa fecha se creó el Gran Pacto Agropecuario por medio del cual se ha pretendido crear la nueva política rural del país.
 
Bogotá, la última cita de los campesinos
Los labriegos del país volvieron a protestar en las vías el pasado 3 de diciembre. Esta vez  la capital colombiana fue la que acogió a más de 20 mil productores agropecuarios que alzaron su voz de inconformismo ante el incumplimiento del Gobierno Nacional a los acuerdos pactados.