Cómo el descanso en vacas lecheras mejora la productividad

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Agosto 2020
compartir
vacas, descanso, dormir, sueño, Producción, leche, productividad, instalaciones, acidosis ruminal, ingerir alimentos, ubre, pezuña, cojeras, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Un verdadero descanso, que puede ser entre 10 y 14 horas al día en un ambiente cómodo es una de las claves para que las vacas tengan un buen rendimiento productivo. Foto: elmundo.es

Las vacas productoras de leche deben de tener un horario de descanso aproximado de 10 a 14 horas al día. El tiempo que las vacas dedican al descanso es crucial, ya que la reducción del tiempo que permanecen echadas puede afectar a la producción.

 

Así se plantea en un artículo publicado en el portal de Actualidad Ganadera, donde se indica que “a pesar de que es difícil demostrar que el descanso de bovinos genera más beneficios y mejor productividad, es cierto que cuando no se presenta esto, se generan muchos más costos y la explotación es menos rentable”.

 

Allí también se indica que las instalaciones tienen un efecto sustancial en la conducta de descanso, la salud y el rendimiento de las vacas lecheras. (Lea: ¿Cómo duermen los bovinos?)

 

Cuando una vaca está echada, optimiza la rumia y produce más saliva, reduciendo así el riesgo de acidosis ruminal. Además, el aporte de sangre a la ubre es mayor en una vaca echada (alrededor de 5 litros/min) que en una vaca de pie (alrededor de 3 litros/min); esto mejora la función de la ubre y aumenta la producción de leche.

 

Así mismo se indica que el animal dedica de 6 a 7 horas a rumiar, 4 a 5 a ingerir alimentos hasta en 19 tomas distintas, e interactuar y relacionarse con otras vacas unas 2 a 3 horas.

 

En cambio, dice el artículo, cuando el animal está de pie por un tiempo prolongado, la presión dentro de la cápsula de la pezuña suele aumentar, lo cual produce hipoxia (reducción del suministro de oxígeno) e isquemia (flujo sanguíneo restringido). Esto aumenta el riesgo de cojeras y se reduce la producción de leche.

 

En otro artículo del portal maxideza.com se indica que según diversos estudios, se sabe que una hora más de descanso equivale a dos litros más de leche por cada ordeño. Razón por la que la veterinaria e investigadora de la comarca del Deza, Isabel Blanco Penedo, afirma que las vacas que más producen son las que más descansan y no las que más comen. (Lea: Las vacas también necesitan vacaciones)

 

El descanso en las vacas favorece una mayor irrigación en la ubre, mayor producción de leche, mayor salivación, mayor actividad del rumen y mayor alivio de los pies y las articulaciones. Para que las reses descansen mejor es muy importante diseñar las instalaciones pensando en su confort. Esto se conseguirá reduciendo la humedad del suelo y con cubículos cómodos y amplios. Asimismo, las camas tienen que estar secas para evitar golpes y lesiones.

 

En la nota de Actualidad Ganadera se indica que cuando las vacas no están cómodas, prefieren permanecer de pie en lugar de experimentar el dolor asociado con el hecho de echarse/levantarse sobre superficies inadecuadas. Además, en estos casos también aumenta el número de vacas echadas parcial o totalmente fuera de la zona de descanso, por ejemplo, en el pasillo. Además, en explotaciones con cubículos inadecuados aumenta el número de vacas que realizan la conducta denominada «perching», que consiste en que la vaca tiene las dos patas delanteras en el cubículo y las dos traseras en el pasillo. (Lea: Vacas echadas, señal de confort o enfermedad)

 

Una disminución del tiempo total de descanso debido a malas condiciones de alojamiento afectará el sueño y, a su vez, la falta de sueño puede alterar el sistema endocrino, aumentar el gasto energético y perjudicar la función inmune.