Compra de toretes y novillas: el secreto no está solo en la talla

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Marzo 2015
compartir
toretes y novillas
Los toretes y novillas son animales que en periodo de pubertad inician su vida sexual. Foto: Internet-CONtexto ganadero.
En las subastas, exposiciones y ferias se comercializan toretes y novillas, y aunque el peso y la talla son factores importantes a considerar al momento de la compra, no son lo único que un comprador debe tener en cuenta.
 
Camilo Romero, gerente general de Subastar S.A., mencionó que la elección de toretes y novillas se hace según el tipo de actividad de ganadería que se tiene en el predio, ya sea de carne, leche o doble propósito. (Lea: Pubertad en terneros, etapa vital para tener una ganadería productiva)
 
Martín Vásquez, gerente de TVGAN, ‘la mejor vitrina ganadera’, expuso que ellos exigen a los productores con ganado puro el registro antes de poner en venta a los bovinos y agregó que al momento de elegir toretes y novillas se conoce mediante este aval quiénes fueron sus padres, lo que permitirá al productor tener datos certeros sobre el nivel productivo y reproductivo de cada animal.
 
Para Romero es importante que la gente sepa que los toretes y novillas se caracterizan por tener la capacidad de estar preparados para el primer servicio. Sin embargo, no todos inicial este periodo de vida a la misma edad. Es necesario observar si la contextura cumple con las expectativas y si se busca una novilla para leche o carne, por ejemplo.
 
En las novillas de carne se mira que tengan un tren posterior amplio, lomos apto y para leche buenas ubres y condición torácica”, dijo Romero.
 
Otra diferencia es la edad. Las novillas comerciales suelen estar listas para el servicio de los 2 a 3 años de vida y las puras de los 18 a 24 meses.
 
“Actualmente, ya se puede hacer (reproducción) con animales de 18 meses que tiene un peso de 380 o 400 kilogramos”, puntualizó el gerente de Subastar S.A.
 
Sobre los toretes dijo que están preparados para la monta a los 2 años de edad.
 
Según Vásquez, estos animales son de talla pequeña, pero se busca que alcancen un tamaño ideal para lograr la monta y preñez en la vaca. En este punto aclaró que el tamaño varía según sea ganado bos Taurus o Indicus.
 
Ambos coinciden en que es más recomendable tener un novilla de vientre porque el productor puede ahorrar tiempo en el periodo de reproducción y tener crías y lactancia más rápido. (Lea: Levante de vacas y toros, negocio para ganaderos fuertes)
 
El precio de novillas y toretes cambia de acuerdo a su “pedigrí”, según lo indicó Romero, al explicar que los puros pueden hasta triplicar su valor respecto a los comerciales.
 
Con esta guía el productor debe tener claridad, cuando asista a una subasta o feria, qué es lo que desea tener en su hato para mejorar la producción ganadera.