Pubertad en terneros, etapa vital para tener una ganadería productiva

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Febrero 2015
compartir
pubertad terneros
Los terneros atraviesan por el periodo de pubertad entre los 9 y 12 meses de edad. Foto: es.slideshare.net
Una de las etapas más importantes de los bovinos es la pubertad, momento en el cual se preparan para reproducirse y llegar a la adultez con altos estándares de producción en el predio.
 
Muchos de los machos y hembras que atraviesan este periodo de vida sin las condiciones sanitarias y nutricionales adecuadas no darán la talla que se requiere en el negocio ganadero, lo que podría obligar a su eventual descarte, situación que todo productor desea evitar. (Lea: Nacen 2 terneros producto de una bipartición embrionaria)
 
Jaime Eduardo Maestre, profesional en gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Ariguaní, Magdalena, señaló que el desarrollo de los bovinos en la pubertad depende de la genética y nutrición. En cuanto a la raza, los bos Taurus crecen más rápido en comparación con los bos Indicus.
 
Sobre el tema, Mauro Antonio Rojas, profesional en el mismo cargo en Florencia, Caquetá, expresó que la pubertad en las terneras se identifica cuando comienzan a tener manifestaciones de celo, siendo las hembras Indicus más precoces que las Taurus, pese a que el desarrollo físico de las primeras es más lento.
 
Por su parte, María del Pilar Rodríguez, profesional de Fedegán, en Villavicencio, Meta, manifestó que los ganaderos reconocen el inicio de la pubertad de los bovinos cuando comienzan su madurez sexual, que en la hembras se distingue por sus primeras ovulaciones, muestras de fluido vaginal y un comportamiento inquieto en el grupo de novillas.
 
A los 9 meses de edad, los bovinos ya se encuentran en la etapa de pubertad, lo que no indica que estén preparadas físicamente para reproducirse. Los machos, señaló Rodríguez, desde los 7 meses disponen de espermatozoides para preñar a la hembra, lo que tampoco significa que a esta edad deban reproducirse. 
 
“Si un ternero monta a una hembra a los 7 meses la puede fecundar”, confirmó Rodríguez, quien aclaró que de ninguna manera se deja que se reproduzcan los bovinos a esta edad.
 
Esto se debe a que se evalúan primero el peso y el desarrollo óseo de los animales, principalmente de la hembra, que solo con la corporalidad ideal podrá soportar el peso del macho en la monta y la carga de feto durante 9 meses. (Lea: Esté alerta por las enfermedades respiratorias en terneros)
 
Normalmente, se espera hasta los 24 meses de vida de la hembra para preñarla, antes de esto se hace su levante. Aunque, señaló Rojas, las terneras Taurus a los 18 meses “entran fácil en calor”.
 
Nutrición en la pubertad
 
El médico veterinario de Fedegán en Magdalena indicó que no hay un adecuado desempeño de los terneros si no reciben alimento de calidad, lo que puede retrasar su ingreso a la pubertad.
 
La comida que reciben los terneros varía según el tipo de explotación, zona y raza. Los destinados al doble propósito y a la lechería especializada consumen calostro, pero los primeros permanecen con su madre hasta los 7 o 9 meses, mientras que los segundos se destetan a los días de nacidos y se incorporan en su dieta concentrados y más suplementos. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
Los 3 profesionales de Fedegán coincideron en la importancia de nutrir a los animales con pasturas de calidad y otros alimentos que contribuyan con su desarrollo. A ello se debe sumar la incorporación de un plan sanitario que permita protegerlos de enfermedades parasitarias.
 
“Se debe tener un programa sanitario para prevenir enfermedades. Entre menos drogas se usen es mucho mejor para los terneros que pueden sufrir lesiones en los intestinos, pero si surge la necesidad se procede. A esta edad se desparasitan”, indicó Maestre.
 
Comportamiento en la finca
 
El profesional en Florencia manifestó que los terneros que permanecen junto a la madre varios meses la imitan y aprenden a desenvolverse con más tranquilidad en el potrero comparados con aquellos que fueron apartados de la vaca y llevados al establo.
 
“Por decirlo de alguna manera, los animales que crecen en el potrero son más despiertos y los que están alejados de su madre a los días de nacidos sulene ser más mansos y dormidos”, afirmó Rojas. (Lea: Los factores a considerar para conservar terneros rentables para la ceba)
 
Por su parte, el médico veterinario de Ariguaní manifestó que en la pubertad se comienza a observar un comportamiento de liderazgo en hembras y machos, patrón de conducta que continúa hasta la edad adulta en la ganadería.
 
Cabe resaltar que el rango de madurez sexual en terneros se alcanza entre los 9 y 12 meses de vida, lo que dependerá de la raza y la cantidad y calidad de alimento que predomine en el predio ganadero.