¿Cuáles son los límites para suministrar grano de maíz en la ración de bovinos?

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Noviembre 2020
compartir
Límites suplementación maíz, ofrecer maíz al ganado bovino, maíz en vacas, maíz en terneros, maíz en ganado de carne, maíz en ganado de leche, maíz rolado, nutrientes maíz, aporte nutricional maíz, maíz rolado al vapor Colombia, maíz ganadería, maíz rolado bovinos, alimentación bovina, alimentación de vacas, alimentación vacas lecheras, maíz rolado vacas, aportes nutricionales maíz, ganado, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganad
La mejor forma de suministrar maíz a los bovinos es luego de procesar el grano, a través de métodos que impliquen vapor, presión o calor. Foto: brookside-agra.com

El grano de maíz es uno de los ingredientes principales en la elaboración de concentrados, por su alto valor energético, palatabilidad y bajo contenido en factores antinutritivos. En rumiantes se debe suministrar procesado, pues de lo contrario su sistema digestivo no lo digiere.

 

De los diferentes tipos de grano de maíz que existen, entre los que se encuentran el flint (duro), harinoso, dulce, pop y ornamental (pod), el más utilizado para la alimentación animal es el dentado.

 

A lo largo de los procesos de selección de cultivos, se han privilegiado líneas con alto contenido en grasa (10 %), azúcar (10 %, maíz dulce), y en proteína (26 %). (Lea: ¿Cuál es el mejor grano de cereal para ofrecer al ganado?)

 

Según la Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (Fedna), el maíz de Estados Unidos “tiende a tener un valor nutritivo ligeramente inferior”, por el deterioro que sufre durante el almacenamiento y transporte.

 

Es el grano de cereal de mayor valor energético, debido a su alto contenido en almidón y grasa, y su bajo nivel de fibra. Dado su bajo grado de lignificación, su coeficiente de digestibilidad es superior al de otros cereales como trigo y cebada.

 

También tiene un contenido aceptable de grasa, siendo una buena fuente de ácido linoleico (1,8 %). Por ello, su uso debe limitarse en animales en ceba para evitar la producción de canales con grasa blanda.

 

En cambio, el maíz es deficitario en proteína, que además no está bien equilibrada, pues tiene alta proteínas de reserva como la prolamina, que es muy insoluble y responsable de la baja degradabilidad de la proteína en rumiantes (45 %).

 

De igual manera, también es carente en calcio, sodio, microminerales y vitaminas hidrosolubles, al igual que otros cereales. (Lea: Esto es lo que debe saber sobre la presentación física de los suplementos)

 

La fermentabilidad ruminal del almidón es limitada (60 %), pero aumenta cuando el grano se procesa, especialmente con tratamientos que incluyen vapor, presión y calor, la digestibilidad se eleva, especialmente en ganado vacuno.

 

El maíz se cosecha con alrededor de un 28 % de humedad. A menos que se deseque rápidamente existe un riesgo de infestación con hongos. La humedad crítica para almacenar el maíz sin riesgos aumenta con la temperatura (16 % a 0ºC y 13 % a 30ºC).

 

Las principales toxinas fúngicas son la zearalenona y las aflatoxinas, las más peligrosas para cualquier especie animal, incluyendo los bovinos. (Lea: Descubra las propiedades del maíz rolado al vapor como alimento bovino)

 

Los límites máximos de incorporación en rumiantes según Fedna son los siguientes:

 

  • Recría de vacuno: 45 %
  • Vacas para producción de leche: 45 %
  • Vacas en sistemas de producción de carne: 50 %
  • Terneros de levante (60-150 kg): 45 %
  • Novillos para ceba (>150 kg): 40 %